AnálisisSwitch

Jump Force Deluxe Edition – Análisis Switch

Tirones de espectacularidad

Jump Force, en el caso personal de un servidor, era una pequeña espina clavada que, con cada adelanto de esta nueva versión de Switch, iba penetrando cada vez más y más en mi sucio corazón otaku.

Ningún amante de la industria del manga y el anime haría -ni hizo en su día- oídos sordos ante una recopilación de los más legendarios luchadores de los últimos 30 o40 años, sin embargo, finalmente hemos podido probar esta nueva edición y sacarnos esa espina para poder concluir un análisis en el que reinara la subjetividad ante lo que es fanservice en estado puro, y como tal lo valoraremos.

Sí, «Lo que habría podido ser» es, al margen de ser el nombre de la misión inicial de Spider-man 2, un fantástico titular para lo que creíamos que era Jump Force, lo que resultó ser y lo que pudo haber sido.

Pero no nos engañemos, es cierto que la estructura de su historia, la disposición de su contenido y la atmósfera que lo envuelve promete ser un evento sin precedentes que se acaba quedando en una mera aglomeración de franquicias sin mucha interacción entre las mismas. Pero, por otra parte, si valoramos la puesta en escena de su contenido, el constante fanservice que se ve representado en diversos momentos de su desastrosa historia y el número y detalle de los personajes que encontraremos, debo decir que nos encontramos con un juego vago en lo que no luce (sobretodo en las distancias cortas), pero tremendamente trabajado y divertido en lo que sí.

Un juego que gana muchísimo en las distancias cortas

Jump Force no es un mal juego. Es una mala planificación de la disposición de franquicias que tiene en su poder. Pero si lo valoramos desde el punto de vista de los que estaríamos dispuestos a comprarlo de primeras, sin duda cumplirá las expectativas, pues las mismas se reducen a ver interactuar a ciertos personajes entre sí.

Es una delicia poder controlar a Kenshirō, Kenshin, Bakugo o incluso a Yugi mientras recibimos un Rasen Shuriken o los espadazos de Ichigo Kurosaki. Con esto quiero decir que la idea del mashup de personajes está bien ejecutada e hilada entre los mismos.

Sin embargo, esta misma variedad no la encontraremos en combate, el cual, a las horas, se volverá monótono y redirigirá su espectacular atractivo a la sorpresa del «¿qué ataque tendrá este personaje?»

¿Significa esto que el juego pasa a ser aburrido?  No, en ningún momento, pues el trabajo visual es tan espectacular que siempre acaba sorprendiendo a poco que nos surja un oponente digno o un nuevo personaje. Las cartas del juego son muchas, y una vez que las vemos todas solo nos queda la personalización de nuestro avatar -un apartado bastante pobre- y el propio combate contra otros jugadores, que si bien hay quien diría que no está a la altura de otros títulos como Naruto Shippuden Ultimate Ninja Storm, también debemos reivindicar que es muy superior al combate presente en títulos más banales como My Hero One´s Justice.

Los combates son completamente espectaculares. No os dejéis engañar por las imágenes, ¡es mil veces mejor en la propia consola!

Sin duda alguna echamos de menos la movilidad y agilidad que presentan otros títulos del mismo género; echamos de menos tanto la falta de profundidad, la cual ayudaría a salir de las cadenas de botones que acaban repitiéndose en cada combate.

El que escribe estas líneas debe decir que nunca ha catalogado de desastre, salvo en casos extremos, la optimización regulera de diversos juegos. Si bien es cierto que en experiencias que tratan de ser dinámicas y fluidas es un error fatal, en juegos narrativos no suelo darle tanta importancia. Este no es el caso.

 

Notaremos tirones, y bastante pronunciados, en la entrada y salida de los combates que, por si ya fuese poco, también tienen muchos tiempos de carga. Y tampoco es que las pantallas de carga sean eternas, son efímeras, el problema es que hay muchas de ellas para que luego resulte que el juego no está del todo optimizado en diversas partes de su desarrollo.

Las ondas expansivas de las explosiones reventarán algún que otro frame…

Por lo demás la adaptación es perfecta, sobre todo por el tema gráfico, el cual pierde notablemente con respecto a las otras versiones, pero por si solo es espectacular, sobre todo en la transición a portátil, donde notaremos nítidamente las texturas de cada personaje que, insistimos, están perfectamente modelados para seguir la corriente «Toriyamera» que tiene Jump Force.

Jump Force es una excelente alternativa de lucha en Switch que portabiliza los problemas que ya vimos en otras consolas. Es completamente espectacular y maneja franquicias que levantarán pasiones entre los más fans, sobre todo siendo el combate entre estos personajes el núcleo del juego.

Por otra parte, no hay nada más aparte de este espectacular combate, digamos que tiene las armas, pero le faltan excusas y modos para usarlas y se nos acaba quedando en un modo campaña regulero con uno combates muy divertidos. Recomendado para todos los fans de las franquicias señaladas, incluso para aquellos que querrían «KiriBaku» y no lo van a tener.

Jump Force Deluxe Edition

Puntuación Final - 7.5

7.5

Recomendado

Portabiliza lo mejor y lo peor de el título ya visto anteriormente, pero lo hace conservando su espectacularidad y con 9 personajes más. Recomendado a todos los otakus con ganas de mamporros.

User Rating: Be the first one !

Carlos González

Buscadme en Tokio-3 o junto con mi gato, que se llama Wanda y es de Wakanda.

Actualidad

Botón volver arriba
X