AnálisisSwitch

Minoria – Análisis Switch

Vestid vuestros mejores hábitos, vamos a matar brujas

El género metroidvania es uno de los más queridos por los jugadores, y en concreto es mi favorito. Disfruto mucho con el plataformeo, los secretos, los combates y la sensación de progresar constantemente incluso cuando debes regresar a lugares ya visitados. Por supuesto si te gusta este género, es posible que hayas oído hablar de Momodora, una saga desarrollada por Bombservice, una saga que empezó siendo de plataformas y que ha ido evolucionando hasta el género que nos atañe. Minoria es del mismo creador y podríamos ubicarlo como precuela del último juego, Momodora: Reverie Under the Moonlight. Un título más bien corto que tiene un cierto encanto, pero que debido a su duración nos deja con la miel en los labios.

La estética de Minoria logra desmarcarse de sus antecesores, pasando del pixel al 3D lowpoly, que resulta bastante interesante y agradable (a pesar de los escenarios amenazadores que solemos visitar) pero que en ciertos lugares tiende a repetirse. Las localizaciones se parecen bastante entre sí más allá de querer representar que son una misma zona, y a pesar de poseer diseños de niveles diferentes, los fondos y elementos que vemos en pantalla se repiten muchísimo, quitando personalidad a ciertas salas. A pesar de ese problema, los diseños de personajes son resultones, teniendo a nuestras monjas guerreras de protagonistas con un ligero toque de anime que dota de frescura y originalidad al título, salvándolo de su problema con los escenarios.

En cuanto a su BSO no hay mucho que resaltar, sencillamente está ahí acompañando y dándote lo que necesitas en cada momento, aunque en ciertos bosses si que he podido apreciar temas de los que te obligan a decir “Me gusta esta canción”. Al final sirve al propósito de resaltar las situaciones más dramáticas y tensas a las que nos enfrentamos. Quizás lo que peor he llevado ha sido la ausencia de doblaje (que lo entiendo) pero que la Hermana Semilla (nuestro personaje) grite de dolor cada vez que morimos, lo cual pasa en más de una ocasión. Digo que es lo que peor he llevado porque los juegos mudos a medias no me terminan de convencer, aunque entiendo que para un juego pequeño no vayas a querer contratar actrices y actores de doblaje para que digan cuatro líneas de diálogo, así que tampoco ha sido un problema grave.

Minoria Gráficos
Gráficamente es un juego bastante bonito que nos deja escenas realmente hermosas

Jugablemente, he disfrutado de lo lindo este Minoria. Si bien es cierto que alguna mecánica podría pulirse más, como es el caso del parry, me lo he pasado bien combatiendo contra las brujas y monstruos que iba encontrando por el camino, a pesar de la brutalidad de dichos combates.
Hablo de brutalidad porque la Hermana Semilla tiene tendencia a ser más bien débil aguantando golpes, y es posible que un enemigo normal acabe con nosotros con dos o tres ataques que nos pillen desprevenidos. Esto no es un gran problema porque a casi todos les podremos hacer una parada y contraatacar, siendo esto  bastante fácil de realizar, ya que para equilibrar lo fuerte que pegan los monstruos han hecho que estos ataquen de maneras muy telegrafiadas, tanto que a veces te confías y terminas siendo golpeado.

Además de esta mecánica que no está del todo balanceada contaremos con la posibilidad de subir de nivel, la cual apenas afecta al gameplay general, sumándonos un poco de vida y mejorando nuestro ataque de una manera tan nimia que no merece la pena intentar grindear para arañar un par de niveles extra. Estaremos nosotros con nuestra habilidad. Pegando, saltando, esquivando o contraatacando, deberemos abrirnos paso entre unos enemigos comunes algo sencillos, aunque peguen fuerte, y unos bosses que podrán apretarnos las tuercas para recordarnos que no todo es tan sencillo.
El sistema basado en personalizar el equipo de tu personaje se basa en dos apartados: los inciensos y las armas. Los inciensos sirven como hechizos (curar, atacar, mejorar atributos, etc) y habilidades pasivas (mejora general de acciones o atributos). Podremos equipar varios inciensos activos y pasivos, pudiendo cambiar rápidamente entre ellos durante el juego o pausando la partida para equipar otros distintos. Sin duda el saber elegir llega a ser determinante en los primeros compases del juego.

Exploración Minoria
La exploración es una parte fundamental del juego, aunque tiende a ser algo decepcionante

El otro aspecto, equiparnos distintas armas, no sólo hace que nuestro ataque aumente con algunas armas, si no que tiende a cambiar la forma de combatir de Semilla. Empezamos con una espada básica que hace combos hacia adelante y en una pequeña área y llegamos a armas que atacan más hacia arriba, que nos ayudan a tener un salto extra o a desplazarnos rápidamente por las habitaciones. Esto hace que quieras usar diferentes armas para momentos distintos y que así disfrutes de la variedad que ofrece el juego.
Finalmente me gustaría hablar de los jefes y de la exploración. En cuanto a los jefes debo decir que algunos resultan frustrantemente injustos, pero que en líneas generales son combates muy disfrutables y donde se encuentra el auténtico desafío. Con respecto a la exploración, debido a la corta duración de Minoria, no sientes que estés explorando tanto como realmente lo haces, y los niveles no están diseñados de una manera en que las conexiones entre cada lugar te hagan sorprenderte. ¿Cumple como metroidvania? Pues aprueba por los pelos, siendo más destacable a la hora de combatir que a la de explorar y plataformear.

Boss Minoria
Los combates contra los jefes finales son el mayor aliciente de este juego. Peleas en las que tendremos que estar muy atentos y darlo todo

Minoria tiene lugar en la Gran Guerra de las Brujas, concretamente en la cuarta, la cual todos sabemos que es la más épica y sangrienta de todas. Bromas aparte, Minoria tiene una historia más profunda de lo que parece a simple vista, con giros de guión y personajes interesantes, que, si bien no llegan a ser muy carismáticos o memorables, cumplen bastante bien con su función.

Encarnando a la Hermana Semilla y a su ayudante la Hermana Fran (la cual nos irá hablando de vez en cuando y dando su opinión), llevaremos a cabo la sagrada misión de la orden, la cual tras aventurarnos un poco en el castillo quizás resulte más cruel y oscura de lo que creíamos. Quizás las brujas a las que matamos no tienen toda la culpa y haya algo más de lo que podemos ver. No es ninguna maravilla narrativa, pero se agradece que a un buen gameplay como el de este título le acompañe una historia competente en la que se ve cariño y mimo (y muchas notas con lore para ampliar el mundo).

Historia Minoria
Encarnando a la Hermana Semilla y acompañados de la Hermana Fran, descubriremos una historia bastante interesante mientras investigamos el castillo

Minoria es un juego de unas cinco horas de duración o más, depende de la habilidad de cada uno y su curiosidad para completar todo lo que ofrece. Para mí han sido unas cinco horas y media aproximadamente de disfrutar bastante con su sistema de combate e historia, aunque bastante menos de su mapa, lo cual para un metroidvania es un punto negativo bastante a tener en cuenta.
Por lo general su estilo visual casi de cuento, tan vistoso y alegre, en contraste con las situaciones tenebrosas con las que nos encontramos, logra un gran efecto que a mí me ha conquistado. Además poder jugarlo en la Switch en modo portátil es perfecto para un juego de este tipo con esta duración, es por eso que lo recomiendo a los fans del género y a los seguidores de Momodora.

Minoria

Puntuación Final - 8

8

Recomendado

Un título cortito, recomendado para los amantes del género metroidvania y para aquellos que busquen un desafío. Un sistema de combate divertido y una historia interesante que logran suplir un mapa más bien decepcionante.

User Rating: Be the first one !

Daniel Jiménez

Me gusta dar la opinión que nadie me ha pedido sobre videojuegos.

Actualidad

Botón volver arriba
X