AnálisisPC

Star Renegades – Análisis PC

Preparad vuestras mentes para el combate interdimensional más duro

Enfrentarse a un roguelike siempre es una tarea que parece titánica y que intimida bastante. Si a esto le sumamos componentes de RPG obtendremos una experiencia que sólo podríamos definir como brutal. Star Renegades es ese tipo de brutalidad en forma de videojuego que existe para el disfrute de las mentes más masoquistas y amantes del grindeo que existan en este mundo. Viajes entre dimensiones, combates por turnos y acabar derrotado para empezar desde el principio son las bases de este título que me ha traído de cabeza, tanto como me ha gustado.

Aunque antes de todo el sufrimiento y la sensación de recompensa, lo que llama la atención de Star Renegades es su estética pixel art con composiciones que parecen 3D en sus escenarios, lo cual unido a una iluminación muy bien escogida da lugar a imágenes realmente bonitas de los mundos que visitamos. Con una suerte de mapamundi que nos recordará a los de los Final Fantasy clásicos, iremos desplazándonos hasta dar con un enemigo, tras lo cual el arte cambia para volverse más definido y ofreciendo unos sprites con más bits. Además, hay un detalle de lo más tonto pero que me gustó. Cuando cambiamos de realidad manejamos a los mismos personajes, pero sus sprites tendrán detalles cambiados como, por ejemplo, el color de sus trajes.

El problema real del que peca este juego es la repetición. Y no me refiero sólo a tener que volver una y otra vez a la casilla de salida al morir, si no al hecho de tener escenarios supuestamente generados de manera aleatoria, pero que tras tres o cuatro veces comiencen a ser muy parecidos entre sí, sintiendo que ya habías visitado este sitio anteriormente. Por desgracia, vamos a tener que repetir muchas veces el mismo camino y el hecho de que la variedad sea tan poca no ayuda a combatir el tedio que puede ser.

En cuanto al sonido, tendremos una BSO muy apropiada, futurista y sintética, con la calma que debe acompañar a los momentos más íntimos del título y volviéndose un frenesí a la hora de los combates. No es una música que escucharía fuera del juego, pero sí que es perfecta para el momento.

Gráficos Star Renegades
Un pixel art muy trabajado unido a una iluminación espectacular, dan lugar a un apartado artístico precioso y llamativo

Lo mejor de Star Renegades es su sistema de combate, el cual agobia al principio por la cantidad de información que no se te da. Puedes pasar horas de juego sin saber qué significan todos los iconos que ves en pantalla. Lo único que sacas realmente en claro es lo básico. En la parte de arriba tienes una línea temporal que representa los turnos, es decir, que lo que vaya a pasar pasará si o sí; Esto es si tú lo permites, claro, puesto que al atacar a un enemigo antes de que este realice su acción lograremos retrasar su turno, llegando incluso a sacarlo y desplazarlo a la siguiente línea de acciones, evitando que su ataque llegue en ese turno concreto. Pero hay que tener cuidado, ya que la cantidad de veces que podemos retrasar es limitada y más de una vez querremos evitar un ataque más poderoso que el clásico ataque básico.

Por supuesto, el combate es mucho más complejo y extenso que eso, con debilidades y fortalezas en enemigos y aliados, con golpes críticos que podremos asegurarnos atacando antes y con estados alterados que deberemos saber manejar. Incluso deberemos jugar con el posicionamiento de personajes a partir del segundo mundo. Todo esto da una capa de profundidad al combate de Star Renegades que te mantiene atento constantemente y evita que te aburras, a pesar de la poca variedad de enemigos.

Pero la mecánica que más castiga es la que le da su componente roguelike. Si los tres miembros de nuestro equipo mueren se acabó, cambiaremos de dimensión y tendremos que empezar todo de nuevo. Incluso si hemos llegado al último mundo y hemos muerto ante el jefe final, vuelta a empezar de cero. Obviamente recibiremos experiencia en función de lo lejos que lleguemos. Subiremos niveles y obtendremos mejoras para una clase concreta o ciertas cartas especiales, inclusos rasgos para cada personaje. Este sistema de progresión global que pretende complementar a la progresión propia de cuando estamos explorando los mundos a veces se queda corta o da la impresión de hacerlo. Me explico:

Conforme avanzamos desbloquearemos nuevos personajes, todos con sus habilidades concretas y, lo más importante, tipos de ataques. Estos se muestran prácticamente esenciales para explotar las debilidades de los enemigos. Por desgracia, no puedes conseguirlos en el orden que quieras pagando su precio (por ejemplo, si tienes 500 monedas no podrás comprar al personaje que valga eso, deberás adquirir primero el de 200 y el de 300), si no estarás limitado a seguir el orden en el que estén. Y ahí radica el problema principal del sistema. La máquina elige por ti casi siempre. Al subir de nivel los personajes aumentan sus características ellos solos, las mejoras y personajes se desbloquean en el orden que el juego quiere y así con varias cosas más en las que sientes que te roban la capacidad de tomar decisiones.

Combate Star Renegades
Un combate por turnos de toda la vida pero mucho más complejo y profundo, con la posibilidad de quitarles los turnos a los enemigos o de perderlos tú

Más allá de esta falta de libertad está la enorme dificultad que tiene Star Renegades. Sin duda, no es un juego para aquellos menos pacientes y poco tolerantes con la derrota. Nos chocaremos contra el mismo muro más de una vez y tendremos que empezar de cero constantemente, llegando a frustrar bastante cuando has superado dos o tres mundos.

También quiero comentar las dos mecánicas que más me han gustado. Primero tenemos una especie de sistema Némesis como el que veíamos en Shadow of Mordor. Se nos presentarán enemigos en cada planeta, si los derrotamos conseguiremos recompensas muy buenas, pero si nos derrotan ascenderán de rango y volverán más poderosos que antes. Algunos incluso son resucitados, dándole ese toque de “esto es personal a muchos combates y haciéndolo aún más interesante todo y que la victoria sea mucho más satisfactoria.
El otro aspecto jugable que me ha llamado la atención ha sido el campamento.

Cada mundo se explora en ciclos de tres días. Al acabar un día podremos acampar, momento en el que cada personaje podrá usar sus cartas, y esto es literal. Contando con unos puntos de acción totales, cada personaje podrá usar una carta para curar a alguien, celebrar victorias, aplicar mejoras de algún tipo, etc. Esto, además de las ventajas ya mencionadas, se traduce en puntos de amistad entre los miembros del equipo que interactúen, dando lugar a conversaciones únicas entre ellos y mejoras en sus estadísticas al combatir junto a alguien a quien pueden llamar amigo. La parte triste es que estos vínculos mueren cuando cambias de dimensión, y dos personajes que eran más que amigos en la realidad anterior ahora son perfectos desconocidos.

Campamento Star Renegades
El momento de tranquilidad que se consigue en los campamentos nos permitirá aumenta la afinidad que hay entre nuestros personajes

La historia es casi la excusa para lanzarte de cabeza al brutal gameplay de Star Renegades, sin embargo, se hila tan bien con todo el conjunto que, aunque no es lo más llamativo de todo merece la pena mencionarla. Nos enfrentamos a un enemigo muy peligroso, un enemigo interdimensional. Conquistadores de dimensiones a los que nos enfrentaremos una y otra vez gracias a una doctora que decide mandar un robot a su yo de otra realidad. Así se justifica el hecho de que cuando muramos empecemos de nuevo. Al morir nuestro equipo de ese universo se da por condenado y saltamos al siguiente manejando al simpático robot. Esto es lo más interesante con respecto al gameplay, por lo demás tenemos ante nosotros una Space Opera algo difícil de seguir debido a la cantidad de veces que morimos y repetimos el proceso. Aún así se agradece el cariño puesto en ciertos personajes y en la historia que, si bien no es ninguna que te rompa la cabeza, es más que aceptable.

Historia Star Renegades
Una historia que prácticamente se pierde al repetir lo mismo una y otra vez, comienza como una de venganza para terminar siendo algo más

Star Renegades es una experiencia dura, muy interesante y entretenida, pero muy dura. Se te castiga muchísimo por fallar, y el fallo es una cosa casi inevitable al ser un RPG y depender tanto de la subida de niveles, tanto global como de nuestro equipo del momento. Horas y horas de grindeo hasta poder seguir avanzando, algo que no todo el mundo estará dispuesto a hacer (cosa que entiendo perfectamente). Sin embargo, si sois capaces de resistir, tendréis ante vosotros un título la mar de interesante, plagado de mecánicas que te invitan a explorar más y más y que no llega a aburrir a pesar de su repetición. Un juego recomendado para los jugadores más hardcore y experimentados.

Star Renegades

Puntuación Final - 8

8

Recomendado

Un título de lo más desafiante, no apto para gente impaciente o con poca tolerancia a la derrota. Una mezcla de estilos y mecánicas que dan lugar a un juego de lo más competente.

User Rating: Be the first one !

Daniel Jiménez

Me gusta dar la opinión que nadie me ha pedido sobre videojuegos.

Actualidad

Botón volver arriba
X