AnálisisSwitch

Super Mario 3D World + Bowser’s Fury – Análisis Switch

Un ejemplo de perfeccionamiento en una obra y el deseo de superarse en otra

Parece que ya concluye la lista de lanzamientos y sorpresas que Nintendo dispuso por el 35º aniversario de su querido fontanero. En los últimos meses hemos tenido Super Mario Bros. 35, Super Mario 3D All-Stars, Mario Kart Live: Home Circuit (entre otros) y ahora, finalmente, Super Mario 3D World + Bowser’s Fury. Mario termina su cumpleaños con una propuesta de remaster que evoca una mirada al pasado y su evolución, por un lado, y una propuesta inédita con mucho potencial que pone la mirada en un posible futuro, por otro ¿Habrá encontrado Nintendo algo nuevo en este título? Descubrámoslo juntos en este análisis.

Super Mario 3D World fue un título muy sonado entre quienes lo jugaron originalmente en WiiU, y considerado por muchos el epítome del diseño de niveles tradicional y moderno. Esos escenarios repletos de fantasía suponían ahora no solo una pista de obstáculos que superar hasta llegar al ansiado banderín, sino también un espacio repleto de misterios esperando a ser descubiertos. Nintendo se coronó con este título de plataformas, que consigue seguir mostrando novedades y sorpresas nivel tras nivel, haciendo gala de una imaginación y una creatividad aparentemente sin límites, y un diseño de niveles calculado al milímetro.

Los escenarios de Super Mario 3D World
Escenarios coloridos, llenos de elementos con los que ahora podremos disfrutar online con hasta tres amigos más.

Esta nueva versión no incluye prácticamente ninguna diferencia respecto a la entrega original. Al modo cooperativo local de WiiU se le ha añadido ahora un modo online, permitiéndonos sumar un toque extra de diversión (y locura) a nuestras partidas, intentando coordinarnos con nuestros amigos o simplemente intentando saber dónde está cada uno. Algunos niveles están mejor adaptados que otros para esta modalidad cooperativa, pero os aseguramos que es igualmente disfrutable en todos y cada uno de ellos. Otra diferencia ha sido la velocidad a la que corre el juego, algo más rápida que la entrega original, y que a pesar de ello mantiene una tasa de 60fps constantes tanto en el modo dock como en el portátil. El resto del juego es esencialmente el mismo, siendo sus añadidos más notables los power-ups que ya viéramos en su debut de 2013, como la campanilla que nos pone el traje de gato (que nos permite un mayor movimiento vertical y poder defendernos a base de zarpazos) o la cereza (que duplica a nuestro personaje hasta un total de 4 copias) que aportan más posibilidades de exploración a los escenarios y nuevas mecánicas para superar algunos niveles, respectivamente.

Los power ups de Super Mario 3D World
Los power-ups exclusivos de esta entrega se enfocan principalmente en explotar la verticalidad de los niveles.
La belleza de Super Mario 3D World
Esto es Super Mario 3D World. Color y fantasía se juntan para plasmar lo que la franquicia siempre ha sido y siempre será.

Como alguien que no pudo probar este título en la versión para WiiU, tengo que decir que Super Mario 3D World ha hecho que vuelva a ser ese niño que se pasaba horas y horas pegado a la pantalla con su abuelo, explorando cada nivel de un extremo a otro con el primer Super Mario World, deseando saber qué se había quedado atrás, ansioso por avanzar y a la vez esperando que la experiencia no terminase nunca. He jugado y rejugado todos los niveles de este título en busca de las estrellas y sellos coleccionables del juego que pudiesen haberse quedado atrás, no por coleccionista, sino porque era la excusa perfecta para volver a jugarlos con mi pareja en el sofá de nuestra casa y disfrutarlos de nuevo juntos, igual que hacía cuando era niño con mi abuelo. Lo que quiero decir con esto es que Super Mario 3D World es un juego bellísimo que no tiene edad (yo creo que nunca la tendrá) y que es fruto de todo el cariño que Nintendo ha puesto en estas entregas durante estos 35 años.

Y luego tendríamos al recién llegado, Bowser’s Fury, un título que se aleja bastante del modelo tradicional de la saga y se atreve a explorar nuevos horizontes. Para empezar, en esta ocasión no tendremos princesas ni hadas que rescatar, sino que será el mismo hijo de Bowser (Bowsy) el que venga a pedirnos que le ayudemos para que su padre vuelva a la normalidad. El eterno rival de Mario ha abandonado sus colores y diseño característicos y se ha tornado en una pesadilla gigante que ahora amenaza con destruirlo todo ¿Qué le ha pasado a Bowser? ¿Tiene algo que ver con esa extraña tinta que lo cubre todo? Y la pregunta más importante de todas ¿Cómo podrá nuestro héroe detenerle?

La dinámica de Bowser's Fury
Bowser abandona sus colores y faceta cartoon en esta entrega para volverse la versión más oscura y colosal del rival de Mario
El objetivo en Bowser's Fury
¿Quién iba a decirle a Bowser que algún día su hijo y su enemigo número 1 serían aliados en una gymkhana por reunir soles y detenerle?

Ambientado en el clima tropical del Archipiélago Zarpa, Bowser’s Fury se sucede a lo largo de una serie de islas en las que Mario, acompañado de Bowsy, deberá recolectar un buen número de Soles Felinos para que la luz vuelva a las islas y acabe con el mal que ha intoxicado a Bowser. Cada isla será en realidad un macro nivel compuesto por una serie de mini-niveles y desafíos, al final de los cuales habrá un soleado premio, y seremos libres de recorrerlos en la forma y orden que prefiramos. Esta libertad y ambientación beben claramente de dos precedentes de la saga, Sunshine y Odyssey, y combinadas colocan al jugador en un escenario perfecto para explorar y sumergirse en él ¿O no?

Veréis, la gracia de Bowser’s Fury es que, de tanto en tanto, Bowser irrumpirá en lo que estemos haciendo y desatará una lluvia de fuego sobre nosotros. De base, este es un elemento disruptor excelente, porque el plataformeo calmado y entretenido se convierte en una carrera a toda velocidad por conseguir un Sol Felino que repela al colosal villano, y porque desde que entendemos que este es un elemento que se va a ir repitiendo constantemente, siempre habrá cierta tensión en el ambiente mientras estemos jugando. Esto es algo que ningún Mario había tenido hasta la fecha, y como digo me parece una idea excelente. Además, mientras recorremos el escenario a menudo nos encontraremos con una serie de cajas que no podremos destruir de ninguna manera que no sea mediante una llamarada de Bowser, de modo que sus interrupciones a nuestra partida son a la vez oportunidades para desbloquear nuevos elementos ocultos.

Pero no penséis que nuestra única defensa contra Bowser son estos Soles Felinos. Estos son solo un elemento para debilitarle paulatinamente, y un requisito para armar nuestra verdadera defensa: ¡A METAMORFOSEARSE! Porque sí, efectivamente, tras reunir el número suficiente de soles desbloquearemos la Gigacampana que se encuentra en el centro de cada archipiélago, un nuevo power-up que nos maximizará como a los Pokémon de Escudo y Espada y nos permitirá tener enfrentamiento de tú a tú contra Bowser. Esta versión Super Saiyan Furro de Mario podrá cargar contra Bowser en una épica batalla de Kaijus como nunca habíamos visto en la saga, que admitimos que nos ha encantado por su originalidad, su fusión de ideas y por lo alocado y divertido que resulta la simple idea de un Mario Super Saiyan Furro.

Las referencias de Bowser's Fury
No sabemos si a los desarrolladores de Super Mario les gustó mucho Espada y Escudo, o si Guillermo del Toro se infiltró en las oficinas para hacer su magia, lo que sí sabemos es que estos enfrentamientos gigantes son una idea original y muy (muy) entretenida

Desgraciadamente no todo iba a ser perfecto en una entrega tan experimental como está. Y es que a pesar de lo colorido y variopinto que pueda parecer el escenario a primera vista, a menudo peca de ser repetitivo en las formas en las que conseguir los Soles Felinos (modos contrarreloj, reunir las 5 medallas de cada isla, vencer a enemigos reunidos en un mismo sitio, etc.), lo cual destaca todavía más viniendo de un juego como 3D World y toda su variedad. También, en contrapunto con su compañero, Bowser’s Fury no ha sabido explotar igual de bien el modo multijugador, reduciendo al personaje de Bowsy (manejable por un segundo jugador) a solo dos posibilidades: atacar a los enemigos y descubrir algunos secretos ocultos por el escenario. Podrían haberle hecho partícipe en algunas secuencias de plataformas, o que pudiese ayudar a Mario en sus saltos como hacían Capy o Aquac en Odyssey y Sunshine, respectivamente. Y además la cámara siempre está enfocando a Mario, por lo que en el caso de que otro jugador maneje a Bowsy, este se pasará buena parte del tiempo entrando y saliendo de plano.

Con todo, he disfrutado mucho con Bowser’s Fury. Su historia principal se puede completar en unas 4 horas si recogemos los soles justos y necesarios para hacer frente a Bowser, pero quienes quieran completarlo al 100% verán que esta duración se duplica fácilmente, y distantes todas ellas estarán en un mundo donde puedes interactuar con todo cuanto te rodea. Siempre habrá enemigos guardando un nuevo secreto , y todo esto en un escenario tan vasto que al principio te parece imposible de cubrir del todo. Eso es algo que me ha encantado de este título, y un planteamiento de diseño de niveles con muchísimo potencial de cara al futuro.

Escoger este análisis ha sido justo lo que necesitaba en este momento de mi vida. A menudo uno se topa con juegos que (ya sea por su mensaje, su estilo u otras características) no se dejan analizar «fácilmente», digamos. Eso con Mario no pasa. Estos dos títulos son puro y simple disfrute de comienzo a fin, con ideas sencillas ejecutadas meticulosamente para hacer de la experiencia justo lo que buscan: pura y simple diversión.

Cómo ya he dicho en el análisis, en este título he vuelto a sentirme como un niño que no sabe cómo compaginar el deseo de querer seguir jugando con el de que la experiencia no terminase nunca. Mario parece ser uno de los pocos juegos que consigue despertar esa dicotomía en mí, y buena parte de eso se debe al cariño y la imaginación que el equipo de Nintendo lleva poniéndole desde hace 35 años. Una obra maestra de principio a fin.

Super Mario 3D World + Bowser's Fury

Puntuación Final - 10

10

Obra Maestra

Super Mario 3D World + Bowser's Fury es una combinación excelente por la forma en que muestra lo lejos que ha llegado la saga, siempre aupándose sobre sus títulos del pasado, y con la vista puesta en un futuro con potencial y prometedor. Imprescindible

User Rating: Be the first one !
disponible en amazon

Jorge Serrano Cañero

Yo he visto cosas que tu ni creerías... He vencido a hordas de zombies en el Viva Piñata. He ganado la Copa Champiñón a lomos un chocobo. He completado la trilogía de The Witcher a base de Flipendos. Y he recorrido Shadow Moses con un traje de luces por una apuesta... Todo para que al final mi princesa estuviera en otro castillo ¯_(ツ)_/¯
Apoya el contenido de NaviGames con tus compras en Amazon
Botón volver arriba
X