AnálisisSwitch

Bear and Breakfast – Análisis Switch

Un oso puede ser un emprendedor

Digamos que os encontráis un local destartalado en medio del bosque, ¿qué idea se os viene a la cabeza? Porque si vuestra idea es montar un hostal para turistas dirigido por un oso redondo y esponjoso, os diré que sois unos genios del marketing. Bear and Breakfast es una aventura relajada de gestión creada por el estudio Gummy Cat en la que un oso comienza su imperio económico. Si quieres dar el paso para ser tu propio jefe, aunque seas un animal del bosque, leer este análisis es el primer paso hacia el éxito:

Tres furros de aventura, ¿qué podría salir mal?

Hank era un oso cualquiera: se rascaba en los troncos de los árboles, robaba almuerzos, hibernaba… lo normal en un oso. Sin embargo, un día decidió cambiar de mentalidad, decidió emprender y crear su propio negocio. Construyó un imperio de hostales y locales varios, convirtiéndose en el oso más rico de su pueblo. Y ese oso era el mismísimo Albert Einstein.

Bear and Breakfast es una tranquila aventura de gestión en la que encarnaremos a un oso que quiere crear un hostal para los turistas. Para ello, tendrá que limpiar un local abandonado y reconstruirlo con los materiales que va encontrando por el bosque. Lo que empieza como un pequeño hostal hecho en un rato, se convierte en una maldita franquicia turística. Cuidado, Marina d’Or.

El título de Gummy Cat posee el carisma típico de las series de animación como Gumball o Somos Osos. Divertido, adorable, pero con un punto siniestro que llama la atención lo suficiente como para mantenernos atentos a la historia de fondo. Una pequeña y tranquila aventura que nos permitirá crear nuestro imperio de vacaciones como nosotros queramos.

Explorando el lugar

El meollo del asunto comienza de forma sencilla. Hank ve un local en ruinas y piensa que con una pequeña reforma podría ser un negocio rentable que atraería al público. Limpia un poco el lugar, rebusca entre la basura para obtener los materiales suficientes y PUF tenemos un hostalito con encanto.

Aunque seamos osos emprendedores, también tenemos que dar el callo, así que tendremos que buscar materiales por todos los rincones del mapa. Aquí nos encontramos el primer bache en el camino: la recolección. Resultará más una obligación repetitiva que algo entretenido que hacer. Buscamos en el mapa un montoncito de basura, recogemos el material necesario y nos vamos a por el siguiente. Solo hay que dar vueltas por los diferentes lugares y rebuscar entre la basura, siempre es igual.

Una vez hayamos limpiado el lugar y obtenido todo lo necesario para crear nuestro hostal, tendremos que hacer los dormitorios, baños, quizá un bar… Es un juego de gestión, así que crear los locales a nuestro gusto es primordial. Podremos obtener las recetas o los diferentes objetivos completando las distintas misiones que obtendremos al conocer a resto de personajes. También podremos comprar objetos en distintos cubos de basura (sí, como suena). Hay bastante variedad y libertad a la hora de crear nuestro imperio desde cero, de esta forma podemos sentir como nuestras las creaciones que hagamos.

Orgulloso de su duro trabajo

Los personajes son bastante excéntricos y únicos, dándole así cierta riqueza al mundo que nos rodea. Hay hasta un tiburón que nos ayuda a prosperar, aquí ha habido intencionalidad seguro. También están las misiones, que son muy entretenidas y ayudan al jugador a conocer todos los rincones del lugar, pero sobretodo mantendrán vivo el interés por el propio juego. No obstante, a veces da la sensación de que los personajes te están contando cosas que no aportan ni a la misión ni a la historia. Y las misiones de esperar a que el huésped se vaya o te haga una reseña son muy aburridas. En estos casos, si algo no enriquece la narrativa, es mejor cortar y simplificar.

Hank y sus amigos se las apañan para hacerse un huequito y darnos unas horas disfrutonas, pero aquí viene el inconveniente: los menús son un caos. Intentar entender los menús y manejar el inventario se puede volver un auténtico suplicio. Casi no hay formas de filtrar los objetos u organizarlos de forma óptima, algo problemático tratándose de un juego de gestión. Lo bueno es que aún con todo, el juego tiene mucha personalidad y te incita a seguir jugando, a pesar de estos pequeños errores.

Empezando el imperio vacacional

Si algo destaca del juego es que el apartado artístico es una preciosidad. Da la sensación de que el jugador está manejando a los personajes de una serie de animación, con todos los detalles que acarrea todo esto. Por ejemplo, el personaje de Hank está hecho al dedillo. Los movimientos pesados que hace al andar de un lado a otro evidencia el peso del oso en cada paso. Te entran ganas de meter la cabeza dentro de la Switch para apreciar más de cerca su esponjosidad. Es que es tan mono que dan ganas de apretujarlo, que hasta mueve las orejitas y todo.

Aunque claro, lo que Bear and Breakfast te da, Bear and Breakfast te lo quita. La música pasa completamente desapercibida, no destaca en nada ni aporta nada a la narrativa. Está porque sí, y es una pena teniendo en cuenta el mimado arte que posee el juego. Además, hay algunos problemas de rendimiento que hacen que el juego se pare unos segundos. Hank se parará y volverá a andar a los pocos segundos, dando un salto.

Da la sensación de que el juego te da una de cal y otra de arena, ya que destaca de sobremanera en algunos apartados, pero falla en otros. Y aún así, se las apaña para salir airado en todo momento. Incluso teniendo ciertos problemas, pesa más lo positivo y el título resulta bastante gratificante.

El que lo empezó todo

Bear and Breakfast es una aventura divertida y apacible, que nos meterá de lleno en un mundo completamente único. ¿Quieres ser tu propio jefe y crear un imperio vacacional? Es el momento de dejar atrás la mentalidad de pobre y emprender tu viaje al mundo del mañana. Un juego disfrutable que, aún con todos sus fallos, nos incitará a explorar su mundo y la historia del mismo, como si fuésemos un personaje más.

Bear and Breakfast

Puntuación Final - 7

7

Recomendado

Bear and Breakfast es una divertida y amable aventura de gestión donde un oso afable se convierte en el líder de una franquicia de hostales para turistas.

User Rating: Be the first one !

NoeFutu

Jugadora desde que elegí a Charmander en el Pokémon Azul. Defensora acérrima de los videojuegos como forma de arte y hago chistes cuando estoy incómoda.
Apoya el contenido de NaviGames con tus compras en Amazon
Botón volver arriba
X