AnálisisSwitch

Bugsnax – Análisis Switch

¡Que comience el aperitivo!

Es la hora de comer. Aunque se trata de una frase trampa, ya que, en Isla Tentempié, siempre es la hora de comer. Ya sea de desayuno, comida, cena, aperitivo sonámbulo, los bichisnax se pueden comer cuando a uno le apetezcan. Eso sí, mucho ojo a las mutaciones, que quizá con un brazo de zanahoria no tenemos la misma destreza. Evidentemente, estamos hablando de Bugsnax, el peculiar juego de Young Horses que, tras debutar en PS5 y PS4, llega también a Xbox y a Nintendo Switch, siendo esta última la plataforma en la que hemos realizado el análisis.

Bugsnax es una aventura curiosa, extraña, e incluso inquietante, pero también rezuma personalidad, corazón y originalidad. Es uno de esos juegos que, desde fuera, parecen una cosa, y en cuanto entras, descubres que es otra muy distinta. Viniendo de Young Horses, que ya tienen experiencia en juegos originales y «tróspidos», no cabe duda de que Bugsnax recoge toda la esencia de su equipo.

Y es que Bugsnax es mucho más que atrapar bichos con apariencia de comida y bebida. Los Bichisnax, aunque son las estrellas del espectáculo, son simplemente un elemento circunstancial en la vida de una docena de gruñecos que nos acompañarán en Isla Tentempié. El peso de la historia, sin embargo, lo tienen las relaciones y metas personales que a cada uno de los personajes les ha hecho llegar a dicha isla. Puede que suene un poco abstracto de primeras, pero nada más lejos de la realidad. Allá vamos.

Bugsnax switch

Nuestro trabajo como periodista nos hace captar nuestro interés en una curiosa isla con una criaturas de lo más fascinantes. Lógicamente, la isla que se lleva nuestra atención es Isla Tentempié, de la cual descubrimos su existencia gracias a la intrépida Lisa Higochumbo. A pesar de que nuestra jefa rechaza ese reportaje, nos decidimos a viajar a dicha isla para entrevistar tanto a Lisa como a su esposa Huevabel, una doctora atenta y amable. Sin embargo, el viaje se tuerce desde el principio, cuando descubrimos que, tras nuestra accidentada llegada, Lisa y Huevabel habían desaparecido.

Es ahí donde comienza a desarrollarse la magia narrativa del juego. El primer gruñeco que conoceremos es a Canelo, un ingenuo y tierno miembro de Snaxburgo, y alcalde en funciones durante la ausencia de Lisa. Él nos explicará cómo funcionan los Bichisnax, y también le ayudaremos a solucionar su principal preocupación: resucitar el pueblo abandonado que lidera. Para ello, tendremos que encontrar y convencer a todos los gruñecos de la isla para que regresen a sus hogares de siempre.

Por supuesto, por este camino nos encontramos a los Bichisnax. En el juego base encontramos un centenar de ellos, pero en la nueva expansión seguiremos encontrando un montón de nuevas especies. Generalmente, para cumplir nuestra palabra con Canelo, atrapar Bichisnax nos permitirá ganarnos el favor de los vecinos, pero capturar a cada uno de ellos supondrá un reto distinto y tendremos que exprimir a tope nuestra creatividad en muchas ocasiones.

Tal y como hemos mencionado antes, una de las mecánicas principales del juego será la de capturar Bichisnax, y en eso, Bugsnax nos ofrece una gran libertad. De hecho, gracias a las múltiples herramientas y a la posibilidad de combinarlas entre ellas, no habrá Bichisnax que se nos resista. Además, es de agradecer la curva de aprendizaje para el uso de las herramientas. Las recibiremos de manera gradual, una vez hayamos dominado el uso de los artilugios más sencillos.

Al comienzo de todo, comenzaremos con tres objetos fundamentales: una cámara, una red, y una trampa a control remoto. La cámara nos permitirá identificar a los bichisnax de nuestro alrededor, la red nos permitirá atrapar a las criaturas noqueadas o indefensas, y la trampa nos ayudará a hacernos con Bichisnax más escurridizos. Más adelante recibiremos más objetos, como un tirachinas de salsas para atraer Bichisnax, una pelota señuelo, un trampolín, un gancho e incluso un cable trampa.

Todas estas herramientas serán imprescindibles en algún momento de la historia. De hecho, en más de una ocasión no sabremos cómo atrapar a especies concretas de Bichisnax que, por inalcanzables que parezcan, siempre guardan una o varias debilidades para ser capturados. Por cierto, en Snaxburgo, además de usar a los Bichisnax como alimento, podemos entregar estas criaturas al rancho de Pepenillo, donde podremos acariciarlos e incluso ponerles sombreros graciosos.

Sub sandópedo en Bugsnax

Son los grandes tapados de Bugsnax como videojuego. Antes de empezar el juego, puede dar la impresión de que son meros figurantes en una historia en la que los bichisnax deberían ser los protagonistas, pero no es así. Todos ellos tienen personalidad, intereses, preocupaciones, aficiones y gustos particulares. De hecho, todos ellos se llevan mejor o peor con ciertos gruñecos. Son personajes muy bien escritos, existe una inclusión LGTB completamente natural, y la profundidad de la historia va creciendo según avanza la historia.

De hecho, la historia de Bugsnax es uno de sus puntos fuertes. Tal y como mencionamos, al principio no parece muy importante, pero el fatídico avance de la aventura no deja indiferente a nadie. De hecho, es muy fácil que unos gruñecos nos puedan caer mejor o peor en un primer contacto, y que al conocerlos mejor, nos cambie bastante la opinión sobre un personaje u otro. Además, cuando les ayudemos, nos regalarán objetos para decorar nuestra propia casa dentro de Snaxburgo.

Además, más allá de la historia, podremos modificar el aspecto de nuestros vecinos a placer. Podemos darles un aspecto dulce, cómico, e incluso aterrador, según los Bichisnax con los que los alimentemos. ¿Canelo nos cae bien? Le podemos dar un Snaquiri para cambiar el color de su cuerpo. ¿Nos cae Boniata regular? Podemos convertir su aspecto en una esperpéntica combinación de los Bichisnax más grotescos.

Los gruñecos de Bugsnax mutarán según los Bichisnax que coman

En esta parte del análisis, además del apartado artístico, mencionaremos el rendimiento de Bugsnax en una Nintendo Switch. Y es que, como es evidente, la versión de la consola híbrida no cuenta con la potencia de un sistema PS4 o PS5. Generalmente no es un problema, aunque en ciertas situaciones encontramos fuertes rascadas de frames, el popping de los objetos es bastante cercano (el de los Bichisnax es mucho más lejano), y las pantallas de carga entre zonas nos implican algo de paciencia. Quitando eso, no existe ningún problema serio de rendimiento, y es algo muy meritorio para un estudio del tamaño de Young Horses.

En cuanto al mapa del juego, nos encontraremos un mundo semi abierto en el que las distintas zonas presentarán variedad de ecosistemas y una colección autóctona de Bichisnax. Cada espacio tendrá una criaturas exclusivas, aunque también encontraremos las mismas «especies» con múltiples variaciones, adaptándose al bioma en el que se encuentra. De ese modo, criaturas como la Fresichi, el Marichups o el Uvasquito, entre otras, tendrán distintas versiones, según la zona que visitemos.

También cabe recordar que la expansión gratuita «La isla de los Gransnax» (o Bigsnax) nos ampliará el mapa del juego con toda una isla por explorar y nuevos Bichisnax que descubrir. Además, también nos aportará horas de juego en forma de nuevas misiones, ya que nos llevaremos a unos cuantos gruñecos de expedición a este nuevo territorio. Podremos acceder a esta isla antes del final del juego, pero tendremos que completar todas las misiones secundarias de los gruñecos que vengan de viaje con nosotros para que acepten.

Paisaje de atardecer en Bugsnax análisis Switch

Tras nuestro análisis, podemos decir que Bugsnax es un juego que, a pesar de todo, le sienta genial a Nintendo Switch. Es un título que podemos catalogar como «extraño» en el mejor sentido de la palabra. Es capaz de engancharnos y de hacernos disfrutar de una aventura tan rara como llena de ternura y corazón. No es un juego perfecto, pero todo lo que hace, lo ejecuta muy bien.

Bugsnax es un juego para la gente curiosa. Nos hará falta echarle imaginación para atrapar a muchos de los Bichisnax, pero se trata de un reto tan divertido que siempre te quedas con ganas de más. Ahora, gracias a la expansión, podemos disfrutar también de este título durante más tiempo con una experiencia tan notable como la del resto del juego. Sin lugar a dudas, es un gran trabajo por parte de Young Horses.

Bugsnax

Puntuación Final - 8

8

Recomendado

Un juego de gran personalidad y corazón que, pese a sus limitaciones, es capaz de ganarse a quien lo juegue. Sus mecánicas son muy divertidas, nos permiten ser creativos y su historia es sorprendentemente profunda.

User Rating: Be the first one !

Daniel García

Mis primeras aventuras comenzaron en un pixelado Pueblo Paleta con una Game Boy Color en la mano. Mis últimas aventuras, sin embargo, son en alta definición y conectado a Internet. Los tiempos cambian, pero se mantiene la esencia.
Apoya el contenido de NaviGames con tus compras en Amazon
Botón volver arriba
X