AnálisisPS4

Windbound – Análisis PS4

Un diamante en bruto a falta de pulir

Hoy venimos a hablaros sobre Windbound de la mano del estudio de desarrollo australiano 5 Lives Studios y que fue lanzado el pasado 28 de agosto. Ha sido lanzado tanto como PlayStation 4, Xbox One, Nintendo Switch y en PC a través de Steam y Epic Games Store y en Google Stadia. Nos encontramos ante un juego de supervivencia puro y duro en tercera persona de estilo rogue-like dónde la navegación es esencial. ¿Estáis preparados para surcar los mares? Empecemos.

En cuanto empezamos el juego tendremos que tomar la primera gran decisión, elegir el modo en el que queremos jugar, cuidado que esto es muy importante, hay dos opciones, el modo historia y el modo supervivencia, ¿la diferencia? En el modo supervivencia, al morir solo se conservarán los objetos de los espacios «sostenidos» en el inventario, al morir volveremos al capítulo uno y la dificultad en el combate será la estándar. La gran diferencia es la penalización al morir, que en el modo historia también tendremos una, aunque en menor medida, perderemos nuestro navío y el progreso que tengamos en el capítulo. Por lo tanto, pensaros muy bien que opción coger y de la penalización por muerte que hay. Aunque no hay que agobiarse, el juego te permite cambiar la dificultad desde el menú de opciones del juego.

¿Quiénes somos? Kara, una guerrera y naufraga que cae en un misterioso archipiélago lleno de islas aun sin descubrir, las Islas Prohibidas. Lo primero que recibiremos es el remo de los ancestros, nuestro objeto más preciado, una ofrenda de los antiguos dioses que nos permitirá navegar por las aguas.

El ciclo se repite

Sin armas, sin comida y sin barco con el que navegar nos encontraremos una vez empiece nuestra aventura, por lo pronto tendremos que recolectar víveres y conseguir materiales para poder construir un arma con el que defendernos y poder cazar, o para construir nuestro barco. Al empezar tendremos un solo cuchillo con el que poder conseguir algunos materiales, al principio si no tenemos cuidado y no estamos pendientes de la barra de vigor y de salud puede que sea nuestro fin. Para que esto no ocurra tendremos que alimentar a nuestra protagonista, no es necesario luchar contra los animales que encontraremos por las islas, en cada una de ellas encontraremos bayas o setas para poder subir nuestra barra de vida y de energía, pero en cambio sí decidimos entrar en combate para conseguir carne tendremos que cocinarla, ya que sino nos intoxicaremos.

La comida tiene fecha de caducidad, sino la cocinamos durará menos pero igualmente también se pudrirá. No solo la comida tiene un fin, las armas, el equipamiento, la nave, todo se puede romper. Para que esto no ocurra podremos repararlas utilizando más materiales. Por lo tanto, tenemos un juego puramente orientado a la recolección y el farmeo de útiles.

El sistema de combate es algo simple y es más, salvo en contadas ocasiones los animales salvajes que nos encontramos no nos atacarán ellos primero, y si decidimos ser nosotros los que demos el primer paso, en más de una ocasión no nos harán caso y decidirán irse.

La búsqueda de materiales será progresiva, en el primer capítulo no podremos construir aún la barca de nuestros sueños, nos tendremos que conformar con una nave de paja la cual evidentemente no es muy resistente, pero más adelante encontraremos mejores materiales con los cual podremos combinarlos y crear una gran balsa con hasta cocina incluida si es lo que deseamos.

Nuestro barco será nuestra base, por eso debemos de cuidarla y estar constantemente mejorándola, en ella podremos guardar todos los materiales que encontremos o que construyamos, pero, como he mencionado más arriba como caigamos ya sea en combate o por no cuidar la salud de nuestra protagonista, todo esto lo perderemos y creerme que puede ser muy frustrante.

No hay una gran variedad de enemigos

¿El juego solo trata de farmear y sobrevivir? No, aunque si es sin dudas lo más interesante de la aventura, la construcción del barco es un punto muy interesante, aunque se nos quede corto comparándolo con el resto. Para avanzar tendremos que activar tres torres en cada capítulo. ¿cómo lo haremos? fácil, tendremos que buscar en las diferentes islas que se van creando, las cuales se crean al azar y da igual que juegues el mismo capítulo nunca tendrán la misma ubicación, escalar la torre y activarla en lo más alto, una vez activa conseguiremos fragmentos marinos los cuales podremos ofrecer de ofrenda una vez terminemos el capítulo para conseguir una mejora nueva o un arma de los ancestros diferente.

A modo de investigación más profunda, podemos encontrar santuarios escondidos en cada capítulo los cuales encontraremos más fragmentos marinos o lo más interesante, fragmentos para subir el vigor y la vitalidad de Kara. El vigor puede gastarse de diferentes maneras ya sea corriendo o utilizando el barco, una vez el vigor llegue a cero no tardaremos en perder toda la salud.

Podremos crear un barco con diferentes materiales

La navegación y construcción del barco tiene cosas positivas, pero también negativas. Si bien es cierto que he mencionado que la construcción es lo que se me ha hecho más interesante, su navegación por las aguas, ya no tanto. Cuando al principio utilizas solo el remo no está mal y llevaremos el control de la situación, el problema es cuando mejoramos el barco y ya contamos con la vela. El mar es caprichoso y el viento aún más. El control de la vela se hace muy tedioso y complicado y el viento no ayuda precisamente, este siempre va a estar en nuestra contra y por lo tanto tendremos que estar un buen rato hasta que consiga avanzar, eso sí, una vez se pone en marcha ya funciona como la seda. El mar es peligroso, podemos encontrar criaturas que saltarán a nuestro barco para destruirlo o si la marea es baja nos toparemos con corales que destrozarán nuestra querida embarcación, y como caigamos al agua lejos de la orilla ya os comento que tendremos un gran problema.

En definitiva, Windbound es un juego que se nos queda corto, un diamante en bruto a falta de pulirlo, y eso es lo que pienso que le falta, un poco más de trabajo para conseguir sacarle todo su jugo. Me he encontrado con numerosos bugsalgunos más salvables que otros, es más justo al empezar el juego me encontré con el primero, Kara en vez de despertar en la playa, me despertó dentro de una roca, algo que se puede pasar por alto e incluso te puede hacer gracia ya que no te daña tampoco la experiencia el juego, pero luego me encontré justo en el final del juego con el peor bug, el juego se apagó por un error y tuve que empezar todo el capítulo otra vez perdiendo materiales y los objetos de mejora del barco, una verdadera faena.

Algo que puede cansar al público es tener que volver hacer siempre lo mismo o casi lo mismo, son cinco los capítulos que componen Windbound y en todos se repite la misma fórmula, buscar las tres torres, llegar al santuario y ofrecer la ofrenda. El juego si quieres puedes pasártelo rápido yendo solo a lo que he mencionado, sin luchar o crear un gran barco, pero claro estaréis quitándole la gracia al juego.

No es el mejor juego de supervivencia ni el más original, pero si cuenta con un apartado artístico excelente y una banda sonora muy bonita, la cual tiene canciones expresamente realizadas para algunos animales. Si eres un amante de los juegos de recolección, supervivencia y farmeo, este Windbound puede resultante interesante a pesar de sus problemas.

Windbound

Puntuación Final - 6.5

6.5

Interesante

Windbound es un lo que pudo ser y al final no lo consiguió. Gráficos preciosos que se acompaña con unas bonitas canciones, pero una fórmula repetitiva.

User Rating: Be the first one !

Pilar Asdasd

Diseñadora de Moda, Marketing/Comunicación y amante de los videojuegos. Actualmente estudiante de Diseño y Animación 3D (CD Projekt Red, llámame). Te daré mi lista de mis 5 videojuegos favoritos: Final Fantasy X, Final Fantasy IX, The Witcher III, TWEWY y Xenoblade Chronicles 2. Así nos conocemos mejor, ¿no crees? :D

Actualidad

Botón volver arriba
X