AnálisisPC

Sunlight – Análisis PC

De voces y flores

Comenzaré explicando que me pasa una cosa con Sunlight, y es que no sé qué punto de partida tomar para explicar lo que aporta y lo que garantiza al usuario. Sunlight coexiste con miles y miles de experiencias en una industria que deja un recoveco muy muy pequeño a los títulos intimistas y contemplativos como la última obra de Krillbite Studio.

A menudo estamos habituados a adentrarnos en proyectos millonarios con intereses comerciales y propuestas puramente lúdicas, es lo usual y lo que predomina en un habitad que, normalmente, pretende la diversión banal y carente de reflexión… o eso piensan algunos, ¿No?

He decidido partir sobre la base de que Sunlight es un «juego» tan necesario como “injugable” por motivos conceptuales, pues Sunlight no se juega, se siente, se reflexiona y se acaba proyectando en una consideración sobre la comunicación más íntima y espiritual que te puede brindar una experiencia interactiva.

Sunlight empieza proponiendo una idea al jugador, la de relajarnos y situarnos en un ambiente cómodo para vivir una experiencia corta, intensa y puramente contemplativa.

Normalmente los videojuegos suelen tener un proposito por el cual hacer indispensable la presencia del jugador en todo momento, ese mismo proposito suele atender a la necesidad que tienen esas propuestas de ofrecer algo dinámico, entretenido y puramente activo.

En Sunligh nos veremos frente a una obra de unos cortos y deliberados 40 minutos que hacen juego con un precio recomendado de 3,59€- un tiempo tremendamente correcto para lo que ofrece en cada linea que aparece por la pantalla. Muchos directamente tacharán este juego por esta misma razón, un motivo correcto pues no será la clase de título que buscan, pero me gustaría insistir en que si buscaís un título con un giro de tuerca y una profundidad mas reflexiva -e incluso poética-, que no sea su duración lo que os eche atrás.

El comienzo de Sunlight
El principio es completamente placentero y envolvente.

Como iba diciendo, Sunlight es algo similar a escuchar la decaración de un ensayo poético de diversas formas, colores y sonidos. El usuario tomará un papel completamente pasivo, pues así funciona la propuesta de Krillbite Studio, y no será eso lo que juzguemos, pues está tremendamente conseguida y justificada.

Sunlight son muchísimas voces en off que van variando según nos movamos y que nos van narrando una misma relfexión acerca de la fugacidad de la vida; una personalidad muy romantica que se ve aderezada por un aparado sonoro cuidado al milimetro y que envuelve a la perfección -sobretodo al principio de la obra- y un apartado artístco exquisito que se inspira en la obra de Edvard Munch para envolver cada emocion suspensa en el aire durante la experiencia.

Sunlight es un juego donde, como ya hemos mencionado antes, no se juega. Únicamente podremos pasar las flechas de dirección para pasear mientras vivimos esta experiencia “pseudoterrenal” y espiritual bajo una pieza de Ilich Chaikovski. En el juego solo podremos avanzar mientras escuchamos y buscamos la voz interior que nos cale y nos llegue a transmitir todo el significado que se apodera de cada una de las citas del título. 

Los gráficos de Sunlight
El apartado artístico es verdaderamente precioso.

Temas como la propia descripción del llanto o el notorio uso de los símiles o las hipérboles que encontraremos en la descripción de los últimos momentos de la vida nos dejarán con un final que merece la pena disfrutar y en el que merece la pena participar, pero no os desvelaremos la sorpresa. 

Con respecto a algunas sensaciones, cabe destacar que Sunlight recuerda en determinadas ocasiones a ese último paseo por las flores de Shenmue 2 o a la magia de la ruptura de la cadena clónica que seguía The Stanley Parable, es decir, que encontraremos un juego tan reflexivo como contemplativamente bonito y que sabe hacerse un hueco en la parte más emocional de ambas experiencias, a simple vista, similares. 

Otro dato curioso es que el propio título también apoya a causas completamente altruistas como la responsabilidad medioambiental y a el apoyo a la causa en favor de los afectados por enfermedades mentales. 

40 minutos que dan para relfexionar una tarde entera sobre la transitoriedad de la vida, un tiempo justo, ni más ni menos. Nadie acortaría El Cementerio Marino y nadie alargaría Las Flores del Mal, es una obra que dura lo que tiene que durar y se cobra con generosidad y activismo.

El bosque de Sunlight
Un paseo por el bosque como ningún otro. 100% recomendado.

Un ejercicio de reflexión cortito y conciso que también presenta alguna disconformidad como pueden ser las físicas de las flores -las cuales manchan bastante la espectacularidad visual- y la conceptualización de la búsqueda de las mismas, pues rompe un poco la experiencia cuando solo queremos relajarnos escuchar y pasear mientras reflexionamos lo escuchado. 

De una manera u otra, Sunlight es un título tremendo e indispensable para todos aquellos amantes de la meditación guiada, de la reflexión y la de búsqueda de la plenitud emocional, pues todo ello está completamente adaptado a un entorno interactivo que más que un juego, acaba siendo un experimento con Krillbite Studio como una banda psico-nauta protagonista, y no podría ser mejor. 

Sunlight

Puntuación Final - 9

9

Imprescindible

40 minutos que no se hacen cortos ni largos, que son lo que son y no defraudan con lo que promete. A pesar de algún error gráfico y alguna extraña decisión conceptual; Sunlight es una obra cargada de características positivas para aquellos que quieran un ejercicio de reflexión por un mundo onírico.

User Rating: Be the first one !

Carlos González

Buscadme en Tokio-3 o junto con mi gato, que se llama Wanda y es de Wakanda.
Apoya el contenido de NaviGames con tus compras en Amazon
Botón volver arriba
X