AnálisisPS4

Control – Análisis PS4

Elijo la pastilla roja

Nuestro mundo está lleno de fenómenos que aún carecen de explicación, algo que los hace aún más atractivos si cabe. No hace falta ni siquiera recurrir a grandes misterios, como la existencia de otras realidades o de vida inteligente en otros planetas. Misterios como los planteados por la parapsicología, el ocultismo o, simplemente, las leyendas urbanas que escuchamos desde que somos pequeños. ¿Y si hubiera un organismo oficial encargado de estudiar y comprender todas estas cuestiones? Desde la creencia de otros planos de existencia hasta poderes de la mente como la telequinesis: todo es verdad, pero la Oficina Federal de Control (OFC) debe ocultarlo a la población para protegerla de la realidad. ¿Te atreves a descubrir hasta qué punto llega nuestro desconocimiento del mundo que nos rodea? Bienvenidos a Control.

Quiero empezar aclarando la polémica de turno: sí, el doblaje al español y la sincronización labial no son buenos (o al menos a mí no me han gustado). Han mejorado desde las Primeras Impresiones que compartimos los medios a principios de agosto, pero aun así la gran parte de las voces siguen sin convencerme; además, los arreglos para la sincronización labial provocan que algunos de los personajes hagan muecas muy extrañas durante las conversaciones. Sin embargo, hay selector para poner el doblaje original y subtítulos en impecable castellano. Es un problema que no debería ni tener mayor trascendencia ni empañar el resto de logros del juego.

La Casa Inmemorial de Control
A pesar de que toda la acción transcurre en la Casa Inmemorial, hay variedad de escenarios.

En Control manejamos a Jesse Faden, una mujer que ha llegado a la OFC guiada por una presencia invisible que la acompaña. Una vez en el edificio, se encuentra con una situación de caos absoluto: una energía de origen desconocido llamada Hiss ha invadido la agencia y ha poseído a la gran mayoría de sus ocupantes. La OFC está dentro de la llamada Casa Inmemorial, un edificio oculto para la población que se encarga de estudiar los mayores misterios del universo conocido y que es capaz de modificar su estructura de formas inverosímiles; una gigantesca institución dividida en sectores como Planos Astrales, Sección de Rituales o Parapsicología. Todo ello a merced de un enemigo del que no sabemos nada. Nuestra misión será descubrir qué ha ocurrido, a la vez que investigamos a qué se dedica esta misteriosa organización. Sin embargo, Jesse también tiene sus propias motivaciones para estar ahí…

Control es una aventura para un solo jugador y, como el resto de títulos de Remedy Entertainment, su argumento y el universo en el que se ambienta son algunos de sus principales atractivos. No solo la trama, sino también las situaciones que vives en la agencia son algo que no quiero destriparos, pues gran parte de la gracia de Control reside en las bizarras escenas de las que seremos testigos. Recorreremos todas las secciones de la OFC, haciendo un repaso a grandes clásicos de la parapsicología y la mitología popular, pero reinterpretado por la mente de Sam Lake. Su argumento se sigue con interés (aunque me ha faltado un final más contundente), y entremezcla muy bien la historia personal de Jesse con el descubrimiento paulatino del misterio del Hiss, pero sin duda descubrir las motivaciones de la OFC y todo lo que estudian es lo mejor de la obra.

Relatos en Control
No os hacéis una idea de la cantidad de material extra que podéis encontrar.

Este gran éxito en la narración se consigue no solo por lo que se nos cuenta a medida que avanzamos en el juego, sino por la ingente cantidad de documentos complementarios que encontraremos. Todos los escenarios están repletos de textos, grabaciones de audio y vídeo e incluso escenas que cuentan una historia por sí mismas. Estos textos van desde la revisión de casos a los que se ha enfrentado la agencia o comunicaciones internas hasta cartas que reciben de personas que experimentan «sucesos extraños» y relatan su experiencia. Todo este universo que han creado se refleja en la jugabilidad, pero no tanto como me hubiera gustado, como veremos más adelante. Como apreciación personal, creo que es un universo que fascinará a aquellos amantes de la parapsicología como un servidor.

La reinterpretación que hacen de muchas leyendas y mitos urbanos, sucesos paranormales e historias originales para la ocasión es fácilmente la parte que más he disfrutado de todo el juego. De hecho el juego valora tanto estos fragmentos que en muchas ocasiones las recompensas de las zonas secretas son nuevas mini-historias o relatos de este tipo.

El terror en Control
Algunas estampas de Control son muy perturbadoras

Control es una aventura de acción en tercera persona que se desarrolla en base a las convenciones de los metroidvania: un enorme escenario con diferentes secciones interconectadas entre sí y lleno de zonas a las que no podemos acceder hasta que consigamos ciertas llaves o habilidades, por lo que volver sobre nuestros pasos para descubrir nuevas áreas y explorar las diferentes secciones del juego es gran parte de su núcleo jugable. Hay un sistema de puntos de control para hacer viaje rápido, un sistema de experiencia para mejorar las armas y nuestras habilidades y la estructura del juego se divide en misiones principales, secundarias y desafíos opcionales que no tienen por qué estar indicados.

Control es un juego que confía en el jugador: tienes una localización a encontrar y un mapa; depende de ti encontrar el mejor camino para llegar a tu objetivo. Funciona muy bien durante las aproximadamente veinte horas que lleva completar su trama principal y algunas secundarias, pero algunos de los encargos se hacen tediosos al tener que explorar todos los rincones del escenario (por suerte, son los menos).

Los tiroteos en Control
La mezcla de acción con armas y poderes mentales es espectacular y divertida.

Jesse contará con un arma especial capaz de transformarse en otras tantas (con funciones tradicionales, tipo escopeta o ametralladora), además de varios poderes mentales, para enfrentarse a las hordas del Hiss. Podremos llevar equipadas dos modos del arma al mismo tiempo, y cada una tiene ranuras para equipar objetos de modificación de estadísticas. Estos modificadores son de una importancia capital y sus efectos son muy necesarios en los tiroteos más complicados. El arma cuenta con proyectiles limitados, pero que se recargan solos en unos pocos segundos, funcionando así como un sistema de recalentado el arma (lo mismo pasa con la barra de energía destinada a nuestros poderes mentales). Nuestra salud en cambio no se regenera de forma automática: deberemos recoger orbes azules que sueltan los enemigos al morir.

Los tiroteos de Control son frenetismo puro, debes estar en constante movimiento. No cuenta con un sistema de coberturas real, pero sería inútil dada la destructibilidad de los escenarios, los poderes de nuestros rivales y su violenta IA, programada para asediarnos usando su superioridad numérica. El mayor logro de Control en este campo es la inmejorable combinación que hace del combate con armas y los poderes, fusionándose de forma perfecta en los enfrentamientos.

La acción es realmente espectacular, aunque he echado en falta una mayor variedad en los poderes. Hay varios más además de los que he mencionado por aquí, pero el juego se prestaba a ofrecer algo más de locura en este aspecto (siempre acabaremos dependiendo de la telequinesis como principal arma, falta una ofensiva mental tan contundente como esta capacidad) . Aun así creo que es uno de los juegos de acción en tercera persona más divertidos y originales de los últimos tiempos gracias a esta fantástica mezcla de poderes y armas de fuego. En este vídeo que os dejo abajo aparecen algunos tiroteos de los primeros compases del juego donde se aprecian muy bien estas dinámicas.

La dificultad de Control es única, no cuenta con selector. Aun así creo que está muy bien ajustada, no llegando a ser nunca un paseo, pero sin desesperar. Con una buena gestión de nuestros recursos y estrategia es un reto muy disfrutable. Eso sí, abusa mucho de las hordas de enemigos (a pesar de que el respawn está muy bien ajustado), le faltan jefes finales y con el paso de las horas se echan en falta una mayor variedad de poderes.

Sin embargo la parte de su gameplay que más podría haber dado de sí es la de los puzles. Los puzles en Control empiezan siendo muy básicos, pero más tarde encontraremos retos de diferentes tipos. Muchos de estos desafíos son opcionales, y en ellos están involucrados los denominados Objetos de Poder, que son elementos cotidianos que han sido invadidos por energías desconocidas, provocando que posean ciertas cualidades especiales que deberemos superar con ingenio.

No solo se resuelven de forma mecánica, sino observando el escenario que nos rodea o archivos cercanos que hayamos encontrado, debiendo deducir por nuestra cuenta lo que hay que hacer. Los encuentros con estos objetos suponen algunos de los mejores momentos de Control, por lo inesperado y lo original de su planteamiento, siendo una pena que no haya un mayor número de misiones secundarias que cuenten con esta clase de secciones.

Gráficos de Control
La destrucción y la iluminación son dos de los elementos técnicos que más destacan en Control

Este fantástico conjunto jugable viene acompañado de un apartado técnico impresionante la mayor parte del tiempo, pero también con carencias (al menos en la versión que hemos probado, sin parches adicionales y corriendo en una PS4 normal). Los rostros de los personajes, la iluminación, el diseño de los escenarios y la increíble cantidad de objetos con los que podemos interactuar (casi todo se puede mover y/o destruir) convierten cada escena en un auténtico festival de destrucción. Además, las escenas que desarrollan la historia están rodadas con la habitual maestría y personalidad de Remedy. Si a esto le sumamos las numerosas cintas de vídeo rodadas con actores reales, las bizarras series que aparecen en algunos televisores, la fantástica banda sonora y los efectos de sonido, tenemos un juego realmente potente a nivel técnico capaz de dejar algunas de sus escenas grabadas a fuego en nuestra memoria.

El problema llega en algunos escenarios más abiertos o con mayor carga e enemigos, donde el juego tiene unos bajones realmente notorios de FPS, ralentizando mucho la acción. Esos tirones también se notan al aparecer en un punto de control y enturbian algunos de los tiroteos más grandes. No es diferente de lo que hemos podido ver en otros lanzamientos en sus primeros días, como pasó con Red Dead Redemption 2 o The Witcher 3, pero entiendo que haya gente a la que le molesten esos tirones ocasionales. Desconozco si es algo solucionable a través de parches o si será diferente en una PS4 Pro.

Control es una carta de amor al mundo del ocultismo y la parapsicología. Descubrir los diferentes departamientos de la OFC, ver qué tipos de pruebas hacían, escuchar las grabaciones de los participantes, leer las cartas de los afectados por Objetos de Poder que custodian en el edificio… He pasado casi tanto tiempo viendo el material adicional que incluye Control que jugando al propio juego, y eso dice mucho a su favor teniendo en cuenta lo tremendamente divertido que resulta a los mandos.

Su magnífica combinación de acción, exploración metroidvania, historia y puzles, además de su original planteamiento y universo, lo convierten en uno de los mejores juegos de acción en tercera persona que he jugado en los últimos años.

Sus problemas técnicos y de repetición en sus tiroteos, además de faltarle algo más de valentía a la hora de plasmar su universo en lo jugable (y no solo a través de textos), lo alejan de convertirse en un auténtico imprescindible.

Control

Puntuación Final - 8.5

8.5

Recomendado

Su magnífica combinación de acción, exploración metroidvania, historia y puzles, además de su original planteamiento y universo, lo convierten en uno de los mejores juegos de acción en tercera persona que he jugado en los últimos años. Un homenaje al mundo de la parapsicología y el ocultismo pasado por el bizarro prisma de Remedy.

User Rating: 4.85 ( 2 votes)

Alejandro Morillas Tellez

Fisioterapeuta/osteópata de día, hipnoterapeuta cuando es necesario y apasionado jugador de videojuegos por la noche. Los primeros juegos que relaciono como favoritos son Catherine, Vanquish, Overwatch y Kingdom Hearts. Pero siempre estoy disponible para un Tekken, un Vermintide o una maratón de Metal Gear.
Apoya el contenido de NaviGames con tus compras en Amazon
Botón volver arriba
X