AnálisisSwitch

Aokana: Four Rhythms Across the Blue – Análisis Switch

Surcando los cielos

El género de las visual novel es uno de los más acotados en cuanto a lo que pueden innovar debido a lo encorsetado de su propuesta. Son títulos en los que, como su nombre indica, leeremos un relato narrado en su mayoría a través de las conversaciones entre los personajes. Para ello se utilizan habitualmente fondos y personajes estáticos o semi-estáticos; habrá una serie de ocasiones en las que tendremos elección para hacer o decir algo que, normalmente, determina la ruta que seguiremos el resto de horas. Obras como Steins Gate: Elite han intentado innovar en el apartado técnico, volviendo muy fina la berrera que lo separa de un anime, y otros como Doki Doki Literature Club juega con nuestras expectativas para así poder sorprendernos con su historia.

Aokana: Four Rhythms Across the Blue no viene a revolucionar el género, pero tampoco lo pretende: es un fantástico exponente del mismo, ofreciendo un apartado técnico sobresaliente, una historia original y un mundo atractivo en el que estaremos sumergidos decenas de horas. Es una visual novel de manual, con todo lo bueno y lo malo que eso implica; su premisa invitaba a haber introducido algún segmento de jugabilidad orientado al deporte que nos presenta, pero tampoco lo necesita para ser un producto muy recomendable.

El deporte de Aokana: Four Rythms Across the Blue
La competición deportiva sobre la que orbita Aokana: Four Rhythms Across the Blue es tan interesante que da pena que no se haya incluido a modo de minijuego, como el Blitzball en su momento

En Aokana: Four Rhythms Across the Blue nos adentraremos en una sociedad contemporánea con una pequeña diferencia con respecto a la nuestra: en la vida diaria de muchas personas y ciudades, están integrados unos zapatos que permiten volar a las personas, los Grav Shoes. Estas urbes están adptadas hacia un estilo de vida compatible con personas que vuelan y, por supuesto, también hay deportes que los utilizan. Viviremos la historia de Aokana: Four Rhythms Across the Blue a través de Masaya, un adolescente nipón al que se le encomienda la tarea de entrenar a un equipo de chicas de su clase en el uso de los Grav Shoes; su objetivo será competir en el Flying Circus, uno de los deportes más excitantes de este mundo. Pero, ¿por qué sabe Masaya tanto sobre el Flying Circus? ¿Podrá conseguir que se conviertan en unas buenas jugadoras?

Esta típica trama de spokon (serie manganime con un deporte como centro de la historia) es mucho más atractiva e inmersiva de lo que pudiera parecer en un primer momento, y esto es gracias a la maravillosa ambientación de Aokana: Four Rhythms Across the Blue. Más allá de trabajar las relaciones entre sus protagonistas, es un juego con un mundo sólido e interesante, con sus propias reglas y costumbres que nos explicarán: cómo funcionan los Grav Shoes, la forma de desplazarse de la gente en estas ciudades, e incluso los diferentes tipos de equipaciones y jugadores presentes en el Flying Circus. Sorprende la cantidad de tiempo que emplean en sumergirnos en esta sociedad; además, vivir toda la historia desde el punto de vista de un entrenador, aparte de curioso, hace que todas las explicaciones de estrategias y jugadas cuadren mucho mejor en el conjunto.

El mundo de Aokana: Four Rythms Across the Blue
Es maravilloso que Aokana: Four Rythms Across the Blue dedique tantos diálogos y explicaciones a que entendamos las reglas con las que funciona su particular universo

La estética anime dentro de una visual novel con la posibilidad de emparejarse lleva consigo algunas costumbres casi inherentes a estos tipos de juego; me refiero, por supuesto, a los toques ecchi y harem. En Aokana: Four Rythms Across the Blue hay momentos tipo panty flash repartidos por todo el juego que, salvo alguna excepción bastante inquietante, nunca llegan a ser tan invasivos como en otros títulos similares (Our World is Ended es el perfecto ejemplo de ecchi desmedido). Dependiendo de cómo viváis esta parte de la experiencia, podréis pasarla por alto o no, pero ahí está.

El elenco de personajes, por su parte, es carismático y adorable; bueno, salvo nuestro protagonista, que no me ha caído demasiado bien en ningún momento (quizás también por lo creepy de alguno de los momentos ecchi). Pero el resto de estudiantes y compañeras de equipo, a pesar de ser personajes muy unidimensionales, cuentan con personalidades fáciles de llevar, agradables y que saben hacer que te preocupes por su desempeño en el Flying Circus. Aokana: Four Rhythms Across the Blue sabe mezclar muy bien la personalidad de Asuka, Rika y compañía con su desempeño en la competición y en su forma de volar, haciendo que nos interesemos por ambas facetas de sus vidas Si una visual novel es capaz de atraparte el mismo número de horas (o más en algunas sesiones) que con otros juegos más tradicionales, es que ha cumplido con éxito su objetivo.

Para rematar el conjunto, Aokana: Four Rhythms Across the Blue nos ofrece uno de los apartados técnicos más redondos que he visto en un juego de estas características. Los diseños de los personajes, así como de los escenarios, son simplemente bellos. Hay una gran variedad de fondos, expresiones, vestimentas… que ayudan mucho a evitar la sensación de repetición, unido a frecuentes animaciones más dinámicas o que cambian el estilo de dibujo, su estupenda banda sonora y su doblaje completo de todos los diálogos, convierten a Aokana: Four Rhythms Across the Blue en una visual novel prácticamente perfecta a nivel técnico.

A nivel jugable tan sólo te deja intervenir de forma activa en un número muy reducido de conversaciones, que determinarán una ruta más orientada hacia el interés romántico que hayamos elegido; he echado de menos (a pesar de que es algo casi inherente al género) más intervención por parte del jugador, incluso si no es en forma de decisión determinante, sino sólo como vehículo para matizar la personalidad del protagonista. Aunque el romance tenga presencia en Aokana: Four Rhythms Across the Blue, te quedarás por su mundo y sus simpáticos personajes. Cabe destacar que el título sólo cuenta con textos en inglés, una lacra también habitual en el género.

Aokana: Four Rhythms Across the Blue, sin introducir ningún elemento revolucionario, es una de las visual novels más redondas que he jugado en mucho tiempo gracias al mundo que nos ofrece, que nos permite experimentar la historia desde el original punto de vista de un entrenador de este interesante deporte imaginario que es el Flying Circus. Su simpático elenco de protagonistas, su fantástico apartado técnico y su original perspectiva centrada en el Flying Circus, convierten este juego en una recomendación inmediata para los fans del género.

Aokana: Four Rhythms Across the Blue

Puntuacióin Final - 8.5

8.5

Recomendado

Aokana: Four Rhythms Across the Blue, sin introducir ningún elemento revolucionario, es una de las visual novels más interesantes que he jugado en mucho tiempo gracias al mundo que nos ofrece y a su agradable elenco de protagonistas.

User Rating: Be the first one !

Alejandro Morillas Tellez

Fisioterapeuta/osteópata de día, hipnoterapeuta cuando es necesario y apasionado jugador de videojuegos por la noche. Los primeros juegos que relaciono como favoritos son Catherine, Vanquish, Overwatch y Kingdom Hearts. Pero siempre estoy disponible para un Tekken, un Vermintide o una maratón de Metal Gear.

Actualidad

Botón volver arriba
X