AnálisisPS4

13 Sentinels: Aegis Rim – Análisis PS4

Belleza y valor

Siempre es emocionante cuando un estudio se lanza a un proyecto que se sale de su zona de confort. Es una apuesta que ellos hacen consigo mismos y con sus seguidores, pero siempre es de aplaudir que compañías bien asentadas en la industria tengan la inquietud de seguir evolucionando y probar cosas nuevas. El caso de 13 Sentinels: Aegis Rim supone una ruptura a muchos niveles con los anteriores trabajos de Vanillaware. Acostumbrados a sus juegos de acción en scroll lateral y con ambientación de fantasía, su última obra se adentra de lleno en el terreno de las visual novel, la estrategia en tiempo real y una sociedad japonesa tanto contemporánea como futurista.

¿Su objetivo? Ofrecer una compleja historia de ciencia ficción desde la perspectiva de trece protagonistas con diferentes historias que confluyen a medida que avanzamos. Acompañadme en el análisis de uno de los títulos más interesantes del año.

13 Sentinels: Aegis Rim comienza en los años 80 en Japón, controlando a un estudiante amante de la ciencia ficción llamado Juro Kurabe. Tras unos agradables momentos charlando con nuestros compañeros de clase, seremos testigos de lo que parece ser una invasión alienígena; este ataque sólo podrá ser repelido por los centinelas, robots gigantescos que sólo unos pocos elegidos pueden pilotar. Que la premisa inicial del juego sea tan cliché no es casualidad: el cine de Kaijus (monstruos gigantes) es un pilar de la ciencia ficción nipona, así como su enfrentamiento con los robots gigantes más conocidos como mechas, que hemos podido ver incluso en grandes producciones como la saga Pacific Rim. Este comienzo tan familiar se usa como base para una historia de ciencia ficción que visitará todos los tropos del género que podáis imaginar: viajes en el tiempo, transhumanismo, androides… a través de las historias de los trece protagonistas que podremos manejar.

La historia de 13 Sentinels: Aegis Rim es muy compleja, no sólo por la gran cantidad de temas que toca, sino por la narrativa fragmentada en diferentes personajes y épocas. Por supuesto, al ser el principal interés del título, no voy a profundizar más en detalles del argumento. Sólo os diré que el juego está plagado de referencias a obras y autores de culto del género, convirtiéndose en un aliciente más el reconocerlos todos.

El Japón de 13 Sentinels: Aegis RimLos Centinelas de 13 Sentinels: Aegis Rim

Casi cualquier imagen típica del Japón más idealizado por el anime está presente aquí. Cada protagonista tiene sus propios capítulos de historia, divididos en pequeños segmentos jugables de aproximadamente diez minutos de duración. A medida que avanzamos en sus respectivas tramas desbloqueamos nuevos personajes y podemos avanzar en las historias del resto. El argumento del juego se irá encargando de unir los destinos de los trece elegidos, aunque no será fácil de seguir al principio: se mezclan diferentes épocas, escenarios comunes pero en tiempos diferentes, personajes que aparecen en varias líneas temporales… nada es lo que parece en 13 Sentinels: Aegis Rim, y al final de cada segmento el juego siempre nos deja un pequeño cliffhanger que nos hace querer continuar. Es una experiencia ideal para sesiones de juego cortas, para poder reposarlo e intentar adivinar cómo continuará la historia, pero dudo que podáis soltar el mando muchas ocasiones durante las más de treinta horas que os llevará completarlo: la trama de 13 Sentinels: Aegis Rim es una de las mejores del año, si no de la generación, al menos en el terreno de la ciencia ficción.

La jugabilidad en esta parte de la aventura no dista demasiado de lo que podríamos encontrar en cualquier otra visual novel, pero con pequeñas diferencias que hacen evolucionar el género en la dirección correcta. Para empezar, olvidaos de personajes estáticos y fondos muertos. El apartado técnico de 13 Sentinels: Aegis Rim es puro arte en movimiento; jugar a 13 Sentinels: Aegis Rim es vivir un anime especialmente bello, tanto en sus diseños de personajes y animaciones, como en sus espectaculares fondos. Todas las estampas típicas de ese Japón contemporáneo, poético e idealizado, pasadas por el filtro de las acuarelas de Vanillaware, os obligarán a capturar constantemente lo que estáis viendo en pantalla.  Podremos mover a nuestro personaje, hablar con otros NPCs y recabar información que nos servirá para avanzar en la historia. Dicha información nos servirá para obtener más datos, si pensamos en ella, o bien para usarla con otros personajes y así progresar en la trama, dando casi la misma sensación a veces que una aventura gráfica.

La trama de 13 Sentinels: Aegis Rim
13 Sentinels: Aegis Rim juega constantemente con tus expectativas, y siempre encontrará la forma de descolocarte

La simple capacidad de mover a nuestro personaje por los entornos (añadiendo acciones contextuales ocasionalmente para dar variedad), hablar con quién queramos y administrar la información para avanzar, aunque en esencia sólo estemos leyendo una historia como en cualquier otra visual novel, crea la sensación de control, de estar «jugando». Junto a la división de las historias en pequeñas píldoras de unos minutos, dinamizan mucho la narración, obteniendo una experiencia mucho más amena y divertida que en otros exponentes el género. Unido a su bello apartado técnico, su doblaje total en japonés e inglés de la narración (con una perfecta y muy agradecida localización al castellano) y a la gran variedad de entornos y situaciones que nos presenta, estamos ante una obra que sólo por esto ya sería un imprescindible para los fans del anime, del estudio, de la ciencia ficción o de las tres. Pero Vanillaware aún tenía ganas de innovar, y ha introducido el elemento que por seguro dividirá a jugadores y crítica: las fases de estrategia en tiempo real.

La única pega que puedo encontrar a la historia es lo centrada que está en la trama, mucho más que en sus personajes. Sus protagonistas son interesantes y carismáticos, pero se apreciarían mucho mejor sus conflictos si el juego nos dejara conocerles mejor. Apenas hay momentos que no tengan trascendencia para el argumento a nivel global, y puede ser agotador. Me hubiera encantado acompañar a Kurabe a ver la película de Deimos al cine, o ver una cita entre algunas de las parejas; conocemos sus problemas y sus gustos, pero al final los sentimos como puros engranajes de la historia. Aún así, eso no quita mérito a la excelencia narrativa del juego y a la maestría con la que mezcla los destinos de los treces elegidos.

13 Sentinels: Aegis Rim divide su oferta jugable en tres secciones: aventura, batallas y archivo. Aventura es la parte visual novel, archivo funciona a modo de coleccionables y como forma de ordenar todas las escenas, información y elementos que aparecen en la historia para que podamos entenderla mejor poco a poco; batallas constituye el otro núcleo jugable de la experiencia, en el que manejando a un grupo de hasta seis centinelas tendremos que repeler el ataque de los Kaijus y destruirlos a la vez que defendemos un punto central.

Las batallas de 13 Sentinels: Aegis Rim
Al principio preferirías que las animaciones de los ataques no fueran sólo decorativas, pero al final se le coge el gusto al sistema

No os voy a engañar: los primeros niveles de este modo no me parecieron especialmente divertidos; aún en dificultad normal, daba la sensación de que podías obtener el rango más alto de puntuación sin saber muy bien qué estabas haciendo. Sin embargo, echando la vista atrás tras superar sus casi cuarenta niveles, creo que es la misma sensación que con la propia historia en sí; hay un paralelismo entre los primeros momentos de la aventura y las batallas en cuanto a lo perdido que te sientes, aunque es mucho atractiva la historia por el apartado artístico. El apartado visual de estas fases es muy diferente al del resto del juego, optando por una representación esquemático de los Centinelas y los Kaijus, como si los viéramos desde un radar.

Al principio, cuando hay pocos enemigos y variedad de los mismos y nuestros centinelas no tienen demasiados ataques, parece un modo bastante simple y poco espectacular. Sin embargo, a partir del ecuador del juego, la cosa mejora sustancialmente: la perspectiva elegida ya no es un error, ya que permite hacernos una idea de la escala del conflicto, derrotando a decenas de enemigos con uno sólo de nuestros ataques. Podemos mejorar a los centinelas añadiéndoles nuevos ataques y mejorando sus estadísticas, además de conseguir poderosos ataques cuyo poder se refleja perfectamente en la pantalla. También en este punto comenzamos a ver las posibilidades estratégicas del juego: algunos enemigos usarán campos electromagnéticos que deberemos derribar antes de atacar al resto, otras veces será mejor usar una mezcla de centinelas a distancia junto a otros cuerpo a cuerpo, el posicionamiento también importa, e incluso la racha de victorias que llevemos, además de la gestión de la barra de vida y los puntos de ataque.

Los combates de 13 Sentinels: Aegis Rim
Las últimas batallas son un mar de misiles cayendo, enemigos explotando y decisiones que tomar para sobrevivir

A medida que se recrudece el conflicto, la tensión de los últimos niveles aumenta, enfrentando con nuestros seis iconos ejércitos de cientos de enemigos. La escala épica de la batalla, una vez dominamos el sistema y los enemigos alcanzan su máximo potencial (a la vez que conocemos mejor a los personajes, ya que las batallas también se desbloquean progresivamente), hace que algunos de los momentos más emocionantes de 13 Sentinels: Aegis Rim los encontremos aquí; fastidia que en los primeros compases del juego debas avanzar hasta cierto punto de las batallas para continuar la historia, pero al final es un añadido agradecido a nivel jugable, dando aún más calidad al producto como visual novel al añadirle esta capa extra de contenido.

Argumentalmente está bien cohesionado con el resto del conjunto, pero no acaban de estar bien integrados los dos tipos de jugabilidad. Se disfrutan bien ambos por separado, pero hasta bien avanzada la aventura no se sienten parte del mismo producto.

Puede que los fans de Vanillaware esperaran otro tipo de producto, pero para mí el veredicto es claro: el riesgo que ha corrido el pequeño estudio nipón se ha saldado con uno de los títulos más especiales del año y de su carrera.

13 Sentinels: Aegis Rim es el futuro de las visual novel; eleva el estándar de calidad del género a unas cotas difícilmente alcanzables gracias a la extrema belleza de su apartado técnico y a una de las mejores historias de ciencia ficción que he jugado en mucho tiempo. Incluso si sus secciones de estrategia no acaban de estar bien cohesionadas en el conjunto, cumplen su finalidad narrativa y ofrecen en su último tercio un reto interesante.

13 Sentinels: Aegis Rim

Puntuación Final - 9.5

9.5

Imprescindible

13 Sentinels: Aegis Rim es el futuro de las visual novel; eleva el estándar de calidad del género a unas cotas difícilmente alcanzables gracias a la extrema belleza de su apartado técnico y a una de las mejores historias de ciencia ficción que he jugado en mucho tiempo. Incluso si sus secciones de estrategia no acaban de estar bien cohesionadas en el conjunto, cumplen su finalidad narrativa y ofrecen en su último tercio un reto interesante.

User Rating: Be the first one !

Alejandro Morillas Tellez

Fisioterapeuta/osteópata de día, hipnoterapeuta cuando es necesario y apasionado jugador de videojuegos por la noche. Los primeros juegos que relaciono como favoritos son Catherine, Vanquish, Overwatch y Kingdom Hearts. Pero siempre estoy disponible para un Tekken, un Vermintide o una maratón de Metal Gear.

Actualidad

Botón volver arriba
X