eSportsNoticiasPCSecciones

Un bug apuntilla una semana negra para la escena competitiva de CSGO

La mecha que prendió la bomba

La escena profesional de CSGO atraviesa uno de sus peores momentos. A la meteórica irrupción de Valorant —cuyas implicaciones a nivel económico y competitivo para el shooter de Valve aún están por determinar— se le une el escándalo de un bug que habrían utilizado maliciosamente varios entrenadores y que ha abierto una peligrosa veda; sanciones por parte de plataformas de renombre, acusaciones entre equipos y jugadores, investigaciones de amaños y la respuesta de la comunidad ante el inmovilismo de la desarrolladora de Gabe Newell son solo las primeras sacudidas de un tema que va a traer mucha cola.

Todo comienza a finales del pasado mes, cuando se destapa públicamente el consabido bug y ESL, la entidad que coordina la mayor parte de las competiciones de CSGO, decide castigar con sanciones de entre 6 y 24 meses a los entrenadores que lo hubiesen utilizado, alegando la compañía ser plenamente consciente de la situación. El fallo, que afectaría al modo espectador del juego, habría sido explotado por nombres propios como Aleksandr «MechanoGun» Bogatiryev, Nicolai «HUNDEN» Petersen y Ricardo «dead» Sinigaglia, cuyos equipos han sido además descalificados de los torneos en los que han sido investigados.

Tan grave como suena, esto parece haber sido solo la mecha de una bomba mucho mayor. Para MIBR, equipo entrenado por dead, podría suponer la culminación de su descenso a los infiernos si Valve decide seguir los pasos de ESL y descalificarlos de los torneos Major. Por otro lado, los jugadores de los equipos implicados han sido inevitablemente señalados y, aunque no se les ha podido condenar por falta de pruebas, seguirán siendo investigados por la Esports Integrity Comission (ESIC) durante dos meses. Varias personalidades no han querido dejar la oportunidad para denunciar la situación, como es el caso del jugador de Na’Vi Oleksandr «s1mple» Kostyliev, que ha señalado directamente a los jugadores de Hard Legion (equipo de MechanoGun) como conocedores de la situación, así como Sergey «starix» Ischuk, que ha acusado a la misma Valve de encubrir la utilización de un bug que, presuntamente, habría perjudicado incluso al equipo español Movistar Riders.

Por si la situación no fuese lo suficientemente espinosa, habiendo actualmente hasta 15 partidos investigados por amaño, también ha desenmascarado un sorprendente inmovilismo por parte de Valve, que habría sido conocedora del bug desde 2018, tras su utilización y autodenuncia posterior del, por aquel entonces, entrenador de Na’Vi, Faruk «Pita». Así, la desarrolladora ha dado la razón a aquellos que la tachaban de haber descuidado su juego durante años, y ha tenido que ser la comunidad, de mano de la ESIC, quien tome medidas para tratar de resolver un problema de una escala tal que podría suponer un antes y un después para la escena competitiva de CSGO.

Víctor Martín 'Reyno1ds'

Esports, videojuegos y psicología. Crazy combo, huh?

Actualidad

Botón volver arriba
X