AnálisisSwitch

Cat Cafe Manager – Análisis Switch

No nos van a dar gato por liebre

Os ofrecen crear una pequeña cafetería en un pueblo tranquilo donde tú gestionarías cada decisión de la misma y el único requisito es que esté llena de gatitos, ¿qué responderíais? Si la respuesta es “¿Dónde tengo que firmar?”, estáis en el lugar adecuado. Cat Cafe Manager es un juego de gestión y simulación de una cafetería con toques de RPG desarrollado por Roost Games en el que se puede cumplir el sueño de huir a un lugar remoto con cientos de gatos. Así que preparaos un café calentito y acomodaos en vuestros asientos, porque en el análisis de este confortable título os narro mi viaje por Caterwaul Way:

Llegas a un pueblo desconocido y tan lejano que te preguntas qué haces tú ahí. Tu abuela te dejó una pequeña cafetería en Caterwaul Way, y a ti se te ha puesto entre ceja y ceja que lo mejor que puedes hacer es montar una cafetería gatuna. A ver, es la mejor idea que ha podido tener alguien nunca, pero aún así da miedo. Eres una persona forastera que monta un negocio en medio del pueblo, por supuesto que eres la comidilla del lugar. No obstante, nada te detiene para montar la mejor cafetería de gatos del mundo.

Los comienzos son difíciles, y más si el objetivo principal es crear una cafetería gatuna con el presupuesto para comprar un bolsa de gominolas, pero nadie dijo que sería fácil. Empezaremos prácticamente en la inmundicia, y en nuestro menú solo constará un vaso de agua (lo de ser tan agarrado como para cobrar el vaso de agua lo dejamos para otro tipo de análisis). Y según vayamos avanzando y desbloqueando el contenido, podremos convertir poco a poco una cafetería de mala muerte en un lugar acogedor.

Confirmado que Doremi vive en Caterwaul Way

Además de mejorar la cafetería como gerente, también tendremos que crear un vínculo de confianza con los lugareños del pueblo. Cada vez que visiten nuestra cafetería, tendremos que atenderles correctamente, de esta forma se desbloquearán conversaciones con las que podremos conocer a nuestros vecinos y la historia que rodea al pueblo. Cuando ganemos su confianza, descubriremos los problemas del lugar, y puede que algún que otro secreto. Cat Cafe Manager tiene una historia sencilla, pero no aspira a más y no le hace falta. Tiene todos los ingredientes necesarios para robarnos el corazón: una cafetería que dirigir, amigos con los que hablar, y lo más importante, gatos. Una combinación adorablemente explosiva.

¿Qué es lo más importante en una cafetería gatuna? Efectivamente, los gatos. El nombre Caterwaul Way no deja espacio a la imaginación, ya que se trata de un pueblo repleto de gatos callejeros. Para conseguir los gatos para nuestra cafetería, dejaremos comida en la entrada e iremos ganando la confianza de los gatos poco a poco hasta poder adoptarlos. Además de gestionar nuestra cafetería, deberemos cerciorarnos de que los gatitos estén bien. Y llegado el momento, encontrarles un hogar. Resulta muy ingeniosa la vuelta de tuerca que le han dado a la idea de “capturar” gatos. Según el cebo que usemos, habrá diferentes gatos que podremos adoptar. Incluso hay cebos especiales para gatos muy singulares. Es una de esas veces en las que la frase “hazte con todos” cobra sentido.

Los personajes del juego pertenecen a uno de los seis tipos de aldeanos que pueblan el lugar. Los diferentes lugareños se dedican a profesiones distintas y nos retribuirán en la cafetería con diferente «dinero”. Dependiendo de lo que necesitemos, usaremos unas monedas u otras a la hora de comprar objetos para nuestra cafetería. Para poder obtener más recursos de unos u otros, podemos limitar el acceso de la cafetería a un grupo específico. Esta estrategia es muy útil si lo que queremos es obtener más monedas para algo concreto, ya sea comida para gatos, decoración o mejorar el menú.

El comienzo de una humilde cafetería de gatos

Como en todo juego que se precie, existe un “árbol de habilidades” para poder desbloquear todo el contenido disponible. En este caso, deberemos reconstruir un Santuario, que se divide en cuatro zonas: la de los menús, la del personal, la de los objetos y la de los gatos. Uno de nuestros deberes es conseguir reconstruir el Santuario para descubrir el secreto que esconde. Es muy cómodo obtener cada desbloqueable, porque lo único que tenemos que hacer es conseguir los objetivos jugando. No hay complejidad alguna, el título te susurra que te diviertas a tu ritmo, que no tengas prisa ya que todo se conseguirá a su debido tiempo. Es el juego perfecto si lo que necesitas es desconectar del día a día y simplemente pasarlo bien.

Si tuviese que describir un videojuego que sea sobre gestionar una cafetería de gatitos, supongo que pensaría en una banda sonora calmada y agradable, aderezada por un estilo artístico esponjoso con toques cartoon en tonos pastel. Pues parece que el estudio Roost Games pensó exactamente lo mismo al crear su juego, porque parece sacado de mis sueños más dulces. Con un arte centrado en la suavidad y los colores cálidos, acompañado de una banda sonora que otorga la tranquilidad necesaria para las horas de juego. La comparación más clara que podría hacer con Cat Cafe Manager sería equipararlo a un día de lluvia encerrada en casa, con una manta calentita en el sofá y una película de fondo. Perfecto y confortable.

Teniendo en cuenta lo mucho que he podido disfrutar de este título, me sabe mal que el inestable rendimiento del mismo haya podido estropear en cierta medida la experiencia de juego. Durante las primeras horas, todo iba perfectamente, firme y sin errores. No obstante, según avanzaba el tiempo e iban apareciendo más objetos en pantalla, la estabilidad se balanceaba cual flan en un terremoto. Cuantos más gatos o clientes había, más problemas encontraba el juego para funcionar de forma correcta. Lento, con tantos tirones que pensaba que el juego se iba a bloquear en cualquier momento. Y aunque reiniciar ayudaba, no tardaba en volver a tener los mismos problemas.

La clientela selecta está compuesta por gente muy alternativa

Era muy incómodo jugar los últimos niveles, con tantos saltos y errores, aunque no han sido los únicos contratiempos que he podido encontrarme jugando. Tiene un interfaz despejado y agradable, que a veces era estropeado por sus errores visuales. Por ejemplo, algunos nombres están fuera de su cartel, hay frases sin traducir y a veces hace invisibles a algunos gatos. Y aunque obtengas todos los desbloqueables, se puede volver un tanto repetitivo ya que no hay casi diferencias entre las primeras horas de juego y últimas. Nada que no pueda solucionarse con un parche arreglando sus problemas y una actualización con nuevo contenido en el futuro.

Cat Cafe Manager es el videojuego confort que cualquier fanático de los gatos necesita. Un título precioso en el que perderse montando nuestra cafetería ideal llena de gatos con nombres irrisorios que buscan nuestros mimos. Ya sea decorando, creando el menú, adoptando gatitos, atendiendo a los clientes… cada parte del manejo de una cafetería se volverá un vicio del que costará saciarse. Una experiencia que, a pesar de sus pequeños fallos, le recomendaría a todo el mundo que necesite encontrar un rinconcito en el que poder descansar y pasarlo bien.

Cat Cafe Manager está actualmente disponible en PC a través de Steam y Epic Store por 15,99 € con un 25% de descuento por su lanzamiento. Y para Nintendo Switch en Nintendo eShop por 19,99 €.

Cat Cafe Manager

Puntuación Final - 7.5

7.5

Recomendado

Cat Cafe Manager es un juego de gestión de una cafetería de gatos en el que será muy difícil no caer bajo su embrujo gatuno.

User Rating: Be the first one !

NoeFutu

Jugadora desde que elegí a Charmander en el Pokémon Azul. Defensora acérrima de los videojuegos como forma de arte y hago chistes cuando estoy incómoda.
Apoya el contenido de NaviGames con tus compras en Amazon
Botón volver arriba
X