AnálisisPS4PS5

Baobabs Mausoleum Grindhouse Edition – Análisis PS4

¿Quién es el habitante número 64?

Me encantaría poder entrar en la mente de Jacob Jazz, creador del título que vamos a analizar, y poder ver su proceso creativo durante los años que ha estado trabajando en esta trilogía, o capítulos si así lo preferís. ¿Por qué digo esto? Los que ya hayáis jugado a Baobabs Mausoleum sabréis a lo que me refiero, estamos ante un juego que empalma lo absurdo con lo original para crear una obra difícil de catalogar, pero fácil de disfrutar, prácticamente siempre.

Hoy os traemos el análisis de Baobabs Mausoleum Grindhouse Edition, la versión que junta sus tres entregas (Ovnifagos Don’t Eat Flamingos, 1313 Barnabas Dead End Drive y Un Pato en Muertoburgo) desarrolladas por Celery Emblem, o lo que es lo mismo: Jacob Jazz el único integrante del estudio, y distribuidas por Zerouno Games para PS4, PS5, Xbox One, X/S, Switch y PC. He estado jugando a la versión de PS4 en una PS5, y por lo que parece el juego no cuenta con ningún tipo de optimización para consolas de nueva generación. Este texto ha sido posible gracias a la clave que nos ha mandado Tesura Games.

En esta loca aventura nos ponemos en el lugar de Watracio Walpurgis, una berenjena vampiro y que, además, es agente del FBI. Nuestro protagonista sufre un accidente de coche que le deja tirado en medio de la carretera Albatro, en la que se sitúa por casualidad un misterioso pueblo que aparece cada 25 años, su nombre es Flamingo’s Creek. Un lugar que habitan todo tipo de seres, a cada cual más especial y singular, repletos de sarcasmo y referencias varias. El juego en sí está plagado de referencias, tanto a otros videojuegos como a algunas series de los 80 y 90. Entre esos referentes, destacan The Legend of Zelda (una de las inspiraciones más notorias de una parte de su apartado jugable), algunos clásicos de LucasArts y, cuando hablamos de series la que más se deja entrever es Twin Peaks.

Esta última inspiración es más obvia todavía por la trama que hila, de una forma caótica y absurda (esto no es precisamente malo, de hecho yo lo enfocaría como algo positivo en el contexto de esta obra), este juego. Nos veremos envueltos en una historia policiaca, en la que nosotros tendremos que ser el disfuncional detective que resuelva el caso que implica la desaparición de una chica. Aunque, quizás, lo más atractivo e intrigante de este juego resida en una pregunta que nos harán desde bien pronto: ¿Quién es el habitante número 64? Esto le da mucho interés al comienzo de la aventura, pero poco a poco iremos comprobando como la forma que tiene de hacernos partícipes de este universo bizarro son el verdadero atractivo de Baobabs Mausoleum.

La rareza de Baobabs Mausoleum
Desde el principio el juego te avisa de lo que se viene no va a ser muy normal.

Desde luego, la escena independiente de este país está llena de talento creativo, cada cual lo transmite de una forma diferente. En este caso, estamos ante una creación que desborda originalidad en todas sus facetas, es un juego que no duda en reírse de sí mismo con un humor que roza lo absurdo, pero que funciona en casi todo momento, y no tiene ningún reparo en romper la cuarta pared a su gusto cuando lo cree conveniente. Esto le da esa esencia especial y experimental, ese tipo de interacción con el jugador nos hace ver que su único propósito es ser un juego en el que no solo nosotros lo jugamos, sino que él también juega con nosotros. Esta sensación la tendremos en todo momento, ya sea en mecánicas o en su propia historia.

Sin estar ante una historia rompedora, si te dejas llevar por todo lo peculiar que ofrece el título podrás disfrutarla más aún, ya que siempre están pasando cosas locas, giros argumentales, conversaciones surrealistas y momentos que merecen la pena vivir. Vamos, que sin ser nada de otro mundo consigue ser una trama que funciona y atrae al jugador. Además, en esta edición podremos jugar en el orden que queramos, aunque lo lógico sea jugarlo desde el principio hasta el final, puedes probar que tal es la experiencia jugándolo de forma desordenada, por probar no se pierde nada.

Cada uno de los tres capítulos que componen la obra de Jacob Jazz están divididos en varios actos. Ninguno de estos actos son demasiado largos, quizás haya alguno que se te pueda hacer un poco más extenso, pero en general cuentan con una duración moderada. De hecho, contando estos tres capítulos la duración será un global de unas ocho horas, lo que lo hace una experiencia corta, pero intensa. Además, si tenemos en cuenta que el desarrollo del juego y sus tres entregas ha sido llevado a cabo por una sola persona lo hace más meritorio aún.

Los capítulos de Baobabs Mausoleum
Aquí tenéis el menú de selección de capítulos… curioso es, sin duda.

La propuesta jugable de Baobabs Mausoleum va de un sitio a otro constantemente, es un juego casi imposible de catalogar en algún género, ya que cuenta con mecánicas de todo tipo y de todos los colores. Si bien, la mayoría del tiempo estaremos ante un juego con perspectiva isométrica con muchos conceptos jugables de una aventura gráfica, en la que iremos explorando e interactuando con otros personajes, pero también coquetea con los combates por turnos, pruebas de agilidad mental, pruebas de reflejos y, como no, con los puzles. Pero no se queda ahí, el juego también nos ofrece algunas secciones en 3D, implementando más mecánicas, ejecutadas de una forma poco precisas y confusas, todo sea dicho. En líneas generales, el juego nos hace avanzar solucionando todas las situaciones que vayan surgiendo para poder pasar a otra situación absurda, pero divertida.

A lo largo de sus tres capítulos, el juego nos va presentando las diferentes ideas que su creador ha implementado. En cada uno de ellos podemos ver cosas diferentes, en el primero apuesta totalmente por lo experimental, ofreciendo unas primeras tomas de contacto con todas sus idas y venidas, con un resultado bastante satisfactorio. En el segundo tenemos una propuesta algo más clásica, apostando firmemente por la exploración y la resolución de puzles, en esta ocasión la falta de claridad a la hora de indicar los objetivos y la tosquedad de los controles le pasan factura. El tercero es la conclusión perfecta, en cuanto a concepto, ya que mezcla lo visto anteriormente para crear una entrega más peculiar, creativa y experimental, si cabe.

Pokémon: Baobabs Mausoleum
Pokémon: Baobabs Mausoleum Edition.

En su conjunto es un juego que se atreve a romper con lo establecido y ahí es donde mejor funciona, con lo experimental y diferente. Aunque a veces se ve lastrado por su acabado y controles algo toscos, que dificultan la experiencia un poco. Esto se puede aplicar a todos los capítulos de este juego, ya que todos lucen y se tropiezan casi en lo mismo, las partes donde más se notan sus tropiezos son los momentos de 3D, que desentonan demasiado y en ocasiones son hasta desesperantes. Lo que si es seguro es que, Baobabs Mausoleum no para de sorprender y eso es muy bueno.

A grandes rasgos, es un juego con una propuesta artística pixel art, salvo algunas excepciones, muy interesante, ya que utiliza los colores de una forma muy propia. De aquí no puedo sacar muchas pegas porque he acabado encantado con lo visual de esta obra, en un principio me parecía bastante feote, pero cuando llevas un rato y entiendes la intención que hay detrás acabas encandilado con lo que ves, tanto por su combinación cromática, como por sus píxeles bien gordos y, por supuesto, de lo inquietante que consigue ser todo mezclado. Además, cuenta con un filtro de VHS que se puede activar y desactivar siempre que queramos.

La intro de Baobabs Mausoleum
Este título una de las mejores intros que he visto en un juego indie, es toda una puesta en escena.

Si bien en el apartado gráfico no pongo pegas, en su apartado técnico que si hay un par de cosas que me han sacado un poco de la inmersión. En cierto momento la imagen se me congeló y tuve que reiniciar el juego; por suerte acababa de empezar un acto, así que no perdí mucho progreso. Aunque lo más curioso y extraño fue un bug que tuve al inicio del tercer capítulo que me impidió jugar sus dos primeros actos y ver la cinemática inicial. Bastante peculiar esto último, ya que me di cuenta después de haber terminado el juego y tuve que jugarlos sabiendo como acababa todo.

El apartado sonoro es bastante efectivo y bueno, en su banda sonora predomina el jazz, pero también se atreve con otros géneros para aportar más variedad. Es cierto que hay algunos momentos en los que se repite más de la cuenta algunas de sus melodías, pero en general me parecen un acierto brutal. Hay una canción que nos acompaña en una sección del tercer capítulo que es tan representativa de lo que es este título que es imposible que no te guste. También, cabe destacar los efectos de sonido que mete en algunas de sus canciones, ya que consiguen un toque muy tétrico, lo que refuerza más aún la ambientación creepy de esta obra de Jacob Jazz.

La ambientación de Baobabs Mausoleum
Esta escena resume muy bien lo creepy de este juego, algo que se mantiene hasta sus momentos finales.

Baobabs Mausoleum Grindhouse Edition reúne las tres entregas de las desventuras de Watracio Walpurgis, en las que mezcla géneros, conceptos y mecánicas para crear una obra única y original. La historia de este juego es bastante simple, pero donde reside lo interesante es en la forma que tiene de contárnosla, el humor que mete en cada una de sus interacciones, sus personajes pintorescos y en su capacidad de jugar con nosotros. Esto lo hace a través de su argumento y narrativa, pero también lo hace con su jugabilidad, siendo un experimento constante en el que es muy difícil decir si es un tipo de juego u otro, ahí es donde reside su gran atractivo. A pesar de eso, hay cosas que hacen que el juego sea algo torpe y poco pulido, lo que genera un resultado algo irregular, pero aun así sigue sorprendiendo y divirtiendo a partes iguales. Tampoco se libra de algunos problemas en su apartado técnico que te sacan un poco del juego. Donde no se pueden poner muchas quejas es en su apartado artístico y sonoro, todo en su conjunto ayuda a crear un ambiente aún más creepy de lo que ya es este título.

Sin duda, es una obra valiente y original, que rompe con todo y sabe experimentar consigo misma. Además, también sirve para que estemos pendientes de todo lo que pueda hacer su creador, Jacob Jazz, y ver si consigue sorprendernos como Baobabs Mausoleum.

Por cierto, ¿quién es el habitante número 64?

Baobabs Mausoleum Grindhouse Edition

Puntuación Final - 7

7

Interesante

Un juego muy experimental y particular que mezcla varias mecánicas y conceptos para crear una obra original y divertida, pero a la que le falta estar más pulida.

User Rating: Be the first one !

Fran Pérez

Soy ilustrador y un intento de diseñador. Me gustan los videojuegos, ¿a que no lo esperabais? Jak and Daxter me inculco el amor por este medio y NieR: Automata me destruyó, pero en el buen sentido.
Apoya el contenido de NaviGames con tus compras en Amazon
Botón volver arriba
X