AnálisisPC

Aquanox: Deep Descent – Análisis PC

Aventuras submarinas en 360º

Por ahí perdido en la oscuridad anda un «subgénero» de los FPS llamado «FPS 360º», el cual consiste en que basicamente podemos desplazarnos por el escenario como si estuvieramos «volando». Bueno, es una descripción muy vaga, pero si os pongo como ejemplo títulos como Descent o Forsaken seguro que ya sabéis de lo que hablo.

El caso es que este género no ha dado muchos títulos que vayan más allá del «mata mata»; sin embargo en 2001 apareció Aquanox (aunque la primera entrega de la saga se llama Archimedean Dinasty y llegó en 1996), un FPS 360º que nos transladaba a un mundo submarino post-apocalíptico, con elmentos roleros y una historia interesante, de esta forma el título ganó bastante repercusión. La obra tuvo su correspondiente secuela en 2003, pero hemos tenido que esperar hasta 2020 para ver una tercera entrega ¡Y aquí la tenemos! Así que si quieres saber si la espera ha merecido la pena, quédate a leer este análisis.

Aquanox: Deep Descent nos situa en el mundo de Aqua, que básicamente es la mismísima Tierra, solo que ya de «Tierra» tiene más bien poco. Porque con la tontería de las guerras nucleares y esas cosas, la superficie del planeta es inhabitable, así que los humanos se han ido a vivir al fondo del mar, habitando bases submarinas y complejos de investigación. Pero la cosa no queda ahí, porque de paso se han formado alianzas y facciones que no paran de darse caña entre ellas ¡Como si vivir bajo el agua no fuera ya lo bastante chungo!

Ahí es donde entramos nosotros, tomando el papel de un equipo de pilotos que acaba de despertar de un largo sueño criogénico y tienen que averiguar que está pasando, de dónde vienen, quiénes son y resolver todos los problemas que se les pongan por delante.

Claro, hasta aquí todo puede sonar a que vamos a vivir una aventura épica, pero por desgracia esto está bastante lejos de la realidad. Porque aunque Aquanox: Deep Descent tiene todos los ingredientes para ofrecer una trama envolvente y un universo rico en detalles, el juego no ha sabido sacarle partido al asunto.

La historia y los diálogos son una parte fundamental del juego a la que, por desgracia, no se le ha sacado todo el jugo. Aquí podemos ver como hay varias respuestas posibles pero no influirán para nada.

La historia está contada de una manera muy vaga y repleta de clichés, con unos diálogos que, pese a que da la impresión de que dan lugar a tomar decisiones, en la práctica no hay decisión que valga, es más, a veces muchas de las opciones de los diálogos nos llevan a la misma respuesta, y por supuesto sin repercusión alguna en la historia. Así que lo que en un principio parece ser un universo sólido y bien construido (que incluso tiene su própia enciclopedia dentro del juego) termina echandose a perder por una narrativa bastante floja a la que es incluso difícil seguirle el ritmo. No obstante tampoco voy a negar que tenga sus momentos en que la cosa se ponga interesante y pueda enganchar aunque sea un mínimo, pero en general la balanza no se decanta a su favor.

Por otro lado están las misiones que son merecedoras de su própio párrafo. Sí, este es otro juego de hacer de recadero para todo el mundo. Estas misiones, tanto principales como secundarias, se reducen a: Ve a tal sitio a hablar con este tio, el tio te manda una tarea que implicará ir a otro sitio y liarte a tiros, vuelve a decirle al tio que lo has hecho todo bien y que te recompense. Y así hasta la mismísima extenuación, sin duda en las misiones de Aquanox: Deep Descent la variedad es algo que brilla por su ausencia.

Tambien se trata de un juego extremadamente lineal. No da pie a la exploración (más allá de encontrar materiales dispersados por ahí que nos permitirán fabricar cosas) y nos lleva constantemente del punto A al punto B de la mano. Pese a que puede parecer que tendremos un basto territorio submarino por explorar, esto es mentira, ya que el juego se divide en pequeñas zonas interconectadas donde no hay prácticamente nada salvo los objetivos que nos van surgiendo.

Mediante estos cacharros nos podemos transportar de una zona a otra en el mundo del juego.

Este es un punto en el que el juego llega a destacar en ocasiones ya que despues de todo, absolutamente todo el juego se desarrolla a los mandos de nuestra nave submarina, pero también se queda corto en algunos aspectos, vamos por partes.

En primer lugar hablemos de la jugabilidad en los combates. Tenemos que tener en cuenta que estamos peleando a bordo de pequeñas naves submarinas y por lo tanto, la movilidad en el agua es diferente. El juego realmente consigue que tengamos esa sensación de estar en el agua al mover nuestra nave esquivando a los enemigos, pero también al apuntar y disparar, y además tenemos un control que es realmente bueno, el cual nos permitirá movernos y esquivar con facilidad si tenemos la suficiente práctica.

Cuando nos enfrentamos a los enemigos, estos vendrán desde todas las direcciones posibles (esto es un FPS 360º), lo que pondrá el combate a limites bastante desafiantes en ocasiones, obligandonos a tener un movimiento constante y a cogerle mucha práctica a apuntar y esquivar.

Aunque gráficamente el juego es bastante pobre, de vez en cuando hay momentos más destacables, como este donde la iluminación consigue crear una cueva submarina bastante bonita.

Claro el juego realmente podría brillar en este apartado, sino fuera porque nos vamos a estar enfrentando constantemente a unos enemigos genéricos y carentes de gracia. Por un lado hay naves enemigas que parecen todas iguales y por otro está la «nanofauna», bicharracos de mar como tiburones o medusas que intentarán darnos caña. Eso sí no espereis ver pulpos gigantes ni aberraciones lovecraftianas, esta «nanofauna» tiene un aspecto incluso más genérico y carente de gracia que las naves enemigas.

Para amenizar toda la acción resulta que podemos personalizar nuestras naves, comprando accesorios y nuevas armas con el dinero que ganamos en las misiones, esto, por ejemplo, nos servirá para hacer combos contra los enemigos (por ejemplo utilizando un arma para quitarles el escudo y otra para terminar el trabajo). Pero es otro aspecto echado a perder, y esque la cantidad de motores, armas y demás que le podemos poner a las naves son realmente escasos.

Nos pasaremos todo el juego moviendonos entre diferentes estaciones submarinas como esta, sin embargo todo el entorno 3D que Aquanox: Deep Descent nos tiene preparados se reduce a lo que veremos a través de nuestra nave. Ya que dentro de estas estancias solo podremos acceder a un menú para comprar, hablar con la gente, etc…

Un buen apartado técnico podría acompañar perfectamente a un universo como el que aquí se plantea, pero de nuevo, estamos ante otra decepción.

Los gráficos del juego sin llegar a ser feos lucen como de la generación anterior y además se ha prestado bastante poca atención al detalle. Los escenarios estan bastante vacíos y sin vida, es decir, estamos bajo el agua, que menos que poner unas algas moviendose por ahí o unos pececillos dando vueltas. Además tenemos de manera casi constante una especie de «niebla» a poco metros de nuestro campo de visión, lo que dificulta ver más allá de cierta distancia. Llegados a este punto, no puedo evitar acordarme de Subnautica, un título que ya tiene sus años y nada que ver con esto.

Antes he comentado que los enemigos son genéricos, pero esque más todavía lo es su diseño, por ejemplo la «nanofauna» consiste en animales típicos del mar con unas cuantas manchas «verde radiactivo» y ya está. Tampoco existen modelos para los personajes del juego, únicamente un retrato de sus caras y poco más, pero es que encima muchos de los NPCs comparten los mismos retratos. Todo esto da la impresión de que Aquanox: Deep Descent sea un juego terminado de una manera un tanto apresurada y sin muchas ideas claras.

Pese a que el manejo de la nave en los combates es muy bueno, esto se arruina con unos enemigos genéricos y aburridos.

Aquanox: Deep Descent es un título muy justito en la mayoria de sus apartados. Y la verdad es que es una pena, porque el juego tiene muchos elementos que de haberlos aprovechado bien hubieran producido una obra más que notable.

Al menos tiene una jugabilidad bastante buena cuando nos ponemos a pelear, como ya he dicho pilotar la nave es una delicia, así que por ese punto puede salvarse y quizás más de uno os atreváis a darle una oportunidad, sobre todo si quieres probar una jugabilidad diferente dentro del mundo de los FPS. Eso si, quizás comprarlo de rebaja sea una mejor opción.

Aquanox: Deep Descent

Puntuación Final - 5

5

Correcto

Un título que apuntaba muy alto pero no cumple sus expectativas. Al menos jugablemente sí que tiene algunos aspectos interesantes.

User Rating: Be the first one !

Nukem

Ingeniero informático, en el mundo de los videojuegos desde que cogí la escopeta de doble cañón en DooM 2 y muy fan de los First Person Shooter clásicos. System Shock 2 es el mejor juego de la historia.

Actualidad

Botón volver arriba
X