Artículos

Crusader Kings III y sus historias variadas e impredecibles

Un gran acompañante hacia la gloria

Para alguien como yo, que nunca ha sido un gran fan de los juegos de estrategia, entrar en el mundo de Crusader Kings III no es tarea fácil. Diría, incluso, que no es fácil ni siquiera para los jugadores ya experimentados en este género. Eso se debe a todo lo que te tira a la cara, la cantidad de menús, de instrucciones, de personajes, de detalles que puedes encontrar alrededor del mapa, en fin, una locura.

Una locura que pasadas varias horas acaba siendo una delicia; en muy pocas ocasiones se puede sentir tan vivo este tipo de juegos. Un juego que va más allá de darte un ejército para invadir algún territorio o defender el tuyo. Ya que puedes gestionar tus tierras, tu consejo, moldear la política que seguirá tu reino, su cultura, sus costumbres y su religión. Eso sin mencionar el cómo puedes manipular a la gente que te rodea, ya sea para una buena causa o para todo lo contrario. Vamos, que tienes un sinfín de posibilidades para dejar tu huella y la de tu dinastía en la historia.

Sin duda, Crusader Kings III ha sido una de las mayores sorpresas para mi de este año, ya que ni siquiera tenía constancia de que estaba prevista su salida. El hecho de tener que analizarlo me ha abierto las puertas de un título que roza la perfección en su género. Cierto es que no es el juego más accesible, pero si eres paciente y atiendes a lo que te ofrece serás recompensado de gran manera. Y es que, como ya he dicho, tiene un sinfín de propuestas y posibilidades. En mi caso, una de las cosas que más me llamó la atención y que me mantuvo pegado a la pantalla del ordenador, es la forma en la que ocurren las historias que envuelven a los personajes, tanto a los que controlas, como a los que te rodean.

Difícilmente, dos de los personajes que controles, tendrán una historia parecida. Y es que dependerá de las decisiones que tomes, de cómo trates a tus cortesanos, vasallos o familiares, y por supuesto, de cómo gestiones tu territorio. Aunque lo mejor es que a veces dará igual todo esto, porque aunque tú creas que lo estás haciendo bien, puede que surja alguna alianza para reclamar tu puesto, o incluso, simplemente a alguien le caigas mal y decida matarte. Ahí es donde reside la grandeza de este juego, en su imprevisibilidad, cualquier paso que realices contará, pero, como en la vida misma, nunca se sabrá cómo acaba la historia.

En estas historias y eventos podemos encontrar circunstancias que afecten más a la historia de nuestro personaje o, como esta, que tengan más implicación en la opinión que tendrán nuestros seres más cercanos

Y es que en la variedad está el gusto. Al menos, eso es en lo que se empeña Crusader Kings III, en demostrarnos que su variedad es lo que hace de este juego algo más que un juego de estrategia. Podríamos compararlo con un libro de historia medieval mezclado con algo de ficción, incluso con una saga. La cual trataría de una dinastía familiar y su camino hacia la gloria (o quizás, hacia el fracaso), y cada libro estaría protagonizado por uno de los herederos que controlamos en la partida. Y es que, cada uno de estos personajes tiene sus características, su rol, sus ambiciones, cierto es que nosotros tenemos el derecho a decidir cómo será esa persona y cómo dirigirá su territorio, pero, prácticamente, siempre se suele partir con unas bases preestablecidas de qué tipo de gobernante seremos. En nuestras manos estará cambiar ese rol, para que al final, el juego nos cuente la historia del personaje que hemos querido o podido ser.

En varias partidas me he encontrado con algunas situaciones que se escapan de lo que puedo controlar, y que dudo mucho que algunas de mis decisiones hayan podido influir para que ocurrieran dichos eventos. Algunas de esas historias hacen que te plantees qué tipo de circunstancias han llevado a tu personaje a vivir esto, quizás se hayan realizado una serie de acciones, que nosotros como jugadores no nos damos cuenta, pero que están ahí y hacen que tu partida desemboque en unos eventos u otros. Es difícil llegar a una conclusión, ya que todo es posible.

De repente, alguna temible enfermedad puede sacudir a tu familia. Incluso podría atacar a tu personaje

En una de estas historias que surgen, al parecer, sin ningún tipo de motivo y que pretenden ponerte a prueba, me encontré con una situación bastante peculiar y sanguinaria. Resulta que empezaron a surgir una serie de asesinatos y desmembramientos en la corte, los cuales yo intenté llevar en secreto mientras mis guardias y mi jefe de espías intentaban dar caza al desalmado. Lo siguiente que ocurrió en ese arco argumental, fue que la siguiente víctima del asesino no era otra que mi hija menor, la cual tendría un año o dos. Mi reacción fue la de aumentar la guardia para que no volviese a repetirse algo así. Hasta que un día, mi personaje se encontró en sus aposentos con una carta intimidante escrita en sangre, en la que decía: «Me he pasado toda la vida ante vuestras narices y seguís sin verme. Descubrir mi identidad solo os traerá dolor».

Esto no acaba ahí, y es que a mi personaje la letra de la carta le resultaba muy familiar, en concreto le recordaba a la letra de su hijo mayor y heredero. Así que decidí ir a él y preguntarle directamente que había de cierto en mis sospechas. Lo que encontré fue la confirmación de que él había sido el asesino de todos esos miembros de la corte, incluida su propia hermana. Al parecer no seguían un motivo concreto, más allá que el de sembrar el caos y vernos sufrir, a eso se le puede llamar, ser un auténtico sádico. Mi decisión fue la de tomarlo como prisionero, y bueno, digamos que su final no fue lo que él se imaginaba.

Esta historia que me ocurrió ha sido la que más me ha impactado en lo que llevo jugando de Crusader Kings III. Y una de las que más preguntas me plantea. ¿Por qué hizo lo que hizo siendo el principal heredero? Supongo que la locura hizo su aparición en él, además de un comportamiento algo conflictivo… Una pena no haber sacado capturas de este extravagante momento.

Esto ha sido un ejemplo de la cantidad de historias que pueden surgir alrededor de nuestro personaje, unas más cotidianas, otras más extraordinarias. Pero al final son las historias que hacen que definamos que tipo de gobernante y persona seremos, en definitiva, serán las historias que hagan que cada una de nuestras partidas tengan su propia personalidad.

Vamos, me río yo de Juego de Tronos.

Fran Pérez

Soy un intento de ilustrador y me gustan los videojuegos, a que no lo esperabais?

Actualidad

Botón volver arriba
X