AnálisisPC

Card Shark – Análisis PC

Ser un maestro de la trilería es todo un mundo

Card Shark era un título que me llamó la atención desde el primer momento que supe de él. La propuesta de Nerial Limited ofrecía un juego de cartas desde una perspectiva que no es muy habitual en los juegos de su género. Devolver Digital sigue acertando con los títulos independientes que apoya y Card Shark no es menos. En este análisis os contaré lo que me ha parecido el viaje por la Francia prerrevolucionaria.

La propuesta de Card Shark no es la de un simple juego de cartas; se trata de un título con una historia ligada a esas partidas de cartas. Jugar partidas de cartas contra los grandes burgueses de la zona nos hará conocer detalles de como funciona la aristocracia y lo que tendremos que hacer para acercarnos a ella y salir bien parado. Nuestra habilidad haciendo trampas será la que marque nuestro destino.

La historia comienza con nuestro protagonista, un pobre mudo que trabaja como camarero en un bar de una mujer que le desprecia constantemente. Por circunstancias de la vida, se ve envuelto en un suceso que le cambia la vida para siempre y decide emprender un viaje con un personaje muy pintoresco, el Comte de Saint-Germain. Junto a él y el resto de su séquito emprenderemos un viaje lleno de trampas, codicia y giros de guión que te dejarán con la boca abierta.

El Comte de Saint-Germain no es el hombre más noble, ni más pulcro del mundo, pero se podría considerar que es uno de los más tramposos que te puedes echar a la cara. Bajo su cobijo, empezaremos a aprender ciertos trucos que nos permitirán manipular las partidas de cartas en nuestro beneficio. Durante el camino que recorreremos con el Comte, aprenderemos unos 28 trucos y jugadas que nos convertirán en todo un maestro de la trilería. A pesar de ser un juego de cartas, lo que se pone a prueba constantemente es nuestra habilidad.

Las cartas son sin duda protagonistas en Card Shark, pero no «jugamos» a las cartas como tal. Nuestra intención es hacer trampas de diversas maneras: manipular la baraja, observar la jugada que tiene nuestro rival mientras que servimos el vino o hacer señas con el Comte de Saint-Germain, nuestro fiel compañero. En la mayoría de ocasiones jugaremos para beneficiar al Comte y que sea él el que gane las partidas y desplume al resto de ricos y burgueses de todas las zonas de Francia (y de algún otro país vecino).

Cada truco que nos enseñan tiene un procedimiento propio y, en muchos casos, tendremos que echar mano de una buena coordinación y rapidez para que las cosas tengan éxito. Las trampas tienen que hacerse con cierta velocidad y coherencia, ya que el resto de rivales podrán pillarte y acusarte de ser un tramposo que merece la soga. Con el paso de los trucos, la cosa se va complicando y en muchos momentos confundirás unos trucos con otros. A pesar de todo, el juego tiene unas mecánicas muy originales que invitan a probar cosas constantemente.

En Card Shark te pueden pillar haciendo trampas y las consecuencias de esa pillada serán graves. Si nuestro rival es magnánimo, únicamente acabaremos en la cárcel y siendo rescatado por alguno de nuestros amigos. Algunas veces no tendremos tanta suerte y nuestro rival decidirá acabar con nuestra triste vida de tramposo. Es en este momento cuando entra una mecánica muy interesante dentro del juego. Al principio de la partida, Card Shark te da a elegir entre si deseas que la muerte sea permanente o no, en caso de que no sea permanente tendrás la oportunidad de desafiar a la muerte.

Cada vez que mueres, apareces en una especie de Purgatorio en el que tu primera decisión será donde sentarte, si en la silla que preside la mesa o en otra. Dependiendo de tu gesto, la muerte será más o menos benévola contigo. En la mayoría de las ocasiones acabarás echando una partida de cartas con la muerte, en la que tu vida será lo que esté en juego. Una de las cosas más gratificantes que hay en el juego es verte capaz de hacerle trampas a la muerte, aprovechando los conocimientos aprendidos durante las partidas.

Conforme más nos acerquemos a la cima de la sociedad francesa, más difícil será engañar a nuestros rivales y más peligroso será que se percaten de nuestros actos. Acompañando a nuestro viaje, trataremos de resolver un misterio que asola a toda la sociedad francesa y que puede provocar que esta de un vuelco tal y como la conocemos. ¡Aquí hasta el rey Sol está involucrado!

Card Shark no es solo un gran juego por sus mecánicas, sino que es un auténtica obra de arte en lo que a aspecto se refiere. El título cuenta con la inestimable colaboración de Nicolai Troshinsky, un artista ruso que sabe representar las pinturas tradicionales de la mejor manera y adaptarlas a los videojuegos. Su toque personal te traslada a la Francia del siglo XVIII con total precisión. Los planos que deja el juego en ciertos momentos son una delicia para todos los que somos unos enamorados de la pintura.

Este toque artístico pega muy bien también con el tono jocoso del juego. Si bien trata de ridiculizar a la burguesía y nos presenta un plantel de personajes muy pintorescos llevados casi al ridículo, Card Shark te sacará más de una sonrisa sin apenas esforzarse. Los personajes saben utilizar muy bien el lenguaje y el Comte de Saint-Germain es una persona sin escrúpulos y con una moralidad cuestionable.

Además de los personajes que nos acompañan durante la aventura, coincidiremos con personajes cohetáneos a la historia que estamos viviendo. Tendremos la oportunidad de conocer a personajes históricos como Voltaire y entablar una relación particular con cada uno de ellos. Las referencias históricas están muy conseguidas y el título juega con la idea de hacernos prácticamente los culpables directos de la posterior Revolución Francesa.

A lo largo de la aventura encontraremos a otros personajes que se enamorarán de nuestro arte de las trampas y nos tendrán como referentes a los que llamar cuando quieran sorprender a algún amigo. Card Shark te hará vivir la experiencia de la sociedad europea del siglo XVIII desde un punto de vista cómico pero intentando mantener siempre el realismo histórico.

No todo es perfecto en Card Shark. A nivel personal, una de las pequeñas decepciones que me llevo es la de no ser un juego tan de cartas como pensaba que era en un inicio. Se trata de un juego de habilidad en el que las cartas son el pretexto y el hilo conductor de la historia. Ciertamente, esto no es una crítica, ya que es más problema de mis expectativas que de lo que ofrece en sí el título.

Un pequeño problema que sí que le he visto es que algunos trucos no tienen sentido si los pasas a la vida real. Esto es un pequeño detalle que saco porque el título, en rasgos generales, me ha parecido muy realista y la intención de representar tanto las trampas como la sociedad de la época son muy acertadas. Otro pequeño problema del que he tenido que investigar porque a mí particularmente no me ha pasado, es que en algunos momentos la partida se te puede quedar congelada por problemas con las partidas de cartas. Este error está siendo solucionado por los desarrolladores lo más rápido posible.

Card Shark es una joya de los juegos independientes, su propuesta es muy original y la ejecución de sus mecánicas roza la perfección. Se trata de un juego que mezcla muy bien la política, el videojuego y el arte, formando un cóctel perfecto para los fans de cualquiera de las tres ramas. El título de Devolver Digital te dará varias horas de diversión mientras pones a prueba tus capacidades en tu ascenso a la cima de la aristocracia francesa.

Card Shark

Sobresaliente - 9

9

Imprescindbile

Card Shark es una propuesta original que mezcla la habilidad del jugador con las trampas en los juegos de cartas. Tu ascenso a la cima de la aristocracia francesa está en tus manos, nunca mejor dicho.

User Rating: Be the first one !

Luis Miguel Cardenas

Escribiendo o jugando. Seguramente esté perdido en algún lugar de Anor Londo.
Apoya el contenido de NaviGames con tus compras en Amazon
Botón volver arriba
X