AnálisisPC

Observer: System Redux – Análisis PC

Una pesadilla cyberpunk

En 2010 los chicos de Frictional Games publicaron Amnesia: The Dark Descent. Un título que fue un auténtico bombazo y supuso otro cambio radical para el género del terror videojueguil, el cual estaba muy estancado en la acción y los tiroteos desde Resident Evil 4.

Los protagonistas rudos y armados hasta los dientes se apartaban a un lado para dar paso a otros personajes indefensos, que no tienen como defenderse y que, además, disponen de una buena cantidad de «documentos encontrados» a lo largo de su aventura para enterarse de lo que está pasando de la forma más críptica posible.

A este cambio en el género del terror se le suma la aparición de una nueva forma de concebir las «aventuras gráficas». Si, estoy hablando de lo que se conoce como «Walking Simulator» o «Aventura Narrativa«, según lo queráis llamar. Unos juegos que consisten en avanzar hacia delante descubriendo una historia de la forma más lineal posible, salvo por puzles puntuales o lo que a los desarrolladores se les ocurriese para dar algo de más profundidad.

Entonces, esta nueva forma de entender el terror, inagurada por Amnesia: The Dark Descent y continuada por títulos como Outlast, se fusionó con los Walking Simulator y así apareció el inacabado Sillent Hills P.T. Esta demo nos dejó con ganas de más a todos, así que muchos estudios se pusieron manos a la obra en imitar dicha fórmula.

Y quizas uno de esos «imitadores» mejor recibidos fue aquel Layers of Fear, desarrollado por los polacos de Bloober Team en 2016. Una especie de Walking Simulator de terror donde ya ni siquiera teníamos que escondernos de los enmigos, ni gestionar unos recursos escasos ni nada de lo que había hecho que los juegos de terror, realmente provocasen tensión en el jugador. Y es que Layers of Fear se bastaba de una narrativa sobrecojedora y una buena dosis de scarejumps que, junto con un apartado artístico brutal, creaba una experiencia de terror tremenda.

Y con esta premisa jugable, los mismos de Bloober Team publicaron Observer en 2017, un título que parte de la premisa del Walking Simulator de terror psicológico, pero añadiendo algunos elementos de otros géneros para dar un dinamismo y una variedad que Layers of Fear no tenía.

Pero bueno, entonces ¿Que es Observer: System Redux? Pues un remaster de aquel mítico título de 2017, con gráficos mejorados, sonido mejorado y al que además le han añadido más trama, haciendo que el juego sea algo más largo. Y viendo los resultados, la verdad es que más que un remaster parece todo un remake, así que si estáis preparados para vivir (o revivir) una de las mejores obras que ha parido la ciencia ficción y el cyberpunk, quedaos a leer este análisis.

Nos encontramos en pleno 2084, con un mundo devastado por las guerras y dominado por las grandes corporaciones, concretamente tenemos a la corporación Chiron, que estableció un nuevo orden mundial -como bien mandan los clichés del cyberpunk-; además la gente no para de drogarse e implantarse todo tipo de chatarra en el cuerpo, empeñándose en vivir en sitios mugrientos donde ocurren asesinatos a todas horas, se trafica con órganos o con sustancias de dudosa procedencia y la policía poco o nada puede hacer. Para colmo, una epidemia llamada nanofagia esta propagandose a gran velocidad entre la población, acabando con todos aquellos que tienen implantes o aumentos en su cuerpo.

En este universo que conforma uno de los escenarios más sórdidos y decadentes posibles y que os acabo de contar «a grandes rasgos» (pero que cuando juguéis, veréis que es muy completo y profundo) aparece nuestro protagonista Daniel Lazarski, interpretado por el mítico Rutger Hauer (conocido por Blade Runner). Este tio es un «observador» es decir, un detective que se infiltra en las mentes de los demás en busca de pistas.

Los escenarios de Observer: System Redux
Las ratas del aire se dan cita en este estercolero de los bajos fondos. Luces de neón, lluvia, grafitis, basura y decadencia en una obra que a más detalles desagradables muestra más atractiva resulta.

Este tipo recibirá una llamada desde los bajos fondos de su hijo Adam, un hijo al que lleva años sin ver y lo poco que sabe de el es que está currando para Chiron, la megacorporación que domina el mundo. Así que ponemos rumbo a lo que es posiblemente el lugar más mugriendo, sucio, mórbido, repugnante y desagradable de la historia; el edificio desde el cual Daniel ha recibido la llamada. Allí comenzaremos una investigación para dar con él, y poco a poco descubriremos que el asunto es más turbio de lo que parece.

Esta es la premisa argumental de Observer, un thriller que lleva el cyberpunk por bandera, tanto en su argumento como en su apartado artístico (del cual hablaremos después). Así podemos dividir la trama del juego en dos secciones diferenciadas: en primer lugar tendríamos toda la investigación en el edificio, y en segundo lugar… bueno, llamémoslo «secuencia final», que será toda una sección del juego dedicada única y exclusivamente a destruiros la mente, aunque la mayoría de la «chicha» se encuentra en la sección del edificio.

Las nuevas zonas de Observer: System Redux
Este remaster incluye nuevas zonas para explorar, como por ejemplo esta habitación donde a más de uno le gustaría pasar la noche.

Durante nuestra investigación por este complejo de apartamentos podremos hacer mucho más de lo que parece. Y esque aunque Observer parte de la base de un Walking Simulator, nos deja mucho libre albedrío dentro de la linealidad que este género nos tiene acostumbrados. Mientras seguimos la trama principal, podemos inspeccionar todo el edificio a nuestro gusto, lo que eventualmente desembocará en hilos secundarios de la trama o en interesantes conversaciones con los inquilinos, pero también podremos conocer más historias alternativas y más datos sobre el universo del juego inspeccionando los ordenadores que encontremos por ahí y leyendo los datos que contienen. Además, este remaster incluye tres hilos secundarios más con respecto al juego original, y jugarlos todos es imperativo para sacarle todo el jugo al título y no dejar ningún momentazo atrás.

Las cámaras de Observer: System Redux
Los sótanos del edificio son un verdadero laberinto de lo más creepy. Entre la oscuridad, las cámaras de vigilancia manejadas por quienes viven en la más absoluta miseria de los trasteros nos vigilan. Por suerte podremos tirar de nuestra visión nocturna.

De todas formas, encasillar a Observer en un género es complicado (algo que he intentado hacer sin éxito en los párrafos introductorios), sabemos que para empezar es un Walking Simulator, pero también esconde elementos más aventureros como la resolución de puzles o la interacción con el entorno, así como también tendremos que investigar escenas del crimen con las dos «visiones forense» del protagonista. También es un juego de terror psicológico, con sus jumpscares correspondientes e incluso algunos momentos puntuales de survival, en los que tendremos que huir de un grotesco monstruo.

La visión forense en Observer: System Redux
Con nuestra visión forense, podremos investigar las escenas del crimen como esta, descubriendo los restos biológicos y tecnológicos.

Sin embargo, salvo por los puzles (que más de uno nos va a hacer comernos el coco bastante), Observer no es un título que busque ofrecer un reto (ni siquiera en los momentos de survival). Lo que Observer quiere es ser jugado con tranquilidad, que el jugador se recree en la historia y en los detalles. Así por ejemplo podemos entrar a una habitación y estar allí un buen rato examinandolo todo o investigando con la visión forense, y lo mejor es que cuanto más nos recreamos, más cosas y más detalles descubrimos, lo cual es sin lugar a dudas uno de los puntos clave de Observer.

Por otro lado, la faceta Walking Simulator se acentúa al infiltrarnos en las mentes de los personajes, ya que estas secciones que sobre todo destacan artísticamente (como os cuento más adelante) están muy enfocadas a la narrativa, contándonos la historia personal de cada personaje con sus últimos momentos de vida, un auténtica genialidad.

La iluminación y las sombras han mejorado significativamente en este remaster, concretamente esta ambientación luce increíble y hasta fotorealista. Pero más increíble es la historia que nos espera dentro de ella.

Observer nos ofrece un impecable y tremendo apartado artístico inspirado en el movimiento cyberpunk más oscuro y decandente. Dicho de forma rápida y concisa: nunca jamas habéis visto nada igual y nunca jamás veréis nada igual.

Cada una de las estancias que visitaremos estará fuente marcada por una estética que hace hincapié en la suciedad, la decadencia y lo desagradable, pero que, sin embargo, no deja de ser algo sumamente bello y estimulante a la vista.

Las paredes dejan ver su cableado interior por todos lados, como si de las mismísimas «entrañas» del edificio se tratase. En los pasillos hay monitores y restos de tecnología estropeada, a menudo mostrando imágenes perturbadoras. Existen paredes destruidas, colchones tirados por el suelo y restos de drogas alrededor. La mugre, la basura y la decadencia se acumulan en cada esquina, dándonos constantemente una sensación de agobio y de que lo último que haríamos en nuestra vida sería vivir en ese lugar.

La crudeza de Observer: System Redux
Seres humanos fusionados con tecnología… los cables y los monitores, omnipresentes en la ambientación de Observer no solo forman imágenes decadentes, si no también perturbadoras.

Encontraremos hologramas por las paredes, a menudo tratando de «embellecer» inútilmente toda la decadencia a la que estamos expuestos, los elementos tecnológicos (monitores, ordenadores, televisiones o incluso los mismos timbres de las puertas) se muestran en una estética retrofuturista (como en Alien: El Octavo Pasajero, donde en la Nostromo existen monitores de tubo que se combinan con alta tecnología) y esto, de nuevo, contribuye a la sensación de que estamos alejados de la mano de Dios. Todo ello, evidentemente haciendo un uso magistral de iluminación y sombras donde se aprecia una gran labor de dirección artística. De hecho, gráficamente este remaster supera por mucho al título original a todos los niveles.

Siendo Rutger Hauer el protagonista de la obra, no faltan las influencias de Blade Runner; esto se puede ver a cada momento ya que en Bloober Team han incluido multitud de referencias para homenajear el film de Ridley Scott, como por ejemplo la lluvia, los nones, las palomans o alguna que otra escena más oculta entre otros muchos detalles. Pero el señor Rutger Hauer destaca a tope en el juego, sobre todo por su voz, ofreciendo un doblaje que es una auténtica pasada y dándole una marcada personalidad de «detective amargado» a su personaje.

Las mentes de los personajes nos muestran su pasado, sus traumas y sus últimos momentos a través de un lenguaje muy visual y diálogos metafóricos. Os invito a descubrir lo que hay detrás de esta escena.

Pero bueno, habíamos dicho que su personaje era un detective que se metía en las mentes de los demás, y aquí es donde vienen las mejores partes del juego. Estas secciones serán más lineales de la cuenta (a excepción de algunos puzles puntuales) pero el apartado artístico de dichas secciones está muy por encima de la media de lo que podamos ver en cualquier videojuego. Además, si habéis jugado a Layers of Fear y os gustó, seguramente lo gozaréis de lo lindo con estos momentos, ya que se parecen bastante a lo que vimos en aquel exitazo de Bloober Team.

En estas secciones (que por cierto, son muy largas y nos podemos recrear agusto en ellas), el juego pasará de ser un escenario de decadencia cyberpunk a una auténtica pesadilla (también al estilo cyberpunk) que nos describirá, de manera mentafórica, onírica, psicodélica y sobre todo, aterradora, los últimos momentos de su protagonista. De hecho, el lenguaje visual toma aquí bastante fuerza, fusionandose con los diálogos y ofreciendo una experiencia narrativa única.

El futuro de Observer: System Redux
En el futuro, los adictos a la readlidad virtual han decidido darle un uso más productivo a las iglesias.

Y es que aquí se concentran la mayoría de los elementos de terror del juego, mostrando imaginería grotesca que mezcla la carne con la máquina (muy al estilo de David Cronenberg), siendo ademas unas secuencias que ahondan en la vida personal de los sujetos a los cuales practicamos el «interrogatorio neurológico», donde el arte de Observer muestra sus traumas y peores temores de la forma más grotesca y deformada posible. Y llegará un momento que, tanto lo que vemos dentro de las mentes como fuera es tan aberrante, que no vamos a saber distinguir si estamos despiertos o viviendo la peor de nuestras pesadillas.

La iluminación en Observer: System Redux
Una tenue luz alumbra un pasillo cubierto de tripas y torsos humanos colgando. El gore y la imaginería grotesca están por todas partes en Observer.

Observer: System Redux no solo es un ejemplo de cómo hacer un buen remaster de una obra de culto: también es un referente en el género cyberpunk, la ciencia ficción y el terror psicológico. Una obra que es todo un homenaje a la memoria de Rutger Hauer, el actor protagonista del juego que falleció en 2019.

Un Walking Simulator que añade pinceladas de otros géneros y que nos regala una historia con una narrativa increíble, un apartado artístico único con unos gráficos brutales y que además, si lo rejugamos al cabo del tiempo, descubriremos aún más detalles.

Observer: System Redux es un título para jugar a gusto, en pleno relax, para disfrutar de su historia, su ambientación y sus detalles, para recreanos en el oscuro universo que nos propone; por tanto, si lo que buscas es «algo de acción» posiblemente este no sea tu juego. De lo contrario, ve a por él y no te arrepentirás.

Observer: System Redux

Puntuación Final - 10

10

Obra Maestra

Uno de los mayores exponentes del género cyberpunk en el mundo de los videojuegos.

User Rating: Be the first one !

Nukem

Ingeniero informático, en el mundo de los videojuegos desde que cogí la escopeta de doble cañón en DooM 2 y muy fan de los First Person Shooter clásicos. System Shock 2 es el mejor juego de la historia.

Actualidad

Botón volver arriba
X