AnálisisPC

Aeterna Noctis – Análisis PC

El metroidvania español que pondrá a prueba tu habilidad y paciencia

Aeterna Noctis ha sido uno de los juegos que más he esperado en este 2021. Conocía de su desarrollo, pero no fue hasta probar su demo en un festival de demos de Steam cuando captó mi atención por completo. Esta demo prometía un título muy bonito estéticamente, con una dificultad importante y una ambientación que me parecía ideal. Ahora, tras haberlo podido jugar durante bastantes horas, os puedo contar cómo ha sido mi experiencia con un título que te hará sudar.

Aeternum Game Studio ha decidido debutar en el mundo de los videojuegos con un juego que, cuando lo pruebas, no parece que haya sido desarrollado por un estudio «novato». Su duración, su estética y lo pulidos que están la mayoría de aspectos del videojuego sorprenden para un estudio pequeño. En diferentes entrevistas han puntualizado que primero crearon la historia y después iniciaron el desarrollo del juego, por lo que empezaron sin tener un género específico.

El género metroidvania sin duda ha sido la elección perfecta, ya que es un tipo de juego que no requiere de muchos recursos para hacer auténticas maravillas; ejemplos como Hollow Knight que lo avalan. Es precisamente en la aventura del caballero hueco en donde veo más paralelismos con Aeterna Noctis. Veo parecidos en lo exigente del combate, también en lo exigente de sus tramos plataformeros y en la manera de contar la historia y situar a los NPCs.

La trama pivota sobre la lucha entre el rey de la oscuridad y la reina de la luz, que durante ciclos interminables se han enfrentado debido a una maldición por parte del creador. El mundo se encuentra consumido en un constante enfrentamiento entre los partidarios de la luz y los defensores de la oscuridad. Nosotros tomamos el papel del defensor de la oscuridad y tenemos que iniciar desde cero nuestro camino al altar de los reyes.

Los paisajes de Aeterna Noctis son muy variados y presentan un apartado artístico muy cuidado.

Llegar a ese altar de los reyes no es el principal problema al que tenemos que hacer frente: en Aeterna Noctis tendremos que encontrar los siete fragmentos que hay repartidos por sus rincones. Además de esta dificultad, nos encontramos con que somos alguien que ha perdido todo su poder y debemos luchar contra todo tipo de adversidades para poder recuperarlo.

Los NPCs que hay repartidos por el escenario nos ayudarán a conocer más detalles de la historia, así como algunos nos serán hostiles o afines, por motivos que se escapan a nuestro control, por lo que hicimos en ciclos anteriores.

Con esto de los ciclos no me refiero a que se trate de un roguelike o un juego que juegue con loops temporales. Somos el defensor de la oscuridad en un ciclo determinado y tendremos que asumir las consecuencias de lo que ha ocurrido en anteriores ciclos.

Estamos ante otro ejemplo de narrativa fragmentada; partimos de una idea principal que se nos explica antes de comenzar la aventura, pero es nuestra responsabilidad empaparnos de los secretos que esconden las tierras de Aeterna y será la exploración la que nos abra esas puertas. La obra de Miyazaki ha puesto de moda esta forma de narrar historias, pero sin duda estamos ante un ejemplo de manejar este tipo de narración de manera magistral.

No quiero olvidarme del doblaje; Nuria Fernández Quesada, a la que todos conoceréis como Nuria Mediavila, hace un trabajo fantástico como narradora en los distintos pasajes en los que conocemos algo más de la historia. La actriz que ha dado voz a personajes míticos como Galadriel o que ha sido la voz recurrente de Uma Thurman es nuestra única voz aliada en este mundo, ya que los personajes hablan en un idioma que nos es completamente extraño.

Las amplias tierras de Aeterna están compuestas por 16 zonas, y cada una de estas zonas está repleta de amenazas que no darán ni un solo respiro al jugador. Además de esto, cada una cuenta con una personalidad propia, y el trabajo, realizado a mano por el estudio, deja postales preciosas en los diferentes terrenos que visitamos.

El desplazamiento por los mapas es muy rápido y la mayoría de escenarios cuenta con una cierta verticalidad e incluso con diferentes edificios y mazmorras que suponen una entrada a otra zona amplia. Las zonas exteriores me atrevería a decir que son más agradables con el jugador y no suponen un desafío muy complicado, al menos en comparación con los interiores. El desplazamiento en cuevas, mazmorras y torres es más complejo y suelen ser las zonas que aguardan los enfrentamientos contra jefes.

A medida que vayamos obteniendo nuevas habilidades podremos desplazarnos de mejor manera por el mapa, y esto nos permitirá acceder a zonas que nos resultaban inaccesibles anteriormente. El hecho de mejorar el desplazamiento debido a las habilidades no significa que sea más fácil explorar cuando avanzamos, puesto que cada zona está ideada para adaptarse a las habilidades que tengamos en el momento y nos pondrá en aprietos en cuanto nos despistemos.

Las puertas reales darán paso a este lugar en el conseguiremos diferentes habilidades para mejorar nuestro desplazamiento.

Quiero dejar claro que las plataformas no son injustas, sino que en algunos casos el margen de error que tenemos es mínimo y tendremos que dominar la zona para no acabar muriendo innumerables veces. Este ensayo y error es el que nos hará estar alerta y adivinar los peligros que tenemos ante nosotros. Tendrás que armarte de paciencia en muchas partes del juego para poder superarlas, ya que exige mucha concentración por parte del jugador.

El combate es otra de las señas de identidad de Aeterna Noctis. No es complicado solamente hacer frente al desplazamiento por el escenario, los combates también requieren de la máxima implicación por parte del jugador. Luchar contra enemigos es lo que nos dará experiencia para subir de nivel y gastar esos puntos en un árbol de habilidades que nos ofrecerá mejoras en diferentes apartados como el daño con nuestra arma o el tiempo de recarga de nuestra esquiva.

Es un sistema de combate que se siente muy rápido y dinámico; los enemigos además tienen sus propias características dependiendo de la zona en la que nos encontremos. Muchos de ellos, además de suponer una amenaza por su propia naturaleza, supondrán un peligro por la colocación que tienen en el escenario. Muchas veces los enemigos pueden tirarnos de la plataforma en la que estamos y echar por tierra gran parte del recorrido avanzado.

Los puntos de reaparición juegan un papel muy importante a la hora de avanzar por los mapeados.

Para minimizar esta circunstancia, contamos con una especie de farolas, que hacen las veces de punto de control para que podamos avanzar de mejor manera. Las zonas de descanso son relativamente escasas y sería muy frustrante tener que empezar desde la zona de descanso cada vez que morimos. Estas zonas de descanso nos permiten también realizar un viaje rápido a cualquier otra zona que hayamos visitado previamente, lo que facilita enormemente el backtracking.

La implementación de estos puntos de control me parece correcta, puesto que se trata de un título en el que se muere mucho por la precisión que exigen las plataformas. Esta pequeña ayuda hace que sea menos frustrante morir.

En relación al combate, tenemos posibilidades de personalizar a nuestro personaje, ya sea con otras armas, con el uso de nuevas habilidades o con la introducción de una serie de gemas que se incrustan en nuestra armadura y actúan como potenciadores de diferentes apartados.

El árbol de habilidades será fundamental para maximizar nuestras prestaciones en combate.

El camino por Aeterna Noctis no va a ser fácil; es una experiencia realmente compleja y que puede llegar a frustrarte en algún momento. A pesar de esto, no es una experiencia injusta, sientes que evolucionas en cada intento y que eres mejor jugador cuando superas cualquier dificultas. Esta sensación de superación lo hace adictivo y provoca emociones que no muchos títulos son capaces de ofrecer.

Nos encontramos ante una aventura que más allá de la misión principal; ofrece muchas misiones secundarias con recompensas suculentas y que incentivan la exploración por parte del jugador. Algunas misiones secundarias las completaremos debido a que entrelazan con la misión principal.

Quizás el único punto negativo que le pongo es a la penalización por morir. Cuando mueres, una sombra tuya se queda en el lugar que has muerto o en el enemigo que te ha matado, algo similar a lo que hacía Hollow Knight. Eso sí, únicamente tienes que llegar hasta ella, no pelear contra una versión oscura de ti mismo.

Mi queja en este sentido es que, si no llegas a esa sombra, tu subida de nivel se detiene hasta que la recuperas. Hasta aquí todo bien. Lo negativo es cuando por un fallo a la hora de desplazarte por las plataformas mueres por caída en un sitio muy retrasado con respecto a donde reapareces. Esta situación provoca que te encuentres en la disyuntiva de seguir avanzando o arriesgarte a volver atrás sin saber si podrás volver al lugar al que habías llegado.

Para mí habría sido mejor establecer una penalización si mueres dos veces antes de recuperar tu sombra y recuperarla automáticamente con una penalización en tu experiencia aplicada. Más allá de esta circunstancia, el resto me parece que está muy bien equilibrado.

Las batallas contra jefes son eso, batallas. Se trata de combates con una personalidad propia y cada uno introduce mecánicas que te pondrán las cosas al límite. Además no cuentan con una barra de vida que te diga lo que les queda, por lo que los combates se suelen alargar. Los enemigos destacan por tener patrones de ataque constantes, ser muy grandes y tener pequeñas ventanas en los que los puedas dañar. Esta circunstancia pone a prueba la paciencia del jugador y la relación riesgo-recompensa que pretendas asumir.

Las batallas contra jefes pondrán nuestras habilidades al límite.

Aeterna Noctis es la prueba fehaciente del estado de forma en el que se encuentra el desarrollo de videojuegos en España. La idea de unos amigos que se atrevieron a contar una historia a través de un videojuego ha salido mejor de lo que ellos llegarían a soñar. Se trata de una experiencia muy compleja, pero que de verdad merece la pena. Su arte, su banda sonora, el cuidado que tiene por cada uno de los detalles que lo componen, es sorprendente y la sensación después de superar cada desafío es de las que deja huella.

Recomiendo Aeterna Noctis a todos aquellos que se sientan atraídos por su estética o aquellos que busquen un desafío que les exija dar el 100% en cada momento. A mí me quedan más horas explorando cada uno de los rincones de Aeterna para desentrañar cada uno de sus secretos. La eterna lucha entre luz y oscuridad depende de nosotros para obtener su propio desenlace.

Aeterna Noctis

Puntuación final - 9

9

Imprescindible

Aeterna Noctis es una auténtica obra de arte que destaca por su apartado artístico y por su dificultad. Definir la batalla entre luz y oscuridad supone un desafío épico.

User Rating: Be the first one !

Luis Miguel Cardenas

Escribiendo o jugando. Seguramente esté perdido en algún lugar de Anor Londo.
Apoya el contenido de NaviGames con tus compras en Amazon
Botón volver arriba
X