AnálisisSwitch

Cathedral – Análisis Switch

Retro Rules

La recurrencia en los videojuegos de estilo independiente es algo, por así decirlo, inusual, debido principalmente a que, gracias a la falta de ataduras hacia una compañía grande, tienen la libertad de imprimir su visión sin adulterar en los videojuegos que desarrollan. A pesar de esto si hay algo que es muy recurrente en este tipo de videojuegos, la estética y las mecánicas retro.

Los videojuegos que se valen de estas estéticas y mecánicas lo hacen principalmente por dos motivos: para llenar el hueco que ha sido dejado vacío por las grande compañías, y porque los desarrolladores son personas que vivieron su infancia disfrutando de este tipo de videojuegos, lo que los hace todavía más especiales. Gracias a estos desarrolladores, personas que por la edad o por otras circunstancias, no pudieron disfrutar de esta época en la industria de los videojuegos, pueden hacerlo en las consolas actuales y con mejor rendimiento gracias a las mejoras que se aplican.

El título que centra nuestra atención el día de hoy, Cathedral, es uno de estos tipos de juegos. Y ahora sí, después de una introducción más larga que un día sin pan, comenzamos con nuestro análisis. ¿Será Cathedral un digno sucesor de los videojuegos de épocas pasadas, o será una burda copia?, lo averiguaremos a continuación.

Cuando pensamos en videojuegos antiguos, y en su jugabilidad, no solemos pensar de manera positiva, dado que lo antiguo suele asociarse a lo mal hecho, dada las limitaciones claras que tenían en aquella época. Es por esto que muchas personas deciden no darle ni siquiera una mínima oportunidad a juegos de este estilo, porque piensan que al intentar imitar la jugabilidad antigua lo hacen también con todos sus defectos y, aunque esto sea en parte verdad, está lo suficientemente adaptado a los tiempos que corren como para que sea accesible.

Es cierto que la jugabilidad de Cathedral tiene una clara inspiración en los juegos retro, es más, en casi todo momento resulta idéntica a juegos míticos que entran dentro de esta categoría; sin embargo, se nota bastante que ha sido refinado para que pueda adecuarse, en la medida de lo posible, a los estándares de la industria actual. Gracias a estos ajustes los controles son muchos más livianos, lo que ayuda bastante, especialmente en las batallas contra jefes que, al requerir cierta habilidad, serían exasperantes si los controles fueran malos.

La jugabilidad de Cathedral
La jugabilidad tiene clara inspiración en los videojuegos retro

Ahora que hablamos de las batallas contra jefes, que suele ser uno de los pilares de este tipo de juegos, resulta que es un pilar que aguanta, pero puede derrumbarse en cualquier momento. Es cierto que he comentado que los combates contra jefes requieren de cierta habilidad para poder pasarlos, sin embargo esta dificultad se siente escasa, especialmente tratándose del tipo de juego que se trata. Para ejemplificar, en todas las batallas es muy probable que mueras una o dos veces, pero en cuanto empiezas a ver el patrón del jefe (muy limitados normalmente) se vuelven combates triviales, llegando incluso a ser más difíciles enemigos normales que los propios jefes. Debido a esto la sensación de triunfo al matar a un jefe realmente difícil después de encontrar el camino hacia el no existe, algo que, en mi opinión, lastra bastante el apartado jugable.

El primer combate contra jefe resulta innovador, pero pronto se pierde la novedad, junto con la diversión

Ahora para culminar este apartado me gustaría hablar de la jugabilidad en general, es decir, sin tener en cuenta que esta está inspirada en los videojuegos de corte retro. Los combates pueden definirse rápidamente como simples, dado que el único movimiento indispensable es el golpe; es más, en la mayoría de ocasiones no tienes ni siquiera que esquivar, dado que simplemente con golpear a los enemigos estos retroceden. A pesar de esto, es cierto que en la mayoría de ocasiones no debes de intentar resolver los combates de esta manera, o mejor dicho, el propio juego no te lo permite introduciendo varios enemigos que dificultan que puedas hacerlo. La jugabilidad en general, y el combate en particular, son simples pero resultones, a la vez que divertidos; es el típico caso de que, a pesar de que se note simple, no importa porque no se siente aburrido ni fuera de lugar.

Más allá de los combates contra jefes, que ya hemos comentado anteriormente, la banda sonora retro, y el apartado gráfico pixel-art, lo que caracteriza este tipo de juegos son sus intricados mapas en los que perderte por horas hasta que, por fin, encuentras la solución de un puzle que era imposible, y esto Cathedral lo hace muy bien.

El diseño de niveles es, francamente, muy bueno. En todo momento este consigue su objetivo, perder al jugador por niveles más parecidos a laberintos, pero al mismo tiempo ser lo suficientemente claros como para qué después de un tiempo de pensar puede ser descifrado el cómo avanzar. Por esto, y por la variedad en los niveles, este puede ser catalogado perfectamente como el mejor apartado de este juego.

Para acabar con el apartado del diseño de niveles quería señalar el gran respeto que tiene este título a los videojuegos de antaño, y esto se ve reflejado en varios niveles del juego. En ningún caso podría identificar todas las referencias que hay a este tipo de juegos, sin embargo, el que sí he podido identificar de manera inequívoca es una referencia al primer nivel del clásico Ghost ‘n Goblins, una referencia que no es para nada sutil. En concreto esta referencia consiste en que cierto nivel del título que nos atañe hoy es prácticamente idéntico en apariencia al clásico de Capcom, luego la estructuración del nivel es completamente diferente, pero en cuanto a cómo se ve, es prácticamente idéntico.

Los niveles de Cathedral
El diseño de este nivel tiene una clara inspiración en Ghost ‘n Goblins

El pixel-art se ha puesto bastante de moda en los últimos años dentro de la industria, especialmente, como ya he dicho en la faceta independiente de los videojuegos, lo que conocemos popularmente como juegos indies, y este es uno de esos casos de juego de corte independiente que utiliza este estilo. Hay que saber que el que muchos lo utilicen no significa que todos lo hagan bien, y este caso creo que está resuelto de manera sobresaliente.

En general el apartado artístico de este juego recuerda mucho al de estos videojuegos de vieja escuela, que eran conocidos por su extrema dificultad, ya que de esta manera podían alargar la duración del título, haciendo así justificable la compra de este. Además de esta inspiración también podemos ver clara la inspiración de Shovel Knight, un juego que por otro lado también estaba inspirado por los videojuegos retro.

En general no se puede comentar mucho sobre la banda sonora, simplemente recuerda recuerda en gran medida a la de estos juegos retro, dando un golpe de nostalgia encima de la mesa, que afectará a aquellas personas que ya tienen cierta edad y vivieron está época con sus propias carnes.

No solo se puede decir que recuerde a la banda sonora de los videojuegos retro, también esta muy bien sin tener en cuenta esta referencia.

En general, Cathedral es muy buen juego, limitado por sus pretensiones de ser una oda a los videojuegos del pasado, pero que lleva muy bien esto, entregándonos un producto que es, a todas luces, un muy buen juego.

El apartado gráfico, la jugabilidad en general, la banda sonora, todo ello se junta para trasladarnos a un pasado que muchos de nosotros no vivimos y conocemos hoy, pero que muchos otros recuerdan con alegría, y eso lo sabe muy bien los desarrolladores de este título.

Es cierto que algunas cosas como los combates contra jefes, o los límites autoimpuestos de este juego lo alejan bastante de ser un juego perfecto, pero, pese a esto, sigue siendo un juego muy bueno que merece la pena disfrutar, tanto si eres un obsesionado por lo retro, como si eres alguien que disfruta de los buenos videojuegos en general.

Cathedral

Puntuación Final - 8

8

Recomendado

Cathedral resulta ser una oda a los videojuegos de antaño, que enamorará a aquellas personas que disfrutaron de este tipo de títulos en su infancia, además de tener el potencial de atraer a una nueva generación de jugadores al amor por lo retro.

User Rating: Be the first one !

Aarón Márquez

Desarrollador aspirante y videojugador empedernido. Me encanta compartir mi opinión sobre los juegos a los que dedico mi tiempo.
Apoya el contenido de NaviGames con tus compras en Amazon
Botón volver arriba
X