AnálisisPS4

Steamroll: Rustless Edition – Análisis PS4

Un título de origen español para las mentes más ágiles

Nos sumergimos una vez más en el fenómeno steampunk para hacernos cargo de un vehículo de vapor adaptada para el trabajo en las minas. El Scarabeus será nuestro principal aliado para superar todos los retos y adversidades que se nos pongan por delante. Nos creíamos la mar de preparados, pero tanto al personaje protagonista como a nosotros mismos nos tocará dar una vuelta de tuerca a nuestra creatividad. Analizamos Steamroll: Rustless Edition, una versión optimizada para PS4 y Switch por Catness Game Studios (estudio procedente de Castellón) del mismo juego que publicó Anticto en 2016 para PC y Xbox.

Este título puede ser descrito como un juego de rompecabezas y de minigolf. ¿Por qué? Porque nuestra máquina, el ya citado Scarabeus, cuenta con un sistema que, en puntos concretos de los niveles, despliega un cañón con el que puede disparar steamballs, unas bolas llenas de recursos útiles para superar distintos obstáculos. De este modo, a través de las carambolas que nos proporcione el escenario y las herramientas que tengamos en nuestras steamballs, avanzaremos en los 18 niveles que Steamroll: Rustless Edition nos propone superar.

Las steamballs, nuestras grandes aliadas en este título, pueden ser de los siguientes tipos:

  • Normales. Harán la función de canica. Suelen ser las más veloces, por lo que son ideales para pulsar botones o accionar mecanismos en cada uno de los niveles.
  • Explosivas. Son las mejores para reventar obstáculos incómodos. Debemos usarlas con cuidado, porque nos autodestruiremos si explota muy cerca de nosotros.
  • De pared. Son ideales cuando el escenario no nos proporciona de forma natural un punto para rebotar nuestras steamballs. Una buena carambola a través de sus paredes nos puede solucionar la vida.
  • De rampa. Nuestro Scarabeus no puede subir escalones. Una steamball de rampa nos permitirá superar este tipo de desniveles.

Existe un tipo más que mantendremos en secreto, ya que aparecerá en los niveles finales y consideramos adecuado que cada persona lo descubra por su cuenta. Sin embargo, una advertencia importante nunca está de más: tendremos que vigilar nuestro número de steamballs. No son infinitas y las especiales suelen ser escasas, por lo que tendremos que economizar su uso si no queremos morir atrapados en la mina.

En el juego encarnaremos a un trabajador recién contratado para realizar diversas labores en la mina tras habarnos preparado durante mucho tiempo para conducir uno de los Scarabeus. Estas máquinas esféricas poseen buena movilidad en espacios pequeños y cuentan con funciones tácticas, ideales para las peligrosas prospecciones bajo tierra. Sin embargo, a pesar de nuestra falta de experiencia, nos jactaremos de ser un piloto modélico capaz de hacer cualquier cosa. Muy pronto nos daremos cuenta de nuestro error, y tendremos que hacer frente a los grandes peligros que alberga la mina a lo largo de sus 18 niveles.

El Scarabeus se mueve gracias a sus mecanismos de vapor
El vapor se encargará de dar movimiento a nuestro Scarabeus

Steamroll: Rustless Edition cuenta con una buena curva de aprendizaje. Poco a poco nos va desgranando las funciones de cada uno de los elementos y nos pone ante situaciones iniciales para dar uso a estas herramientas. Conforme avanzamos, seguiremos aprendiendo cómo funcionan diversos mecanismos de los escenarios y los utilizaremos para obtener ventaja. Finalmente, en los niveles cercanos al desenlace, nos encontraremos ante los mayores retos que este título nos ofrece.

Hemos disfrutado de cada una de las pantallas y, si algo nos empeora el sabor de boca, es que nos hubiera gustado disfrutar de unos cuantos niveles más. Siendo sinceros, se trata de un juego que en dos horas podemos terminar. Sin embargo, que nos deje con ganas de más es señal de que han hecho un muy buen trabajo. También se agradece que se haya construido una historia que ponga algo de contexto al avance de los niveles, aunque sea poco dinámica y se reduzca a unos cuantos diálogos.

Estamos en un universo en el que el vapor nos proporciona la mayor parte de nuestra tecnología, pero nuestro depósito no es infinito. El Scarabeus podrá recargarse en los diversos puntos de anclaje en los que también disparamos steamballs. Si nuestro vehículo se queda sin presión, se quedará anclado sin solución. Sin embargo, excepto en situaciones muy concretas, es bastante difícil que se nos acabe el gas; hay estaciones de sobra en casi todos los niveles. Hubiera estado bien que reforzasen más ese punto, porque, salvo excepciones, el único reto para la mente del jugador está en los rompecabezas con steamballs.

Eso sí, aunque lo del combustible podría haberse puesto más difícil, podemos decir que los puzles no tienen nada que ver. Son tremendamente ingeniosos, y en más de un nivel podemos tirarnos quince minutos divagando sobre la solución más óptima para seguir avanzando en la historia. El mayor reto suele ser el de eliminar todos los obstáculos necesarios economizando el uso de steamballs, ya que la única opción sería reiniciar el nivel si se nos agota nuestro único recurso de avance.

El Scarabeus utilizando un steamball de muro.
Las steamballs nos darán herramientas para superar obstáculos.

Esa será la frase que más nos veremos obligados a ver cuando jugamos Steamroll: Rustless Edition. Aparece cuando morimos, por lo que nunca nos agradará encontrarnos con este mensaje en la pantalla mientras la imagen se funde a negro. Pero por mucho que flameemos (este juego es bastante flameable), ese mensaje tiene razón. Puede haber momentos vehículo a vapor nos parezca lento y especialmente diseñado para impacientarnos en los desplazamientos. Y puede que sea así. Pero amigo, amiga, para superar esto hace falta algo más que prisa.

Nos va a tocar usar el coco, echar carbón al cerebro para que nuestras válvulas se activen hasta que echemos humo por las orejas. No es un juego fácil, pero tampoco difícil. No podemos hacer speedruns de primeras, nuestra cabeza debe ser la que encuentre la solución al puzle. Ya podremos ir lo más rápido posible en la segunda partida, cuando ya conozcamos todos los secretos de cada nivel. Este es un título para ser pacientes con nosotros mismos.

Estamos ante un port más que interesante. Como es lógico, no ofrece mucha novedad para quien ya lo haya jugado en PC o en Xbox, más allá de mejoras gráficas, pero estamos seguros de que aún queda mucha gente por probar este título made in Spain. Es un buen título en líneas generales y tiene muchos puntos fuertes, como su notable ambientación, la creatividad de sus niveles y el cómo nos pone a prueba. Se nos puede hacer corto por su escasa duración, pero no deja de ser muestra de que Steamroll: Rustless Edition es un juego disfrutable.

Steamroll: Rustless Edition

Puntuación Final - 7

7

Interesante

Un título español que nos exige creatividad en una atractiva ambientación steampunk. Firme en su propuesta, es recomendable para los amantes de los puzles, aunque pierde fuelle en su duración e historia.

User Rating: Be the first one !

Daniel García

Mis primeras aventuras con los videojuegos se remontan a los pixelados y poligonares tiempos de la Game Boy Color y la PlayStation. Mis últimas aventuras, sin embargo, son en alta definición y conectado a Internet. Los tiempos cambian, pero se mantiene la esencia.
Apoya el contenido de NaviGames con tus compras en Amazon
Botón volver arriba
X