AnálisisPS4PS5

A Gummy’s Life – Análisis PS4

Unas gominolas muy duras

Soy un tremendo admirador de los party games que enfrentan amigos entre sí. No a lo Mario Party, sino cosas más físicas. Genital Jousting, Towerfall Ascension y, por supuesto, Gang Beasts y derivados. Qué puedo decir, me hacen mucha gracia los juegos que incorporan físicas graciosas y crean una jugabilidad competitiva alrededor. Podría tirarme horas jugando con mis amigos a estos juegos, normalmente soy el último en cansarse. Por eso alternativas como A Gummy’s Life, a pesar de su sencillez, las disfruto enormemente a poco que me ofrezcan un diseño divertido. Y es algo que, por suerte, el juego que nos ocupa cumple con creces.

El concepto de A Gummy’s Life es tan simple como efectivo: combates y partidas, individuales o por equipos, de diferentes tipos de gominolas. Melones, tiburones, nubes… todo fan de las chuches tiene aquí a su campeón particular esperándole. Por supuesto, son personalizables en cuanto a cosméticos que obtenemos jugando, además de poder elegirlos en diferentes colores.

La cámara de A Gummy's Life
En ocasiones me gustaría que hubiera menos luchadores, pero que la cámara se acercara más

A Gummy’s Life funciona como esperarías que lo hiciera un juego de este género: personajes con físicas extrañas de muñeco de trapo, peleas confusas y contundentes, caos en cada rincón, caídas divertidas… tiene todo lo que hace exitosa a esta fórmula en sofás de todo el mundo. Ha querido añadir algunos elementos de cosecha propia que no terminan de funcionar demasiado bien en el conjunto. Por ejemplo, cada gominola tiene unas stats propias de parámetros como vida o ataque. Dado el caos inherente a estas contiendas, creo que no he visto que eso importase en ningún momento, máxime cuando la mayor parte de partidas se deciden por caídas al vacío o por salir despedido al infinito.

También añade un sistema de vida que me ha parecido muy curioso: a medida que golpeamos a las gominolas, se les sale el relleno a modo de sangre. Eso hace que, a medida que reciben golpes, parezcan cada vez más pálidas, funcionando a modo de barra de vida de una forma muy visual y «»»coherente»»». También tiene una pega importante a nivel visual, y es que en reyertas multitudinarias en las que todos reciben golpes es muy fácil que se confundan unas con otras. Su color característico se pierde muy rápido, lo que sumado a una cámara más alejada de lo habitual (algo que sí me ha molestado más a nivel jugable) hace que perdamos a nuestro personaje más a menudo de lo habitual en estos juegos.

En A Gummy’s Life tendremos opción de levantar a la gente, dar cabezazos, puñetazos, saltar… pero, como podréis imaginar, no es un juego que vaya a pasar a la historia por un sistema de combate pulido; una vez más, cuando hay una pelea entre varias gominolas de poco te sirve saber sus movimientos y las stats que mencionaba antes. Sin embargo, sí que hay dos cosas que A Gummy’s Life hace muy bien, y que le hacen destacar dentro del género, más allá de sus dulces protagonistas: su modos de juego y variedad de niveles.

Es cierto que visita muchos lugares comunes, como un panal de abejas que recuerda mucho a algún nivel de Fall Guys, o el típico nivel que tiene lugar sobre vehículos en marcha, pero añade algunos fabulosos y originales. Hay uno ambientado en Japón en el que de vez en cuando aparecen ninjas que solo hacen acto de presencia para molestar dando un par de golpes y desaparecer, creando mucha confusión; hay otro con coches de choque muy divertido, y otros dos que homenajean a videojuegos clásicos de una forma soberbia, además de crear dinámicas únicas. Hay una gran variedad de niveles, y es un gustazo jugar una selección de ellos seguidos, ya que se sienten muy diferentes entre sí.

La variedad que introducen los escenarios se ve potenciada por sus modos de juego. Sin ser los más originales, sí que son tremendamente efectivos. Más allá del todos contra todos o por equipos, tenemos algunos como fútbol, patata caliente o rey de la colina. En combinación con las dinámicas que se crean en cada nivel, y la posibilidad de poder configurar el número de bots y su nivel, nos da un producto capaz de amenizar muchas tardes de sofá con amigos, ya sea en local o en online.

Los escenarios de A Gummy's Life
Los escenarios de A Gummy’s Life son uno de sus mayores aciertos

Por supuesto, este tipo de experiencias siempre se disfrutan más en un mismo sofá con amigos y en sesiones cortas, debido sobre todo a la sencillez de su concepto.

He de destacar que he tenido varios pantallazos negros, algo que no tengo duda de que el equipo de EP Games solucionará dado su historial de actualizaciones, y su intención de seguir nutriendo al título de contenido post-lanzamiento.

Puede que A Gummy’s Life no sea el mejor juego de su género, pero sí que es un más que digno exponente del mismo. Los aspectos que intentan diferenciarle del resto son fallidos por diferentes motivos, pero su efectiva jugabilidad y su variedad de modos de juego y escenarios lo convierten en un party game realmente divertido. Y, al final, de eso es de lo que se trata. Podéis encontrarlo a 19,99 € en consolas y PC.

A Gummy's Life

Puntuación Final - 7

7

Interesante

Su efectiva jugabilidad, su variedad de modos de juego y escenarios convierten A Gummy's Life en un party game realmente divertido.

User Rating: Be the first one !

Alejandro Morillas Tellez

Fisioterapeuta/osteópata de día, hipnoterapeuta cuando es necesario y apasionado jugador de videojuegos por la noche. Los primeros juegos que relaciono como favoritos son Catherine, Vanquish, Overwatch y Kingdom Hearts. Pero siempre estoy disponible para un Tekken, un Vermintide o una maratón de Metal Gear.
Apoya el contenido de NaviGames con tus compras en Amazon
Botón volver arriba
X