AnálisisAnálisis HardwareHardware

El Razer Deathadder v2 Pro pasa por nuestra mesa de análisis

Cómodo, preciso y sin cables

Hoy ponemos encima de nuestra mesa de análisis uno de los mejores ratones gaming wireless del mercado: el Razer Deathadder v2 Pro, que comparte diseño con el Deathadder v2, cuya versión con cable ya analizamos en NaviGames. Y como siempre agradecemos enormemente a la marca de la serpiente tricéfala que nos preste el producto para su análisis y revisión.

Este dispositivo forma parte del amplio catálogo de la marca, y se trata de una versión mas de un modelo histórico cuya primera versión, el Razer Deathadder 1800, apareció allá por 2006. Su elemento más diferenciador es la tecnología Hyperspeed Wireless, sobre la que la marca asegura que es un 25% mas rápida que cualquier otro sistema inalámbrico de la competencia.

Nos encontramos con dispositivo que no es especialmente barato, ya que su precio es de 149,99€ (precio oficial en la Store de Razer)y se colocaría en el rango más alto de la marca. Sobre la presentación cabe destacar que es bastante diferente todo lo que hemos visto en otros productos de Razer, ya que viene con un recubrimiento exterior al que yo llamaría en forma de «mariposa», bastante ingenioso, que debajo nos presenta una caja bastante simple de cartón reciclado. Aquí podremos ver el dispositivo junto con una bolsa de transporte, en otro compartimento está el cable de carga, debajo nos encontramos con las típicas instrucciones de uso, unas pegatinas con los logos de Razer y una pequeña carta de agradecimiento firmada por Min-Liang Tan, CEO de la compañía.

En la parte frontal de la caja vemos una imagen del dispositivo, donde destaca sobre todo el Hyperspeed Wireless, el sensor de hasta 20.000 DPI y los switches ópticos Focus+. Ya en la parte trasera vemos detalles ampliadas de las características.

     

Razer Deathadder v2 Pro, tiene un diseño asimétrico que nos aporta una gran comodidad. Se trata de un ratón que por su disposición es exclusivamente para diestros, y como es costumbre en la marca tiene un agarre muy cómodo y ergonómico, al que te adaptas al instante. Sus líneas son sobrias y clásicas, manteniendo un diseño que se ha mantenido casi inalterable desde su primera versión en 2006 -cuando algo funciona, ¿para qué cambiarlo?). La sencillez y limpieza en sus líneas lo convierten en una de las mejores elecciones del mercado para largas sesiones de juego, destacando bastante la distribución de los botones programables laterales, y los botones de cambio de DPIs enrasados bajo la estructura principal, que impiden que mientras usamos la rueda podamos pulsarlos accidentalmente.

Los agarres laterales están perfectamente integrados en el cuerpo, tienen un tacto gomoso muy agradable y que le da un agarre sobresaliente. Casi no se notan, pues son del mismo color que el cuerpo, en este caso negro. Por lo demás la caída del ratón es magnífica, dejando la muñeca en una posición perfecta y apta para cualquier tipo de postura.

Sobre el apartado que yo denomino «lucecitas», solo tenemos la base del ratón con el logo de la serpiente tricéfala. Todo ello comandado por el ya conocido Razer Chroma, seña de identidad de la marca y totalmente configurable desde su software Synapse, donde podremos dar rienda suelta a nuestra creatividad con los patrones y modos de iluminación.

Otro punto a destacar es el delicioso tacto de los botones, tanto los laterales, como el de ambos clicks y el de la rueda central. Si bien tengo que mencionar que solo dispone de un solo click en la rueda central y no dispone de los clicks de desplazamiento lateral de los que sí disponen otras gamas o marcas rivales.

Sobre el teflón para el deslizamiento, Razer ha visto oportuno distribuirlo en 3 bloques de buena calidad y tacto, dos en la parte superior y el tercero en la parte inferior, de un grosor mayor. Esto confiere al ratón una muy buena fluidez en las transiciones. En la parte trasera también encontramos un botón para los distintos perfiles, el cual podremos configurar. Cierran el conjunto el botón de tipo de conexión, en este caso Bluetooth 5.0 o wireless 2.4 Ghz con el receptor, el cual podemos guardar en un hueco con tapa especialmente diseñado para ello. Un detalle importante tratándose de un periférico con baterías es su compatibilidad con la base de carga de la marca.

En dimensiones y peso estamos ante lo que los usuarios demandan, tamaño medio y cómodo, con un peso ligero para llevar batería, en este caso unos 88 g. Si nos adentramos en lo que considero más importante, nos encontramos con el sensor Optico Razer Focus+, que cuenta con un sensor de hasta 20.000 DPI de sensibilidad, con límites configurables mediante el software. Por defecto el rango medio de los botones físicos es de 400-3.200, cifras punteras en su segmento. Sobre la tecnología Hyperspeed Wireless destacaría que solo es compatible en el modo de conexión de 2.4 Ghz con el receptor propietario.

En cuanto a los botones hay que destacar el sistema de switches ópticos, que según el fabricante nos indica que usan un haz óptico que nos proporciona un tiempo de respuesta de 0.2 milisegundos, lo cual nos puede dar ventaja en los juegos competitivos, que es realmente lo que demandan los usuarios de este tipo de dispositivos.

Es un ratón muy cómodo y muy preciso, del que destacaría su gran sensor y el tiempo de respuesta con su tecnologia Hyperspeed Wireless, principal ventaja sobre sus rivales. Su diseño y ergonomía son excelentes, y puedo decir que entre todos los ratones que he probado y analizado, es sin duda uno de los más cómodos. Permite largas horas de uso sin cansancio, sea cual sea el agarre.

En cuanto al deslizamiento su comportamiento es ideal, tanto por los apoyos como por su ligereza. Y sobre la duración de batería, he llegado a usarlo más de una semana con sesiones por encima de las 8 horas diarias, lo que me parece bastante destacable.

La rueda central es muy cómoda y su tacto perfecto en el desplazamiento, haciendo las veces de botón con click firme y ligero, que no da lugar a pulsaciones accidentales.

El Razer Deathadder v2 Pro es un ratón con el que la marca ofrece una calidad superior,con un diseño sobradamente testado y eficiente, compitiendo con los referentes del sector gracias a su tecnología puntera en los switches y el sensor óptico. Estoy seguro que no defraudará a nadie, pues más allá de su elevado precio, no posee ningún punto débil. Su agarre y comodidad son maravillosos y por tecnología y características, Razer no falla.

¿Merece la pena el desembolso? Si buscas la mejor experiencia gaming, sin cables, la respuesta es sí.

Por todo ello le concedo los siguientes galardones de compra recomendada:

Sello Diseño      Sello Rendimiento

Actualidad

Botón volver arriba
X