Análisis HardwareHardware

Analizamos el Razer Kishi para iPhone

Un control premium que "transforma" nuestro iPhone en una Nintendo Switch

Hoy os traigo un nuevo producto de Razer, que pese a la dificultad de los tiempos que corren para estos menesteres, sigue apoyando al sector con dispositivos para análisis. Por ello no nos cansaremos de agradecer a la marca, y a su responsable de prensa, sus colaboraciones totalmente desinteresadas. 

En esta ocasión estamos ante el Razer Kishi “made for iPhone”, la edición del mando para smartphones especialmente dedicada para los usuarios de Apple. Con este dispositivo podremos convertir nuestro teléfono móvil en una consola asemejada al formato de Nintendo Switch, con un control de calidad para olvidarnos de los tediosos botones virtuales de las pantallas táctiles.  

Comenzamos como siempre por abrir el producto y comprobar la calidad de su empaquetado. Como de costumbre Razer nos ofrece una presentación cuidada, con una caja consistente y unos protectores interiores diseñados para acomodar y proteger el gamepad en su transporte.

Al tratarse de un mando extensible, su tamaño cuando está cerrado es el de un pad de pequeño tamaño, muy similar también al que podemos configurar con los joy-con de Switch, que parece ser la principal inspiración de este dispositivo. Las ranuras extensibles vienen protegidas por plásticos adhesivos para evitar suciedad o roces, por lo que podemos estar tranquilos a la hora de extraer y manipular el dispositivo.

Dentro nos encontramos también un juego de almohadillas ajustables, y el pack habitual de instrucciones, manuales y carta publicitaria.

Respecto las características técnicas, os dejo el resumen completo que anuncia Razer en su store oficial. Destacan la latencia ultrabaja, algo fundamental para que la experiencia de control sea buena; la conectividad lightning que lo hace compatible con la interfaz exclusiva de Apple (con capacidad de carga simultánea para largas sesiones de juego); y su ajuste universal con sticks analógicos.

Esta versión especialmente diseñada para iPhone, supone un paso más allá respecto a lo que nos ofrecía el Razer Junglecat, ya que gracias a su conexión física consigue evitar en input lag que innegablemente acompaña a la sincronización inalámbrica. A veces esto es un mal necesario, pero tratándose de este tipo de control la combinación entre postura, soporte y latencia, es sobresaliente.

La distribución de los botones elegida para el Razer Kishi es asimétrica, nuevamente con el mismo esquema utilizado en Nintendo Switch, y también en los mandos de Xbox. A mí me parece un diseño cómodo, más natural para la postura de los pulgares y mejor a la hora de encontrar mayor precisión en juegos que requieren movimientos rápidos.

Tanto el nivel de acabados, como la calidad general percibida es muy alta. Se nota que Razer ha buscado que el jugador de smartphone sienta una experiencia lo más cercana posible al juego en consola, y el resultado es sobresaliente.

El funcionamiento de los botones es óptimo, con unas pulsaciones precisas y un tacto bien cuidado. La configuración es la típica, con los botones principales A-B-X-Y, y los superiores R1-L1-R2-L2, más que suficiente para la gran mayoría de géneros disponibles en la plataforma. Respecto a los sticks, son de un tamaño y altura estándar, y tienen un movimiento suave y cómodo. El set queda completo con la cruceta, que queda a la izquierda y será de gran ayuda en juegos con movimientos 2D.

Todo este mimo, sumado a una ergonomía cuyo resultado ya tenemos más que medido, cierra una experiencia de control realmente buena, que colocan al Razer Kishi a la altura de los mejores pads que podemos encontrar para jugar en consolas.

El Razer Kishi “made for iPhone”ofrece una compatibilidad plena con los terminales de la manzana, a partir del iPhone 6S. Esto incluye todos los iPhone desde entonces hasta hoy, incluyendo los recién lanzados iPhone 12, 12 Pro y 12 Pro Max. Para ello, podremos ajustar el soporte junto a las almohadillas de silicona. Y gracias a la conexión lightning, además de impedir la descarga del dispositivo podremos mantener el rendimiento máximo en los juegos más exigentes.

Un factor que considero negativo es la cantidad de juegos compatibles, ya que existen ciertas limitaciones como las de los juegos con pantalla vertical no modificable. Es algo lógico, ya que la propia configuración del mando exige un panel con visionado horizontal, pero tendremos que tenerlo en cuenta si vamos buscando mejorar el control en algún juego concreto. Por otro lado, no todos los juegos de vista horizontal son compatibles, pero afortunadamente encontraremos indicadores en las fichas de Apple Arcade para comprobar rápidamente si lo son.

No cabe duda de que estamos ante un control que, por calidad y acabados, se situa en el segmento premium. Esto evidentemente repercute en su precio, que en la store oficial es de 109.99 euros, y que podría suponer un impedimento para aquellos jugadores que busquen algo más modesto. Sin embargo, para los amantes del gaming en smartphone que busquen llevar al límite sus habilidades, es muy posible que estemos ante la mejor alternativa de control del mercado.

Por todo ello le concedo los siguientes galardones de compra recomendada:

Sello Diseño     Sello Rendimiento 

GranKhan

Apasionado del mundo de los vídeojuegos, y en general de todo lo que lo rodea. Jugador desde que pude sostener un mando. Co-presentador del NaviPodcast. Director de la Comunidad y el canal de YouTube "DominiosDeGranKhan".

Actualidad

Botón volver arriba
X