Análisis HardwareHardware

Repasamos las características del ratón Razer Naga Trinity

Pensado para los gamers más exigentes

Algunos dicen que ya todo está inventado, que reinventarse o innovar es casi imposible ya que se ha llegado al summun tecnológico y solo podemos añadir pequeñas mejoras.

Podemos afirmar que todos estas innovaciones en realidad no tienen límite y una vez más, Razer ha demostrado con su Naga Trinity que siempre se puede mejorar.

 

El producto se presenta en una caja de cartón de un palmo de alto con los ya sobradamente conocidos colores de la marca: negro y verde.

En la cara principal nos encontramos con una imagen del Razer Naga Trinity con el nombre del producto en la parte inferior. En la parte derecha descansa el logo de Razer. En el lateral derecho tenemos un fondo verde donde destaca la palabra Razer, de la misma forma que en el lateral izquierdo.

En la parte trasera tenemos una imagen detallada del ratón y las características del periférico.

En el interior de la caja tenemos el mouse protegido por un plástico y cartón junto a la documentación que viene de serie y los tres recambios que dispone el producto. Estos son: dos botones (el clásico), siete (7) botones en forma de ruedecilla y doce (12) botones numerados en formato cuatro por tres (4×3).

A primera vista se presenta un ratón muy amplio, cómodo y profesional. Su tamaño es un pelín más redondeado que la gama media y el diseño es tal y como indica la caja. Hablamos de una envergadura mediana-grande ideal para todo tipo de manos, pensado principalmente para diestros ya que podemos acomodar el dedo anular en la parte derecha, saliente característico de este ratón.

Todo el mouse es de color negro mate, incluso los dos botones laterales del lado izquierdo. Destacan detalles propios de Razer, donde cuidan cada una de las partes del producto. Como ejemplo, tenemos los puntos de la rueda, la diferentes rugosidades y la parte inferior del ratón.

En la parte inferior tenemos las almohadillas deslizables de color mate, el sensor óptico y el botón para la elección de perfil.

Cabe destacar que en la parte izquierda, donde se sitúan los botones, apenas se nota el corte para cambiar de carcasa, ya que se sitúa en la parte inferior muy bien disimulado.

Del cable poco podemos detallar. Está recubierto con el material «cordón trenzado» del mismo color negro mate donde en un extremo se encuentra la clavija USB. Nuevamente nos damos cuenta de los detalles Razer en la clavija donde destaca el color verde y el logo de la marca.

Como en todo producto Razer de estas características, encontramos una gran cantidad de especificaciones técnicas. Nos detendremos y daremos pie a las más destacables.

Cuenta con un sensor óptico 5G de 16.000ppp reales, garantía de gran velocidad y seguimiento con 450 pulgadas por segundo. Ya hemos comentado las tres placas laterales con 2, 7 y 12 botones que cuenta, además, con 19 botones programables.

En este caso, en vez de switches ópticos cuenta con switches mecánicos.

Tiene un tamaño específico aproximado de 119mm (largo) x 74mm (ancho) x 43mm (alto) con un peso aproximado de 120g sin cable, un pelín superior a otros ratones por el mero hecho del saliente y su forma más ahuevada.

Como no puede ser de otra manera, la configuración del ratón se ha hecho a través de Razer Synapse. He utilizado todas las carcasas intercambiables y ninguna me ha fallado en ningún momento, ha sido configurar, guardar y darle caña. ¡Pug and play!

Se ha utilizado el producto en todo tipo de títulos con un resultado excelente. Respecto al uso del ratón, es sorprendentemente cómodo, pienso que esta forma y tamaño es totalmente ideal. Como está pensado para MOBA/MMO, lo he utilizado sobre todo en este tipo de categorías. He de decir que el cambio de carcasas es un total acierto, dependiendo del juego, he ido cambiando y configurando con un resultado brutal.

Si tuviera que poner una pega, sería el botón del perfil que se sitúa debajo del ratón que puede incomodar si te encuentras en medio de una partida.

Al principio, veía el ratón como un producto bastante plano con la característica poco útil del cambio de carcasas y de botones personalizables. No podía estar más equivocado. En contra de lo que pensaba, he utilizado esta funcionalidad bastantes veces durante mi experiencia de juego.

El saliente en la parte derecha para apoyar el dedo anular se nota bastante cuando las horas de juego son abundantes (y creedme, lo han sido).

El Naga Trinity es compacto, ergonómico y muy personalizable. Personalmente soy partidario de tener todos los botones a mi alcance sin tener que girar cambiar las carcasas (a veces era un poco tedioso por no tenerlas a mano).

Sin duda recomendaría este producto para todos aquellos usuarios que quieran un ratón duradero y sencillo que se adapta a todo tipo de títulos y modo de juego.


Javier Martín González

Graduado en periodismo | Redactor y lector empedernido. Soy gamer desde que tengo memoria, consumidor de series y campeón de futbolín.

Actualidad

Botón volver arriba
X