AnálisisPS4

Clid the Snail – Análisis PS4

El caracol más guerrero

La escena de videojuegos independientes está llena de grandes y variadas propuestas. Por esa razón, esta suele ser el refugio de algunos de los títulos más trasgresores del mercado. La falta de ataduras a grandes empresas permite a los estudios llevar sus ideas hasta las últimas consecuencias, pudiendo tener un gran resultado o resultar una decepción.

El día de hoy no solo nos encontramos ante un título de corte independiente, sino que además este ha sido desarrollado en nuestro país. Esto puede parecer una nimiedad, pero siempre resulta interesante ver lo que pueden hacer los estudios de nuestro país.

El olimpo de los títulos desarrollados en nuestro país está ocupado por joyas como Blasphemous. A continuación averiguaremos si Clid the Snail tiene reservada una plaza o si, por el contrario, caerá en el olvido.

Los caracoles son seres a los que la mayoría ni si quiera nos paramos a observar. En el único momento en el que nos acordamos de ellos es cuando llueva, y simplemente por el ruido que hacen al pisarlos sin querer. Por esta misma razón puede resultar raro que un ser de esta especie (Clid) fuera el protagonista de este título.

Como ya hemos dicho, nuestro protagonista será un caracol llamado Clid, el cual es expulsado de su aldea de caracoles después de varios incidentes. Desde ese momento, el cual ocurre a los minutos de empezar, nos convertiremos en un nómada sin lugar al que regresar.

Durante nuestra aventura conoceremos a gran cantidad de personajes cuyo tamaño es inversamente proporcional a su carisma. Gracias a esto, el mundo se sentirá vivo, así como amenizarán los momentos en lo que no estemos combatiendo contra oleadas de babosas.

Ya que lo hemos mencionados, vamos a hablar de los enemigos. El enemigo principal de este juego serán las babosas, lo que puede resultar extrapolable a los seres humanos. Las diferencias entre caracoles y babosas son mínimas, sin embargo, están llevan mucho tiempo matándose unas a otras. Puede resultar no ser una crítica social intencional, pero pese a esto resulta totalmente acertada con el panorama actual.

Como ya hemos repetido en innumerables ocasiones, nosotros encarnaremos a un caracol, unos seres extremadamente diminutos. A pesar de esto, los enemigos no deberán subestimarlo porque de hacerlo lo lamentarán.

Clid utilizará como arma principal lo que puede ser descrito como un arma de alto alcance. Esta nos permitirá luchar contra todo tipo de enemigos, desde los insectos más molestos, hasta los jefes más contundentes. Así mismo contaremos con diversas herramientas extras para lidiar contra los enemigos, pero estas no sirven sin la habilidad necesaria para usarlas.

¿Por qué mencionamos la habilidad? La respuesta es sencilla: porque este es un juego complicado como pocos.

Por momentos podemos llegar a pensar que esta dificultad es excesiva, especialmente en los combates contra jefes. Es más, la curva de dificultad es destruida en el momento que nos enfrentamos al primer jefe del título. En un momento pasamos de eliminar a todos los enemigos con cierta facilidad a costar reintento tras reintento matar al jefe. Esto provoca una sensación de frustración en el jugador.

El combate contra el primer jefe resulta ser un pico enorme de dificultad

A pesar de este pico de dificultad mencionado anteriormente, el reto se suscita este título es aceptable en gran parte de la aventura. Poco a poco aprenderemos formas más eficientes de eliminar a nuestros enemigos, o dicho en nuestras palabras, nuestro crecimiento irá a la par del de nuestro protagonista.

El apartado gráfico en los videojuegos indies suele ser especial. Los diseños creativos e innovadores suelen estar a la orden del día en esta parte de la industria. Clid the Snail decide alejarse de esto para traernos un apartado gráfico más común en los juegos de alto presupuesto.

En concreto, estamos ante un juego que pretende ser realista en cuanto a su apartado gráfico se refiere. Que el jugador pueda extrapolar cada uno de los objetos del escenario a su contraparte de la vida real es uno de sus objetivos. Gracias a esto podemos experimentar la grandeza de poder controlar a un caracol medianamente realista portando un arma de destrucción masiva.

Puede que no estemos ante un título que dejará atónito por sus gráficos, pero este resulta ser impresionante si tenemos en cuenta su contexto. La maravilla que han podido hacer los desarrolladores de Weird Beluga Studio siendo un estudio indie es digna de una admiración total.

El único problema existente en cuanto al apartado gráfico es la sensación continua de tener algo obstaculizando nuestra vista. En concreto me estoy refiriendo a que el juego se ve borroso en todo momento (al menos en la versión de PS4). Desconozco si esto es una táctica para ocultar imperfecciones, pero considero ocultar tu trabajo de esta manera no es una muy buena decisión.

Clid the Snail nos deja claro como será su ambientación y apartado gráfico desde el menú de inicio

Al respecto de su banda sonora solo tengo que decir que es totalmente funcional. No es posible hacer alardes sobre ella, pero cumple bien con todo lo que se propone. Consigue ponernos a tono cuando toca combatir, así como relajarnos en las escenas cinemáticas/con diálogos.

Todo lo comentado hasta ahora dejan al título en un muy buen lugar, pero todo esto podría cambiar ahora. Un apartado técnico malo puede hacer injugable un título que por los demás aspectos es muy bueno. Por esta razón, tengo el gusto de decir que Clid the Snail funciona perfectamente en su versión de PlayStation 4.

Los frames se mantienen estables en prácticamente todo momento. Aunque sí es cierto que existen bajadas puntuales, no estropean mucho al experiencia. Por lo general resulta ser muy fluida; tanto que es agradable jugar hasta cuando estás muriendo una vez tras otra.

Si hablamos de errores o bugs, no me he encontrado ninguna en mi aventura. No puedo asegurar al cien por cien que no haya errores en el juego, pero en general este resulta ser un producto muy bien pulido.

Clid the Snail resulta ser, a fin de cuentas, uno de los mejores indies desarrollados en nuestro país que he tenido el gusto de jugar: Un gameplay divertido a la vez que extremadamente desafiante, un apartado gráfico digno de admiración, así como una optimización impresionante resultan sus mejores bazas. A pesar de esto, encontramos errores en varios aspectos que lo alejan bastante de la perfección, pero, pese a esto, su objetivo principal parece ser el divertir y retar al jugarlo, objetivos que consigue con creces. Por esta razón considero a Clid the Snail como uno de los mejores, y más divertidos títulos que he tenido el placer de analizar.

Podéis adquirir este título a 19,99€, un precio totalmente justificable por todo lo que ofrece al usuario. De esta manera apoyaréis a un estudio pequeño para que podamos ver más de ellos en el futuro.

Clid the Snail

Puntuación Final - 8

8

Recomendado

Clid the Snail resulta ser uno de los mejores títulos indies desarrollado en nuestro país. Sus jugabilidad y ambientación son las mejores bazas de esta redonda aventura.

User Rating: Be the first one !

Aarón Márquez

Desarrollador aspirante y videojugador empedernido. Me encanta compartir mi opinión sobre los juegos a los que dedico mi tiempo.
Apoya el contenido de NaviGames con tus compras en Amazon
Botón volver arriba
X