AnálisisSwitch

Haven – Análisis Switch

Narrativa romántica orgánica

Las relaciones son algo muy difícil de plasmar. No solo en el videojuego, si no también en el cine, la literatura o cualquier medio que pretenda transmitir una historia. Al fin y al cabo cada relación es diferente, y todas ellas tienen un comienzo, un desarrollo y un desenlace diferente. Cuando hablamos del videojuego incluso lo considero más complicado. No solo porque el medio aún sea joven, si no porque en un juego tú controlas mínimo a uno de los protagonistas. Así que quien desarrolla el juego te tiene que meter en su piel, tiene que hacer que avatar y jugador sean uno, o al menos lo más cercano posible.

Esto es lo que ha intentado Haven. Crear una historia de amor orgánica, donde se siente que ambas personas son reales y su relación también lo es. Se nota muchísimo el esfuerzo y cariño enfocado a esto. Pero un videojuego no se basa en solo conseguir hacer un concepto bien, así que veamos como ha resultado la obra de The Game Bakers.

La historia de Haven comienza ya en marcha. Yu y Kay están en un planeta muy alejado de la civilización, donde se han fugado para poder estar juntos. En su lugar de origen, las personas son juntadas mediante un programa, y no pueden emparejarse con otra, lo cual provoca que algunas personas estén disconformes. Es por este motivo que nuestros protagonistas huyeron, buscando poder estar juntos en libertad.

Es una premisa bastante masticada ya. Aunque si por algo es tan usada es porque funciona, ya que esto permite a los personajes estar solos y aislados del resto del mundo, para poder centrar la narrativa en ellos mismos.

Por otro lado tenemos el planeta, Origen, que también encierra un misterio. Misteriosas y familiares estructuras se alzan por todo el planeta, mientras violentos terremotos amenazan con nuestra existencia y destruyen nuestra nave, haciendo que tengamos que repararla buscando todas sus piezas.

Diálogo en Haven
Las discusiones también están ahí. Al fin y al cabo no existe la relación perfecta

En definitiva, tenemos un par de arcos argumentales, aunque todos giran en torno a nuestros dos protagonistas, su relación y la forma de poder escapar de su vida anterior. Hay pequeñas críticas hacia el cuidado de la vida natural y la explotación de recursos naturales, pero se queda en la superficie. No es algo necesariamente malo, ya que desde el principio Haven deja claro en quien quiere enfocar el argumento.

Y aquí entra el punto más fuerte sin duda de Haven: Sus diálogos. Cada conversación es un momento de escuchar y disfrutar. El gran trabajo para doblar toda y cada una de las líneas del juego, junto con unos actores de voz de lo más excelentes, hacen que cada frase y cada palabra tengan una profundidad mil veces mayor.

Pero no todo es la voz. Las propias conversaciones entre Kay y Yu se sienten muy vivas. Desde sus charlas después de cenar, a los comentarios que realizan mientras exploran o la curiosidad que tienen el uno por los conocmientos del otro. Cada uno de ellos tiene unos hobbies, una personalidad y unos conocimientos muy bien definidos, y cuando se comparan y comparten es cuando se siente como una relación real entre dos personas.

Por esto, los mejores momentos terminan siendo donde acampamos bajo la luz de la luna a cenar algo, mientras hablan de las estrellas fugaces. Cuando encontramos un antiguo juego de mesa en un edificio abandonado y vemos la competitividad de Yu. O cuando descubrimos una nueva planta y Kay se lanza a explicar sus propiedades con una gran emoción. Todo esto dota de una vida a Haven de una forma que no podría hacer ninguna otra característica.

Pantalla de carga Haven
Las pantallas de carga nos mostrarán diferentes momentos e incluso nos enseñaran pequeñas historias

Incluso los detalles que muestra el juego son algo que solo suma a esta sensación. Que Kay y Yu vayan de la mano cuando van en línea recta, que se den un beso tras un tiempo sin moverse (que puede curar a uno de los personajes) o incluso el detalle de que se tumben en la hierba a descansar y disfrutar del paisaje son cosas que uno solo puede sonreír al observar.

Las dos principales mecánicas jugables de Haven son las esperables en un RPG de este estilo: Explorar el mundo y combatir contra los enemigos. Empecemos hablando de la exploración. La «onda» es un tipo de energía que nos permitirá recorrer a gran velocidad el mundo mientras limpiamos los islotes (pequeños fragmentos en los que esta dividido el mundo de Origen) de óxido (un extraño material rojo que vuelve a las criaturas agresivas). Explorando encontraremos comida, piezas de la nave y diferentes objetos que nos darán experiencia y algún diálogo nuevo.

La comida (que puede ser nutritiva o medicinal) deja de ser un problema al poco de jugar, y terminas con tanta que podrías alimentar a medio planeta. Las plantas medicinales son las que más escasean, pero en cuanto lleguemos a cierto punto del mapa donde aparecen con bastante frecuencia, tendremos siempre botiquines a mano en nuestro inventario.

Las piezas de la nave en cambio son, obviamente, escasas. Aún así, algunas están repetidas, mientras que otras se encuentran en lugares tan remotos del mapa que he tenido que acudir a una guía para completarlo. Esto provoca que se sienta una progresión algo truncada y que deja un sabor agridulce. Por último, los objetos coleccionables dan pie a esas conversaciones tan marallosas que comenté antes y nos dejan conocer más sobre Yu y Kay.

Paisaje de Haven
Los paisajes son preciosos, sobre todo teniendo en cuenta la variedad de climas que encontramos

En general, los recursos terminan sobrando, y la exploración del mapa se limitará a buscar esa pieza que nos falta de la nave o llegar al «final» del mapa y de la propia historia. Aún así, es todo un gusto recorrer los diferentes mapas, hacer cabriolas en el aire y simplemente moverse en Haven.

El problema que he tenido con Haven (bueno, uno de los dos) ha sido su combate. Cargaremos ataques con cada personaje en un sistema casi por turnos. Podremos hacer dos tipos de ataque, «pacificar» a los enemigos (que sirve para retirarlos del combate cuando su vida baja a cero) o defendernos, aparte de poder usar algunos consumibles.

La base del combate que acabo de explicar es buena, y durante los primeros compases del juego resulta ser algo bastante ágil. El problema viene cuando avanzamos. Algunos enemigos solo pueden ser golpeados por un tipo de ataque. Otros solo reciben daño tras atacar, siendo obligatorio recibir daño (aunque podamos defendernos, esto solo previene un porcentaje). Otros se vuelven a poner de pie tan rápidamente al ser tumbados que más vale que tengas cargado el comando para tranquilizarlo según toque el suelo.

Al final el combate se siente que solo puede ser resuelto de una única forma. Si a eso lo juntamos a unos combates que se pueden hacer ridículamente largos y que el juego ni siquiera nos deja apuntar a quién golpeamos, terminamos con un combate que resulta muy insulso. Los combates contra jefes no mejoran esto, si no más bien hacen resaltar más estas carencias.

Combate de Haven
El combate puede llegar a ser simplemente estresante. Se siente demasiado lineal y poco práctico

Subir de nivel no ayuda mucho. La vida máxima se agradece, pero los ataques conjuntos que desbloqueamos no merecen la pena. Muchos enemigos pueden cancelar la carga de uno de los dos personajes, haciéndolo inútil, y requerir de un tiempo de recarga adicional para usar todo su poder solo hace que sea más eficaz golpear continuamente de forma individual al enemigo.

Como antes he mencionado, ha habido otro gran problema que he sufrido con Haven aparte de su combate: Su rendimiento técnico. No es que los fps sean inestables o tenga caídas, sino que el juego tiene una tendencia a crashearse enorme. Cuando analizo un juego suelo darle un par de oportunidades, ya que no me gusta criticar una parte del juego que podría arreglarse en un futuro, pero este caso ha sido radical. He sufrido más de veinte crasheos en mi experiencia, algunos de ellos haciéndome perder media hora de juego o incluso más.

Y por desgracia, no solo ha sido el único problema con el que me he encontrado. Aunque menos comunes, también he sufrido diferentes errores que han complicado mi experiencia de juego. Desde la pantalla en mitad de un combate volviéndose gris e impidiendo ver nada, a bloqueos después de perder un combate que provocan un softlock y me obligan a reiniciar el juego o la consola.

Lo que quiero decir es que estos problemas es que pueden afectar a cualquier persona que quiera disfrutar el título. Aún así, no es un error que afecte a todos los usuarios y The Game Bakers ha reportado que están trabajando para conseguir arreglar estos errores. Así que es muy posible que dentro de un tiempo esta queja quede desactualizada. Pero, hoy en día el juego puede llegar a dificultar mucho la experiencia al jugador.

Haven me ha gustado mucho como juego. Cómo maneja la relación entre Yu y Kay es maravilloso, y su apartado visual es una delicia. Solo ver la introducción merece la pena, y menos mal porque si juegas a este título en Nintendo Switch, vas a verla muchas veces.

He llegado al punto de disfrutar mucho del título, pero siendo sinceros si no llega a ser por este análisis, nunca lo hubiera completado.

Y es una pena, porque su final es tan bonito que todo el mundo que juega Haven debería verlo. Tanto el final bueno como el malo. Por eso, pese a ser un título de una calidad muy notable, me es imposible recomendarlo. Al menos en su versión para Nintendo Switch. Si te interesa, mejor mira su rendimiento en las otras plataformas, como por ejemplo en PC.

Haven

Puntuación Final - 6.5

6.5

Interesante

Con una historia preciosa, un apartado artístico increíble y una relación amorosa que se siente de lo más real, es una pena que el juego sea apenas disfrutable por su gran cantidad de crasheos.

User Rating: Be the first one !

Regas

Educador infantil, redactor de videojuegos, estudiante de pedagogía, speedrunner amateur y Dungeon Master vocacional. Luego me pregunto por qué apenas duermo.
Apoya el contenido de NaviGames con tus compras en Amazon
Botón volver arriba
X