AnálisisPC

The Signifier – Análisis PC

Los secretos de los recuerdos

Cada vez se acerca más Halloween, y con ello la temporada de terror. Creo que una de las razones por la que más me gusta esta época es por lo amplio que es este género: Desde obras palomiteras que solo buscan que pases un buen rato a otras que buscan rascar más dentro de la naturaleza humana y sus propios misterios y miedos. En mi caso disfruto de ambas perspectivas por igual, desde Until Dawn a Soma, suelo apreciar el propósito de cada uno, aunque algunos me impidan dormir durante un par de días. Y hoy le ha tocado a The Signifier que se inclina fuertemente por ser de una obra que busca lo segundo. En este caso, hablando del tema de nuestros recuerdos y nuestra mente.

El problema está en que esto es más difícil de lo que podría parecer. Ya he comentado muchas veces que el terror dentro de los videojuegos es una mina para explotar gracias a su interactividad, pero también es su talón de Aquiles. La oportunidad de usar las reglas del videojuego en vez de las de otro medio es un arma de doble filo muy peligrosa. Si te pasas imponiéndolas, la suspensión de la incredulidad se romperá fácilmente, si te quedas corto,  no aprovechas las oportunidades que el medio te da y tu mensaje se puede quedar corto.

Los puzles de The Signifier
Obtener fragmentos dispersados y recolocarlos será una pieza fundamental a la hora de avanzar en los recuerdos.

Antes que nada, se me hace algo difícil catalogar The Signifier como un título de terror. Se que con esto me contradigo a mi mismo, pero dadme una oportunidad para explayarme. The Signifier no es un título de terror al uso, si no uno de misterios e investigación. Su regla no son los jumpscares ni enemigos que te siguen durante todo el juego metiendo presión, si no que busca hacer que te sientas incomodo a través de toda su historia.

El argumento del juego hace ya un gran papel a la hora de meternos en un mundo desconocido. En The Signifier deberemos adentrarnos en la mente de una joven que ha sido hallada muerta en su apartamiento. La razón a primera vista parece ser un suicidio, pero los motivos no terminan de encajar. Aquí entramos nosotros. Somos un gran ingeniero que ha desarrollado una IA capaz de recrear los recuerdos dentro de la mente de alguien e introducir a una persona en ellos. Y el estudio de PlaymeStudio ha aprovechado este recurso al máximo, haciendo que cada vez que recorramos un nuevo recuerdo una inquietud sensación nos recorrera constantemente, recordándonos que ese no es nuestro lugar.

La interfaz de The Signifier
Gracias a esta interfaz podremos viajar entre diferentes recuerdos de manera sencilla.

El ritmo dentro de estas secciones esta fuertemente definido gracias a las dos partes que forman una escena: La objetiva, que se basa en los recuerdos reales que sucedieron tal y como se muestra, y la subjetiva, que muestra los sentimientos o partes del subconsciente pertenecientes a ese momento. Si sois ágiles de mente ya habréis deducido que las escenas más perturbadoras estarán en esta segunda categoría. Gracias a esto no solo se divide los momentos con más tensión, si no que se le ofrece una variedad al jugador a la hora de enfrentarse a los diferentes desafíos.

Aunque se agradece mucho que las memorias estén divididas en dos ambientes diferentes, se agradece aún más que también contemos con la opción de volver al mundo real. De hecho en esta parte es cuando toca jugar a ser un detective, ya que tendremos que dialogar con diferentes personajes e investigar zonas actuales que estén relacionadas con los recuerdos que hemos descubierto. Y voy a aprovechar esto para alabar la gran función que hacen estas conversaciones en The Signifier. Cada vez que conversamos con alguien sentimos que cada cosa que decimos puede tener una gran gravedad: Desde dar la contraseña para desbloquear un portátil a decidir si queremos involucrar o no a nuestros seres cercanos en este turbio caso.

En varias ocasiones me he encontrado frente a una decisión, eligiendo con cuidado mis palabras para no tentar a la suerte, pensando ágilmente cual de las respuestas pueden darme mayor cantidad de información sin abalanzarme demasiado.

Esto también ocurre gracias a la sensación que hay en todo momento de que este caso es algo mayor a lo que nos habíamos comprometidos en un principio. Poco a poco, según se vayan descubriendo más detalles sobre esta historia, notaremos una mayor presión por el miedo a cometer un fallo y las repercusiones que pueden llegar a ocurrir.

Los casos de The Signifier
No tardaremos en llegar a las zonas más ocultas y oscuras del cerebro de la víctima del caso.

Ya solo nos queda comentar la segunda mecánica principal de The Signifier, sus rompecabezas. La mayoría de ellos se darán lugar dentro de la mente de la víctima, tanto en las partes objetivas como subjetivas. En ocasiones incluso dispondremos de escenarios más peculiares como un sueño, y todo esto se traduce en una constante variación de las reglas del juego.

En vez de centrarse completamente en su mecánica de recoger anomalías dentro de los recuerdos y recolocarlos en su lugar de origen, The Signifier cuenta también con otros retos para mantener activa la mente del jugador. Quizás en una ocasión tengamos que mirar un elemento del mapa desde una perspectiva específica y manipulando el tiempo para que encaje, mientras que más adelante tendremos que controlar a una entidad para acceder a una zona hasta ese momento inalcanzable. La ley en estos puzles es intentar no repetirse, para no solo evitar el aburrimiento del jugador, si no que desafiarle de forma constante.

Pero con toda ventaja viene una desventaja. En este caso la desorientación puede golpear muy fuerte al jugador, debido a la cantidad de escenarios que podemos visitar a la vez y que la lista de objetivos tiene varios de ellos a la vez activos, haciendo difícil saber cual es el orden para resolverlos. Por suerte tenemos a nuestra disposición la ayuda de nuestra IA, que puede guiarnos de forma leve para saber que deberíamos intentar hacer a continuación. Aún así, es una medida que no termina de ayudar del todo a los momentos de bloqueo que uno puede llegar a sufrir jugando.

The Signifier es un juego que me ha gustado bastante. Su forma de llevar el guion resulta un soplo de aire fresco entre tantas aventuras que consisten en escapar de un lugar o de una criatura. El hilo del que se va tirando para averiguar cada vez más esta acompañado de incluso más preguntas, las cuales llevan todas a una salida que quizás nos arrepintamos de seguir.

Por desgracia, si que he tenido un gran problema a la hora de experimentar The Signifier: Su rendimiento. SI bien es cierto que hablo desde la experiencia de una versión que probablemente ni siquiera sea la que se podrá experimentar el día uno, he sufrido unos problemas de rendimiento debido al consumo de memoria del juego. Ralentizaciones, momentos de congelación, cargas lentas, etc… Nada ha llegado al punto de crasheo e imagino que se solucionara pronto, pero igualmente me parece un aspecto a tener en cuenta.

Aún así, teniendo en cuenta que el principal problema que he encontrado ha sido uno que se puede arreglar, puedo decir que hacía tiempo que no disfrutaba tanto de una obra similar. Si te interesan como a mi este género, es un buen título que obtener este mes lleno de misterio y terror, eso sí, no te informes demasiado o igual estropeas las sorpresas que te depara The Signifier.

The Signifier

Puntuación Final - 8.5

8.5

Recomendado

Una aventura llena de misterios y que provoca un terror a un nivel diferente al que estamos acostumbrados dentro de la industria, aparte de ofrecer unos puzles de lo más variados.

User Rating: Be the first one !

Regas

Educador infantil con mucho tiempo libre. Amante de la narrativa y los rpg, llevo jugando desde que tengo uso de memoria.

Actualidad

Botón volver arriba
X