AnálisisPS4

Carrion – Análisis PS4

El despertar de la bestia

Wes Craven, archiconocido director de cine, dijo una vez que el primer monstruo con el que tienes que atemorizar al público eres tú mismo, y no le falta razón. Sin embargo, parece que el equipo formado por Phobia Game Studio y Devolver Digital, sin mostrar ningún atisbo de duda, han decidido aferrarse a ese concepto de un modo tan certero que asusta, y es que Carrion es un glorioso canto al pánico y a la destrucción, un vehículo desatado por nuestras propias manos en el que el horror, a diferencia de otras propuestas conocidas, se vuelve uno de tus mejores aliados. No tengas miedo, este análisis está fuera de peligro.

Bajo un planteamiento bastante original emerge una historia sin complicaciones, nada que nos pille desprevenidos. Somos una peligrosa criatura que trata de escapar de unas instalaciones científicas que han servido como base para misteriosos experimentos. Siendo eso todo lo que necesitas saber en un principio, comenzarás a controlar al amorfo ser mientras recorres distintos escenarios conectados entre sí.

Como un buen metroidvania, estamos hablando de un videojuego en el que explorar va a ser la llave para resolver la gran mayoría de los rompecabezas que propone la aventura. Estos no destacan por su dificultad, pero sí por lo bien que se complementan con los diversos aspectos jugables. Controlar a la bestia, como muchos ya se estarán imaginando, resulta ser una de las acciones más satisfactorias que se pueden llegar a realizar dentro de su amplio género.

Cada tentáculo simboliza por qué es tan divertido controlar a esta criatura

No obstante, sería erróneo creer que nuestro terrorífico protagonista solo sabe dejar su rastro en las cuatro paredes de cada rincón fisgoneado. Para disfrute de los más juguetones, nos espera un sistema de progresión bastante acertado que incluye una interesante cantidad de habilidades diferenciadas y la posibilidad de ir aumentando el tamaño de la aberración rojiza. Da igual lo grandes o pequeños que seamos, sembrar el miedo en Carrion es una gozada gracias, en buena parte, a un ingenioso aunque algo enrevesado diseño de niveles.

En cuanto a su duración, creo que es importante darle algunas vueltas al concepto de título corto o largo; es decir, no hay duda de que estamos ante una obra breve la cual se puede exprimir casi al máximo en un total de cuatro o cinco horas como mucho, pero está claro que calidad y cantidad no van de la mano. Teniendo en cuenta las pretensiones de sus creadores, pienso que esta obra, simplemente, dura lo que tiene que durar.

Podemos catalogarlo como un perezoso añadido o una sugerente observación. En mi caso, por desgracia, diría que tiro más por lo primero. Hablo, por supuesto, de las partes en las que nos toca controlar a los seres humanos en una suerte de giro de tuerca cuyo principal cometido es aportar algo más de profundidad a una historia a la que, como bien se mencionó anteriormente, no se caracteriza por una narración cargada de minúsculos detalles o de potentes mensajes introspectivos.

Lo inmenso no le quita lo veloz. Este bicho puede alcanzarte en dos segundos aun pesando noventa kilos.

Lo que en un momento fue salvaje y desenfadado, ahora se vuelve apaciguado y, por qué no decirlo, monótono en algunas ocasiones. No voy a negar que esta idea, de haberse buscado, quizás, un enfoque distinto, hubiera sido una variante tan atrevida como irresistible, pero el problema aquí nace desde dos
direcciones: el cambio de control y la falta de conexión con el atractivo principal del título. Intentaré explicarme.

En el primer caso, puedo decir que ponerse en la piel de los científicos no es, ni de lejos, tan divertido como adoptar el papel de la bestia asesina, ya que el control se vuelve más limitado y es complicado recorrer los distintos entornos con la misma energía y dedicación. En el segundo, siento que se trata de una propuesta que no combina adecuadamente con la frenética jugabilidad del videojuego, provocando determinados bajones de ritmo que, por suerte, tampoco son tan prolongados. No es una carencia que rompe por completo los esquemas del resultado final, pero con el paso de las horas se acaba anhelando algo más de criterio en este aspecto.

Que una premisa sin muchos enredos no te haga dudar de la atractiva estética de Carrion. Sus escenarios en dos dimensiones pueden presumir de estar llenos de detalles y de ser, en líneas generales, sorprendentemente bellos, un placer visual que podría incluso llegar a interpretarse como un sentido regalo para los amantes de lo retro.

Así pues, donde hay crudeza también reside lo artístico, y su logrado estilo es solo una importante pieza del brillante puzle. Una ambientación opresiva con un encanto personal es lo que sale cuando juntas un trabajo sonoro digno de aplaudir con unos ajustes técnicos que borran cualquier interferencia posible con la experiencia de juego. Cosa de cerebro, dijeron una vez los humanos.

Reconozco que Carrion ha cometido algunos errores que podrían haber sido solucionados con relativa facilidad en pleno desarrollo, pero no puedo hacer otra cosa que admitir que me lo he pasado en grande llenando la pantalla de mi televisor de sangre y tripas. Tampoco quiero que se asusten, hablamos del proyecto de Devolver y Phobia Game Studio, no de mi vida privada.

Una propuesta de acción, aventura y terror que ofrece todo lo que promete sin rechistar, un festival de monstruosidad cercano a clásicos como La cosa o Alien: El octavo pasajero cuyo éxito no se debe únicamente al entretenimiento, pues su terrorífica atmósfera y sus gráficos de notable alto, sin duda, se merecen algo más que una simple mención.

Definitivamente, este videojuego es para vosotros si sois amantes de los metroidvanias, seguís con emoción los andares de la industria independiente o, simplemente, queréis matar el aburrimiento controlando al mismísimo anticristo en uno de sus días laborales de carnicería. Avisados quedáis.

Carrion

Puntuación final - 8.5

8.5

Recomendado

Aunque no exento de errores, Carrion es una experiencia muy divertida que también puede presumir de un magnífico estilo visual y una lograda ambientación.

User Rating: Be the first one !

Antonio Marchena

Jugando a videojuegos desde que tengo uso de memoria. Un fontanero y un marsupial me enseñaron el camino a seguir.
Apoya el contenido de NaviGames con tus compras en Amazon
Botón volver arriba
X