AnálisisSwitch

Fight Crab – Análisis Switch

Pues toma Bogavante

Hay mil franquicias exitosas dentro del género del juego de lucha que han marcado épocas y etapas dentro del mismo. Street Fighter, Tekken, los desarrollos de Arc System Works o incluso los recientes títulos de Cyberconnect. Todos ellos tienen su propuesta, enfoques más versátiles y ágiles, combates más completos y con más maniobrabilidad, incluso combates temáticos y espectaculares.

Hoy hablaremos de una nueva franquicia que rompe moldes y profundiza la lucha dentro de los «Partyjuegos». Preparad las pinzas que hoy comemos marisco.

Dejemos las cosas claras desde el principio, nadie, absolutamente nadie, se va a comprar (ni debería comprarse) este juego por su profundidad dentro del género. Pero tengamos en cuenta lo que Fight Crab propone y no lo que queramos que proponga.

Estamos ante un juego que no solo no se toma enserio a sí mismo, sino que además emplea esa banalidad y la hace una de sus mayores armas. El juego sacrifica la idea de presentar un combate preciso para mostrar un combate ridículo al que te acabas enganchado por saber «hasta donde dura la broma«. Y es que, en cierto sentido, Fight Crab es una broma. Es un completa broma con Skins, personajes jugables, estadísticas que evolucionan, equipamiento la mar de gracioso y un online absolutamente loco que denota trabajo, desarrollo y profundidad (teniendo en cuenta el limitado número de personas que lo han desarrollado) y esa profundidad hace gracia, entretiene y atrapa.

La mezcla de música y choques de espadas atribuye una epicidad completamente ridícula

Así es como yo enfoco Fight Crab, como un par de entradas para ver como Chevy Chase hace el ridículo, te ríes y encima te invita a participar en el Show.

Desde el primer momento que entramos el juego deja claras sus intenciones en el combate. Olvidaros de la movilidad de Ultimate Ninja Storm, olvidaros de los combos con los VTrigger. En Fight Crab las colisiones ponderan por encima de cualquier otra ley vista en el videojuego, y los assets que han sido elegidos para determinar esas colisiones no podrían ser más divertidos y graciosos.

El juego en sí se sustenta por -obviando las múltiples opciones de modos y personalización- en las pinzas de nuestro cangrejo. Tendremos una gran selección de cangrejos para elegir y cada uno con unas estadísticas diferentes que solo desarrollan más el chiste, como si de uno de Chiquito de la calzada se tratase. La música inicial que nos presenta el juego ya avisa de la parodia y de las intenciones del mismo.

Tendremos pistolas, katanas, cohetes e incluso nunchakus a nuestra disposición para poder cocinar a golpes a los mariscos que busquen pelea contra nosotros, seremos los reyes de la sartén.

Además, como ya he comentado antes, la campaña del juego está dividida en fases repletas de contenido que las diferencia. Tendremos diversos mapas que podremos aprovechar de esquina a esquina; y no solo para pillar cualquier objeto y reventárselo al cangrejo enemigo en el tarro, sino también para poder aprovechar el divertidísimo modo foto que incluye el juego, una apuesta por los memes clara y acertada.

El juego es una completa locura, y como tal, nos reiremos a carcajadas

Gráficamente luce bastante regulero, en los cangrejos jugables encontraremos un texturizado más trabajado y desarrollado, pero los mapas y su iluminación podrían ser calificados como un desastre, más aún si los comparamos con el trabajo que presenta Jump Force en Nintendo Switch, que demuestra que las cosas se pueden hacer muy bien y muy detalladas aun faltando potencia.

Tendremos una gran variedad de armas a nuestra disposición

Por otra parte, es necesario hablar del control, pues creo con total firmeza que está bastante bien adaptado a Nintendo Switch para ser lo que es, un sistema de mover pinzas y agarrar objetos con ellas. Desde luego que el juego se fundamenta en la mayor banalidad, pero es un ejemplo más de que la «memificación» está llegando a niveles insospechados, porque tiene más público que nunca, y la propuesta narcotizante de Fight Crab sin duda es una de las mejores de ese catálogo compuesto por cabras, gansos y ahora cangrejos.

Nussoft ha creado un chiste con pinzas y barras de vida. Ese es el concepto que vende Fight Crab, el mejor chiste de cangrejos del catálogo, y sin duda es uno de los mejores. Nadie que busque el mejor juego de lucha debe pararse a ojear Fight Crab, sin embargo, eso no quita que sea tremendamente divertido y gracioso siendo lo que es, un gif de Twitter en términos de imágenes y sonidos al que le podemos echar un montón de partidas desternillantes.

Teniendo esto en cuenta y más sabiendo que el juego viene de un desarrollador fundamentado en títulos tan locos como Age of Seafood o Neo Aquarium; creo que sería erróneo calificar de mal juego a un concepto que propone la risa y el entendimiento mutuo entre jugadores que solo buscan una excusa para ver cangrejos luchando, como si de una película de bajo presupuesto de The Asylum se tratase; como una broma de muy buen gusto; como si la industria abriese las puertas a el talento que hay detrás de la comedia.

Fight Crab

Puntuación Final - 8

8

Recomendado

Fight Crab no es un buen juego de lucha, pero.. ¿Por qué deberíamos exigirle que lo sea? Fight Crab es un chiste, uno de los mejores, y como tal debemos juzgarlo. Abramos la mente y démonos cuenta de que las risas y la comedia siempre ganan amigos.

User Rating: Be the first one !

Carlos González

Buscadme en Tokio-3 o junto con mi gato, que se llama Wanda y es de Wakanda.

Actualidad

Botón volver arriba
X