AnálisisPC

Inertial Drift – Análisis PC

Soñando, soñando, triunfé derrapando

Siempre me ha llamado la atención cómo obras de nicho pueden influenciar y crear toda una serie de ramificaciones y derivados casi tan grandes como la propia obra original. Una de estas es el manga y anime Initial D, que, además de haber dado pie a inumerables juegos licenciados (la mayoría arcades que no han salido de japón) ha inspirado no pocos juegos, además de ver el icónico Toyota AE86 Sprinter Trueno en todo juego de coches que se precie. A coger el rebufo de esta serie de juegos inspirados en Initial D llega Inertial Drift. Y no, el nombre no es ninguna casualidad.

Inertial Drift se presenta como un arcade de carreras en el que la gracia es derrapar, arañando segundos al crono pegándonos lo más posible a los muros. Para conseguir el derrape perfecto innova en los controles, y en vez de iniciar el derrape tocando el freno y girando, a lo Ridge Racer (por cierto, ¿para cuándo una nueva entrega? Que hemos estado toda una generación sin la serie de Namco…), el drift se hace utilizando el analógico derecho. Y parece mentira que a nadie se le haya ocurrido antes, porque es una solución muy natural, muy de videojuego y a la que nos habituamos en cuestión de segundos.

Conseguir el ángulo de derrape perfecto para no perder velocidad es esencial (sale mal)

Como buen arcade, Inertial Drift se construye sobre una base sencilla y que funciona (el control y la sensación de velocida) y a partir de ahí nos van presentando una serie de retos y modos de juego para explotar estos sistemas al máximo. Lo más normal sería empezar con el modo historia, que tiene un poco de visual novel light, muy cortito y que más bien hace las veces de tutorial. Pero cuando terminamos la historia solo tenemos ganas de más, y vaya si Inertial Drift tiene más.

La historia se presenta en forma de visual novel

Tenemos el modo reto, muy entretenido, porque se nos da un coche y un tiempo a batir, y si lo conseguimos, pues desbloquearemos ese coche. Es muy fácil picarse para conseguir la medalla de oro, y como es la forma más normal de desbloquear más coches (incluido el Sprinter Trueno, o uno muy parecido) pues tenemos ese incentivo de más. Después tenemos lo que se ha llamado modo Arcade, aunque más bien es un modo pensado para competir en las clasificaciones mundiales e intentar escalar posiciones mientras buscamos el coche perfecto para la pista a batir. Una elección que tiene mucha miga, porque los coches son bastante distintos unos de otros. No es el único modo online que tiene, porque también tendremos nuestras carreras cara a cara, y si nuestros rivales están más cerquita, también tenemos un modo a pantalla partida.

No podía fallar una referencia al Spirit Trueno 86

Aunque puede parecer el típico juego arcade que nos pasamos en dos tardes, aquí hay mucho donde rascar, sobre todo si nos picamos un poco con las clasificaciones o los desbloqueos. Y, en realidad, aunque no nos piquemos, seguiremos volviendo una y otra vez, porque Inertial Drift es simplemente tan divertido de jugar y el control es tan fino que será el clásico juego que no sale de nuestro disco duro o consola (lo tenemos en PC, PS4, Xbox y Switch).

Inertial Drift

Puntuación Final - 8

8

Recomendado

Un arcade puro, divertidísimo, con un control perfecto y con un montón de modos de juego para cada ocasión. El típico juego que si entra en nuestro disco duro, es para quedarse.

User Rating: Be the first one !

Pablo López "Potajito"

Traductor, videojuerguista y persona en general.

Actualidad

Botón volver arriba
X