AnálisisPS5

Diablo 2 Resurrected – Análisis PS5

Vuelve el señor del terror

Los videojuegos son mucho más que un conjunto de decisiones erróneas o acertadas. A lo que suponen como producto se les suele añadir un componente emocional que la mayoría de las veces está relacionado con vivencias personales tales como la infancia y esa clase de cosas. Esta clase de consideraciones, en muchos casos, pueden hacer que un juego se recuerde mejor de lo que es, o se tengan menos en cuenta sus fallos.

Por suerte hoy no estamos tratando esa clase de videojuegos, ya que si bien fue un referente en la juventud de muchos, Diablo 2 Lord of Destruction es desde el primer momento un juego tremendamente bien construido. Un ejemplo de culmen de los videojuegos de su época, que vuelve hoy en día a nosotros con Diablo 2 Resurrected, posiblemente uno de los mejores remakes que se han hecho nunca. 

Diablo 2 logo antiguoTras lo acontecido en el pueblo de Tristán, todo parecía estar en calma. Un mago, una arpía y un guerrero habían vencido a Diablo, el señor del terror. Un logro que, aunque era sabido por muchos, solo las profundidades de la tierra había podido ver. Algo de tiempo pasó y en un frío sanatorio un encapuchado buscaba a un alma atormentada, la cual tenía una historia que contarle. El bueno de Marius había visto muchas cosas y aunque su mente apenas distinguía ya realidad de ficción, pudo reconocer en aquel encapuchado al mismísimo Ángel Tyrael. El protector de la humanidad y Ángel de la Justicia buscaba respuestas y conminó a Marius a contarle su historia; una historia sobre él y un oscuro peregrino y cómo juntos viajaron siempre hacia el este.

Tras el video de presentación empezará nuestra aventura en busca de este misterioso peregrino. Elegiremos personaje, algo que no afecta mucho a la historia, y comenzaremos en el Campamento de las Arpías. Puede que a priori todo nos parezca muy repentino si jugamos por primera vez, pero es una sensación de confusión que dura muy poco, ya que enseguida nos daremos cuenta de a qué clase de juego estamos jugando y cómo este quiere contarnos su historia. 

Mientras que en otros juegos la trama y la narrativa siguen la línea de los protagonistas, en Diablo 2 Resurrected tenemos algo un poco distinto. Durante los vídeos podremos ver la historia que le cuenta Marius a Tyrael y por otro lado nosotros llegaremos a los sitios después de que dichos sucesos hayan ocurrido. Una persecución que durante todo el juego tendremos presente y a través de la cual viviremos los eventos que están cambiando el mundo. 

El peregrino en secuencia
El peregrino y su oscuro secreto

La narrativa tiene puntos concretos que a través de conversaciones se nos revelarán, contándonos no solo lo que está ocurriendo en ese momento, sino cómo se llegó a esa situación. Todo esto mientras exploramos las diferentes ubicaciones, teniendo en parte que por nuestra parte atar cabos. Esta forma de contar historias puede parecer un poco más rebuscada que simplemente narrar las cosas, pero es muy interesante porque nos permite de una manera completamente natural y coherente descubrir el mundo que nos rodea, permitiendo así que la acción y la historia sean un todo que nos engulla. 

En todos los videojuegos el gameplay ocupa un papel importante en el conjunto de elementos que los forman. Pero posiblemente en Diablo 2 Resurrected al igual que en el original, esto se lleva un paso más allá. De hecho y aun teniendo en cuenta que su ambientación, música y gráficos eran y son de 10, nos encontramos ante el elemento más importante de todos.

El sistema es lo que se conoce como ARPG, aunque no sé si estoy muy de acuerdo con este término. Independientemente de nombres, básicamente estamos ante un juego de visión isométrica donde combatiremos contra miríadas de demonios, a través de siete personajes, todos los que incluía en su día Diablo 2 con la expansión Lord of Destruction. 

Lucha en el desierto
Con el Nigromante nunca luchas solo

Pese a ser un remake, se podría decir que prácticamente el juego es 1:1 con el original, salvo detalles puntuales en los menús de inicio o el hecho de que no se puede hacer una partida cooperativa a través de TCP/IP. A parte de eso y como decía, el juego es literalmente el mismo, por lo cualquier tipo de consejo o conocimiento que trajéramos de casa nos servirá. Un dato muy conveniente, ya que, para los que no lo sepan, Diablo 2 siempre ha sido un juego muy exigente. Esto puede verse sobre todo a partir de ciertos niveles, donde es indispensable tener un buen equipo para dar la talla, como por ejemplo Pesadilla o Infierno, con los que podremos repetir el juego enfrentándonos a las versiones más duras de todos los enemigos que ya conoceremos (lógicamente con mejores recompensas). Esta forma de entender el videojuego tendiéndolo al infinito, si bien no nació con este juego, se forjó en gran parte gracias a él. Una pena por otro lado que no dispongamos de cooperativo local, una ausencia que no entiendo bien si ocurre por temas de diseño o porque no se ha querido incorporar. Esto me apena especialmente, porque a no ser que nos llevemos la consola o el portátil a casa de un amigo para jugar, se pierde un poco el espíritu que tanto echo de menos de los cibercafés, en los que quedábamos varios para darle cera a Baal y a Mephisto y así conseguir mejor equipo, mientras charlábamos y nos reíamos juntos. Por contra, tenemos muy buenas opciones a la hora de seleccionar partidas, pudiendo centrarnos en actos concretos o en ir a por un jefe en especifico. 

Todos estos elementos de gameplay se intentaron en su día llevar a Diablo 3 a través de las temporadas, un recurso que aunque parece que acabará estando más adelante en Diablo 2 Resurrected, no le es demasiado necesario, lógicamente por su propio sistema de mejora. En este sentido estamos ante un juego honesto y bruto, sencillo, pero con una profundidad tremenda. Según subamos de nivel, además de conseguir mejores configuraciones de equipo, deberemos decidir qué características físicas mejorar y qué habilidades aprender de los tres árboles que tendremos. Este sistema tan claro y transparente puede sobrepasar un poco a la gente más acostumbrada al tercer título, el cual es mucho más sencillo, pero a la larga descubrirán que aquí hay muchas más opciones de personalización. 

Personajes
Los 7 míticos personajes de Diablo 2 Lord of Destruction, lo mejor del RPG de todos los tiempos

Y al final todo gracias a siete personajes que no solo son completamente distintos entre ellos, sino que sus propias combinaciones pueden hacer, por ejemplo, que mi nigromante no tenga nada que ver con el tuyo. Aquí es donde alcanzamos la verdadera magia de Diablo 2 Resurrected, la razón por la cual en su día no parábamos de jugar y ahora tampoco. La combinación de su sistema, sus personajes y su diseño, el cómo Blizzard entendió en su día el desarrollo del juego. En si todo está dividido en cinco actos (si tenemos en cuenta a Lord of Destruction), que engloban una serie de zonas bastante extensas con seis misiones cada zona (menos el acto IV por razones de argumento). Dichas misiones no siempre se completan en orden, lo cual de cara al jugador evita la previsibilidad y además la distribución de los mapas cambia cada vez que entramos a la partida, otorgándole al juego una capacidad de ser rejugado casi infinita. Esta clase de elementos hoy en día están muy vistos, pero hay que entender que cuando salió Diablo 2 esto no era así; de todas formas, y pese al tiempo, sigue siendo un juego mucho mejor construido que bastantes otros que intentaron imitarle. 

Como podréis ver en el título yo he jugado a la versión de PlayStation 5 y puedo decir que los cambios para adaptarlo al mando son tremendamente positivos, llegando a veces al punto de resultarme más cómodo que el propio teclado y ratón, aunque sí es verdad que en algunas habilidades como Muro de huesos se pierde algo de control. Es un precio pequeño a pagar por la magnífica vibración del DualSense y lo cómodo que resulta manejar al paladín y sus auras sin tener que usar la rueda del ratón. Además, en PS5 el online es bastante estable y no me ha costado mucho encontrar partidas, algo que si bien es normal incluso en la versión antigua de Diablo 2, siempre se agradece. Es lo bueno de Diablo 2, que siempre ha tenido jugadores, un dato que habla del juego mucho mejor de lo que pueda decir yo en un análisis. 

Lucha contra Andariel
Los jefes son muy peligrosos, con Andariel empezaremos a abrir boca

Pese al aura tenebrosa, el aspecto de Diablo 2 siempre fue interesante, con un acabado gráfico que para la época era brutal. Con el trabajo hecho en Diablo 2 Resurrected, estamos ante un nuevo nivel de lo que es un remake, consiguiendo que el juego tenga un aspecto de nueva generación y al mismo tiempo conservando el movimiento y el aura de lo que siempre fue, haciendo así que la experiencia se sienta nueva y conocida a la vez. De todas formas, si queremos volver al pasado, con solo un par de botones podemos activar el modo clásico, con el que veremos el juego con el aspecto tradicional, algo que no aconsejo hacer con una TV 4K de 55 pulgadas. 

Diablo 2 clásico
El modo clásico es un detalle, aunque la verdad los graficotes lucen

Diablo 2 siempre tuvo buenos diseños, aunque algunas armaduras, debido a la gama de colores y las limitaciones de la época, no podían destacar; en este remake tenemos la mejor versión disponible de las mismas. Lo mismo se aplica a los hechizos y enemigos, los cuales lucen con unos acabados increíbles, aunque siga habiendo variantes de los enemigos coloreados de forma excesivamente llamativa. Esto se entiende más como un guiño a sí mismo como juego que a un error, además de ser una herramienta muy útil para reconocer la fuerza de un enemigo o su elemento con solo mirarlo. De todas formas los diseños siempre han sido una genialidad; no olvidemos a los Bovinos del Infierno, que como no podía ser de otra manera están en Diablo 2 Resurrected.

Y llegamos a una de mis partes favoritas en Diablo 2: su banda sonora. Si bien no estamos ante algo tan épico como lo ya visto en Diablo 3, no se puede negar que esta BSO es increíblemente icónica. Desde el tema de inició, hasta la magistral guitarra utilizada en el tema de Tristán, pasando por el maravilloso uso de la percusión y la cuerda en Wilderness, hasta el grotesco y metálico tema de Hell. Todos ellos temas increíbles que no solo demuestran un nivel de virtuosismo que destaca incluso hoy en día, sino que a nivel de videojuego saben encajar perfectamente en el conjunto, transportándonos al mundo de Santuario, de manera completamente irremediable. 

Hacer un análisis de Diablo 2 Resurrected ha sido muy fácil y muy difícil al mismo tiempo. Fácil porque en esencia es el mismo juego que conozco tan bien y por lo tanto uno de los mejores juegos hechos nunca, sólido como una roca y regulable hasta reventar. Pero difícil porque al ser exactamente lo mismo con mejores gráficos, no hay mucho más que añadir que no se haya dicho ya. También es una pena que el trabajo tan bueno que ha hecho Vicarious Visions con este remake se vea ensombrecido por el trato dado por parte de Blizzard a muchos de sus trabajadores y trabajadoras. 

En definitiva, me alegro mucho de que este remake exista, porque permite estar tranquilos de cara a la supervivencia de un título como Diablo 2, un juego inmortal y tan bien hecho, que trasciende completamente las generaciones. 

Diablo 2 Resurrected

Puntuación Final - 9.5

9.5

Imprescindible

Una obra maestra que vuelve a nosotros tal y como la queríamos, siendo exactamente igual, pero viéndose mejor.

User Rating: Be the first one !

Francisco Jose Moreno

Gran Fan del Zelda, Final Fantasy, Metal Gear y largo numero de Etc. Lo mío son los juegos que me divierten simplemente o los que me llegan a la patata. No creo que nadie pueda sentar cátedra en opinar sobre videojuegos.
Apoya el contenido de NaviGames con tus compras en Amazon
Botón volver arriba
X