AnálisisPS4

Black Desert: Prestige Edition – Análisis PS4

Un romance de otoño

¿Quién no recuerda esa tórrida y pasional relación con alguien de su pueblo de verano? Ese romance adolescente perfecto de unos pocos días, que sin embargo guardas siempre en tu corazón, por muchos años que pasen. Yo jamás olvidaré aquel verano del año diquiticinco (decimos diquiti desde que el Káiser nos robó la palabra «dos mil»); todos mis amigos alían a la calle a disfrutar del sol y el aire libre, mientras yo me dedicaba a placeres más adultos.

Estoy hablando, por supuesto, de mi casi enfermiza relación de tres semanas con el World of Warcraft de aquel entonces. Jamás había jugado nada igual, y durante muchos días me sentí totalmente absorbido por ese nuevo mundo de posibilidades, mecánicas y colas interminables de jugadores para coger algunos objetos de misión. Fue breve, pero muy intenso, lo recuerdo con mucho cariño. Desde entonces, no he vuelto a tocar un MMO hasta este Black Desert: Prestige Edition que nos ocupa. He de admitir que acepté el título con cierto reparo, dado que soy prácticamente un profano de este género que tanto ha evolucionado estos últimos años gracias a exponentes como Final Fantasy XIV: A Realm Reborn, cuya excelsa calidad ha llegado a oídos de aquellos que no frecuentamos este tipo de propuestas.

Las clases de Black Desert
El diseño de las clases de Black Desert hace de la primera decisión una muy difícil

Sin embargo, no había motivo para ese miedo: Black Desert: Prestige Edition, de Pearl Abyss, es un producto pensado para que los nuevos jugadores se adentren en su gigantesco mundo con una mayor facilidad gracias a los extras que incluye. Es un MMO gigantesco, con muchas posibilidades para diferentes tipos de jugador y con una cantidad de contenido casi inabarcable dada la cantidad de personajes disponibles, el tamaño de su escenario y el número de misiones y posibilidades que ofrece. Por ello, disculpadme si a lo largo del texto hablo con más pasión que conocimientos sobre las nomenclaturas que se utilizan en esta clase de títulos; es un texto de un novato en Black Desert, por lo que seguramente haga una mejor labor apelando a posibles novatos que a maestros del reino.

En Black Desert: Prestige Edition empezamos con la característica que más ha destacado desde su origen: su estupendo editor de personajes, que ofrece casi una veintena de clases para elegir: Como curiosidad, cada clase lleva asociado un sexo fijo, algo que podría parecer extraño, pero que realmente no es para tanto, al tener todas su contraparte masculina o femenina con diferente nombre (Kunoichi y Ninja, por ejemplo).

Esta elección es harto difícil gracias a los fantásticos diseños de todas ellas; más allá de las posibilidades a la hora de definir el rostro y físico de los personajes, todas las clases parecen interesantes, y son un éxito a la hora de crearte las ganas de probarlas. También elegiremos nuestro horóscopo, que será importante a la hora de relacionarnos con el resto de personajes.

Comenzaremos nuestra aventura como nuestro personaje: confusos. La avalancha de iconos y mensajes en el HUD es inmediata, por lo que al principio os aconsejo quitar absolutamente todas las notificaciones; mensajes de pujas de objetos, luchas entre hermandades, el chat… al principio es muy abrumador, pero el juego da posibilidades para configurar esa parte de la experiencia a tu gusto, algo muy de agradecer. Un pequeño ente de oscuridad nos irá guiando en nuestros primeros pasos por este mundo, y nosotros nos dejaremos, ya que padecemos la clásica Amnesia Errepegera.

Tendremos que ayudar a nuestro siniestro acompañante para descubrir poco a poco nuestro papel en la lucha entre el bien y el mal que se está librando en estos momentos, así como los diferentes bandos en esta lucha de poder. Su historia, aunque entretenida, tampoco es una revolución, ni el motivo por el que no podremos soltar el mando. En cambio, su sistema de combate y su precioso mundo sí que serán los dos puntos de enganche inicial a este vasto mundo.

Black Desert: Prestige Edition cuenta con un combate realmente divertido y sencillo, que yo jamás hubiera relacionado con un MMO. Se acerca mucho más a exponentes que podemos encontrar en los Action RPG más recientes, e incluso con toques de musou, que lo que hubiera esperado de un juego de estas características. Tendremos muchos botones disponibles para atacar, pero las diferentes habilidades que aprendamos tendremos que ejecutarls encadenando secuencias de botones, como si de un hack and slash se tratara. La cantidad de movimientos a aprender a medida que subimos de nivel es bastísima, y tendremos un personaje con una gama de ataques y combos realmente encomiable. Las animaciones de los combates son maravillosas, además de estar acompañadas de vistosos efectos de luces.

Además de la agilidad de nuestro protagonista y su repertorio de ataques, muchas veces enfrentaremos grandes grupos de enemigos y jefes finales con diferentes animaciones que dan variedad a la enorme cantidad de horas que pasaremos luchando. El mayor problema de este bloque viene dado por los enemigos, que a no ser que te rodeen entre muchos adversarios de un nivel similar o superior, son meras esponjas de golpes sin mucho desafío ni inteligencia. Dado que como en todo buen MMO tendremos que farmear experiencia y objetos bastante a menudo durante una cantidad insana de horas, hubiera estado bien que la mayor dificultad hubiese venido dada por una mayor complejidad en sus comportamientos y patrones, y no por la cantidad de daño que realizan. Aún así, al igual que en los musou, derrotar hordas de estos enemigos es muy satisfactorio gracias a lo bien que se siente controlar a nuestro protagonista y a las ganas de experimentar con los nuevos ataques que obtendremos a medida que subimos de nivel.

El combate de Black Desert
Combos aéreos, ondas vitales, hechizos… el combate de Black Desert es uno de sus mayores aciertos

Visualmente, Black Desert: Prestige Edition es un título que luce realmente bien teniendo en cuenta la extensión de su propuesta. Además, a nivel artístico el mundo diseñado por Pearl Abyss es una gozada, con interesantes diseños para monstruos o tropos de la fantasía medieval más que conocidos por todos. Sin ser un juego que podríamos considerar puntero a nivel gráfico, para ser un MMO ofrece imágenes muy potentes y atractivas, lo que unido a la gran variedad de biomas, ciudades, escenarios… hace que perderse por sus tierras sin más objetivo que la mera exploración sea una opción no sólo viable, sino también recomendable y satisfactoria.

El segundo pilar de Black Desert: Prestige Edition, si bien no es el que más he disfrutado por mi perfil de jugador, es el de la economía. A medida que vamos descubriendo ciudades, pueblos y otros puntos de interés, nos encontrarmeos con el sistema de puntos de contribución y nodos. Llegado un punto del juego, estos nodos y puntos nos servirán para crear rutas comerciales (importantes dado que, a pesar de haber monturas, no hay viaje rápido), producir ciertas materias primas y ganar dinero con ello. Si lo sumamos al hecho de poder contratar gente, tener propiedades y una amplia gama de empleos en los que trabajar nosotros mismos o invertir recursos en ellos, podemos perdernos en este sistema que será esencial a la hora de conseguir mejores piezas de equipo o acceder a más posibilidades.

Las misiones de Black Desert
Aunque las más comunes serán las de traéme 20 pieles de gamusino o mata a 70 goblins mineros, Black Desert también tiene algunas más interesantes que incluso permiten elegir el curos de la acción

La economía manda en Black Desert, y serán habituales los carteles de pujas y subastas por objetos de miles de millones planteadas por la propia comunidad. Os aconsejo no preocuparos demasiado de este sistema al principio, pero sí que leáis con atención los (escasos y poco claros) tutoriales del juego y, sobre todo, veáis muchos vídeo-tutoriales de la comunidad en YouTube donde te explicarán los misterios de todos estos sistemas, la única forma en la que pude enterarme realmente de cómo se jugaba a Black Desert.

Y es que si al principio he dicho que Black Desert: Prestige Edition es ideal para nuevos jugadores no es por la accesibilidad de su propuesta, que tiene una curva de aprendizaje terriblemente pronunciada debido a la forma en la que se presentan todas estas mecánicas (aunque su traducción al castellano ayuda bastante), sino porque incluye en forma de descargable dinero y objetos muy útiles para empezar el juego fácilmente en todas sus vertientes y sin muchos quebraderos de cabeza.

La historia de Black Desert
El siniestro ser que nos acompaña será uno de los motores de la historia de Black Desert

Otro punto muy importante que me ha gustado cómo lo ha gestionado Black Desert: Prestige Edition es el del conocimiento: hablando con todo el mundo, obteniendo información importante de ciertos NPCs y, en general, explorando, obtenemos conocimiento que podemos utilizar para tener una mejor relación con comerciantes y personajes importantes dentro del juego, algo que nos beneficiará. Me ha recordado a las estadísticas en un juego de rol de mesa tradicional, me ha gustado mucho explorar con eso en mente.

A partir de cierto nivel, puedes empezar a desafiar a otros jugadores a combates, y es que Black Desert: Prestige Edition está muy orientado a su vertiente PvP (jugador contra jugador). De ahí la importancia de conseguir cada vez un mejor equipo, que además puedes equiparlo sin perjuicio del nivel que tengas como jugador. También puedes unirte a una hermandad y cumplir diferentes encargos o, simplemente, luchar por ciertos territorios o nodos, o retar a otros jugadores a luchas simples. El problema que yo he encontrado es el de la economía: el juego tiene un componente de Pay2Win muy importante en mi humilde opinión, así como para acelerar ciertos procesos del juego.

Además Black Desert usa un sistema de energía que se consume y recarga muy parecido al de un Free2Play, algo que no consigo entender dado su modelo de negocio. Ese sistema de energía evita que puedas avanzar rápidamente con el sistema de nodos (entre otras cosas) y, en definitiva, es una barrera de tiempo a la progresión; sí, el juego tiene mecanismos más o mhttps://i.imgur.com/ns8XWHb.jpgenos orgánicos para paliarlo, pero se me hacen insuficientes.

El mundo abierto de Black Desert
El mundo de Black Desert está a tu disposición para recorrerlo y explorarlo a tu ritmo. También hay servidores dedicados a principiantes que permiten subir más rápido de experiencia

No dudo de que la gente que quiera invertir en una experiencia multijugador basada en el PvP va a tener aquí entretenimiento para años, ya que además por fortuna Black Desert cuenta con una comunidad de jugadores amplia, activa y bastante amable con los recién llegados; sin embargo, no es la faceta del juego que ha logrado engancharme. También he de comentar los frecuentes problemas técnicos de Black Desert: Prestige Edition. Ya he dicho que su apartado gráfico es muy bueno para el género al que pertenece, pero en esta edición eso tiene un precio: el popping, la carga lenta de texturas y las ralentizaciones son algo frecuente, sobre todo en las ciudades o en lugares de acúmulo de personajes y jugadores, dando en ocasiones un aspecto mas frágil de lo que realmente es, y que afea el conjunto (aunque no apenas afecta a la experiencia jugable).

¿Por qué a pesar de todo lo que he dicho Black Desert: Prestige Edition tiene un notable? Pues porque el camino que he elegido para disfrutarlo me ha resultado muy satisfactorio. Un camino en el que ir de recadero descubriendo las ciudades que el juego me ofrece, sus entornos, sus decenas de misiones principales y secundarias, la exploración… me vale con un manejo de la economía justo para conseguir un equipo cada vez mejor, pero no necesito estar al nivel del resto de jugadores.

El mero paseo por su mundo, con su agradable sistema de combate y probando las clases que tiene para ofrecerme, me ha bastado para forjarme mi propia historia y experiencia en Black Desert. No ha podido ser ese idilio de verano que yo recordaba, pero tampoco soy ya ese adolescente inexperto: he disfrutado mucho más los caminos del juego acompañado con su fantástica banda sonora y mis pensamientos que cualquier épica victoria que hubiera podido conseguir mi hermandad.

Y es que al final una de las mayores virtudes de Black Desert: Prestige Edition es que ofrece tal espectro de posibilidades para disfrutarlo que creo que cualquier fan del género (o quien quiera adentrarse en él por pura curiosidad) puede disfrutar, a su manera y con sus reglas, de este nuevo comevidas que espero que siga gozando de esta excelnte salud en los próximos años.

Black Desert: Prestige Edition

Puntuación Final - 7.5

7.5

Recomendado

Black Desert: Prestige Edition es un buen MMO más allá de su interesante editor de personajes: un sistema de combate ágil y divertido, un precioso y gigantesco mundo que explorar y un apartado artístico estupendo conforman una experiencia que puedes disfrutar de formas muy diferentes, a pesar de sus problemas técnicos y su empinada curva de aprendizaje

User Rating: Be the first one !

Alejandro Morillas Tellez

Fisioterapeuta/osteópata de día, hipnoterapeuta cuando es necesario y apasionado jugador de videojuegos por la noche. Los primeros juegos que relaciono como favoritos son Catherine, Vanquish, Overwatch y Kingdom Hearts. Pero siempre estoy disponible para un Tekken, un Vermintide o una maratón de Metal Gear.

Actualidad

Botón volver arriba
X