AnálisisSwitch

Grindstone – Análisis Switch

El aclamado juego de Apple Arcade, llega ahora a Nintendo Switch

Los creadores del exitoso Grindstone son Capy Games, estudio que ya nos ha entrado otras joyas como Critter Crunch, Superbrothers: Sword & Sorcery, Super Time Force, Below y, después de todo eso, ahora nos ofrece una suerte de Candy Crush vitaminado al que es muy fácil engancharse.

Hasta el momento solo se podía jugar a Grindstone mediante la suscripción mensual de Apple Arcade, un disgustó para aquellos usuarios de no dispusieran de un dispositivo Apple o no estuvieran dispuestos a pagar la suscripción al servicio, pero gracias a que fue anunciado en un Indie World de este año, ya se ha puesto a la venta a un precio de 16,79 € para la híbrida de Nintendo.

Lo primero que llama la atención al iniciar Grindstone es ese aire familiar que ya has visto en otros juegos del estilo; la pantalla está llena de colores por los graciosos bichitos que la pueblan, pero esta vez el objetivo es matarlos, nada de coleccionarlos o hacer grandes puntuaciones, aquí tienes que abrirte camino y alcanzar la puerta del siguiente nivel.

Cada nivel nos pondrá algún tipo de reto, como alcanzar ciertos número de alimañas, derrotar a enemigos especiales o vencer algún que otro jefe final. Según lo que hagamos en el nivel obtendremos distintas bonificaciones como coronas, cofres y pergaminos para desbloquear objetos que nos ayudarán a hacer nuestra misión más sencilla.

Al principio todo parece muy sencillo, cumples los requisitos y avanzas la siguiente nivel, aunque también tienes la opción de grindear piedras permaneciendo un ratito más en el nivel y aquí es donde la cosa se empieza a complicar. Las alimañas que al principio eran pacíficas empiezan a atacarnos conforme vayamos progresando en nuestro camino y cuanto más tiempo permanezcamos en un nivel, más peligro correremos. Comenzamos con tres corazones de vida y si los perdemos tendremos que reiniciar el nivel de cero, perdiendo todo lo conseguido. La codicia rompe el saco.

Su apuesta por una jugabilidad sencilla; bastan un par de tutoriales para entender como se juega. Con nuestro guerrero espada en mano, deberemos trazar un camino por alimañas del mismo color, con la intención de masacrar el mayor número de ellas por el camino. Nos podemos mover en cualquier dirección pero nunca podremos volver sobre nuestros pasos. En el momento que logremos cercenar diez o más de estas alimañas, estas soltarán una piedra que nos permitirá en el siguiente movimiento al pasar por encima de ella, cambiar el color de los enemigos. Aquí es donde comienza la salsa del juego.

Una mecánica super simple pero que Grindstone logra con cada nuevo nivel y reto, ir añadiendo pequeñas mecánicas e ir haciendo más difícil nuestra tarea. Todos los elementos encajan muy bien y se disfruta bastante. De hecho, el juego engancha muy rápido y tiene una curva de dificultad muy bien implementada y cuando menos uno se da cuenta está enfrentando situaciones y enemigos que nos obligan a sacar las mejores estrategias para obtener la victoria y todas las riquezas posibles.

Hay armas y equipo que podremos desbloquear y más de 200 niveles que nos van a dar muchísimas horas de juego. Quizás el precio puede parecer un poco caro, pero después de probarlo en profundidad solo puedo decir que merece la pena cada euro de lo que vale por lo divertido que logra ser.

Se nota de donde viene y no es que se esconda, es un juego para dispositivos móviles y creo que es en el modo portátil de Nintendo Switch es donde consigue ser más satisfactorio jugarlo. Se puede usar tanto la pantalla táctil como los joy-con para jugar, ambos controles son bastante satisfactorios por igual, así que esto ya es cuestión de gustos si usas uno u otro. Es un título que se adapta muy bien a echar partidas cortas, quizás no es un título al que dedicarle varias horas de juego seguidas pero sí partidas cortas de 15-30 minutos y con esa premisa es un juego genial que te acompañará durante bastante tiempo si logra engancharte.

Además, visualmente es un juego muy bonito que destaca por un gran apartado visual y un uso fantástico del color. Todo en su interfaz es claro y no da lugar a la confusión. Y como colofón nos llega totalmente traducido al castellano, así que no hay excusa con los idiomas.

Grindstone es uno de esos juegos que abrazas con todo el cariño del mundo, un golpe en la mesa que te grita que la diversión siempre ha estado ahí, en propuestas sencillas pero con un gran diseño en su conjunto. Una jugabilidad que te desafiará en sus más de 200 niveles y que te mantendrá atrapado durante decenas de horas. Si os gustan los puzles seguro que se convierte en un fijo de vuestras Nintendo Switch, una pequeña joya que quizás no tenga el renombre de otros títulos más sonados, pero que desde aquí recomendamos que no dejéis escapar.

Grindstone

Puntuación Final - 8

8

Recomendado

Aplasta a las alimañas para ejecutar combos y conseguir preciadas Grindstones en Grindstone, un juego de puzles súper adictivo que recomendamos que no dejéis escapar.

User Rating: Be the first one !

Cristian Fernández

Software developer & Web developer. A todos los tontos les da por algo y a mí me dio por los videojuegos.

Actualidad

Botón volver arriba
X