AnálisisSwitch

The Eternal Castle [REMASTERED] – Análisis Switch

La remasterización de un juego que nunca existió

La nostalgia es un combustible que ha encontrado un gran mercado en la última década. La añoranza por lo que disfrutamos en nuestra infancia o juventud llevó a los hermanos Duffer a crear Stranger Things. Este mismo año tuvimos una nueva entrega de Streets of Rage después de 26 años de espera. No es algo ajeno para el videojuego retomar o remasterizar obras «retro» para traerlas a esta nueva época. Sucedió con Link’s Awakening y lo mismo ha sucedido con The Eternal Castle, originalmente estrenado en 1986.

De la mano de Leonard Menchiari, Giulio Perrone y Daniele Vicinanzo; The Eternal Castle llega a nuestros tiempos con muchas mejoras y añadidos. Vemos que tal está este remaster. Pero entes que nada te dejamos el tráiler, para que entres en la tónica de este extraño juego.

Ya que entramos en calor con el tráiler, es momento de situarnos dentro de la historia. The Eternal Castle toma lugar después del colapso de la sociedad, en una Tierra infértil, mortal y salvaje.Parte de la humanidad logró salir de la Tierra llevándose consigo lo que pudieron, pero necesitan regresar por una Inteligencia Artificial que escapó de las bases humanas en el espacio.

Encerrada en el Castillo Eterno, deberemos tomar el rol de Adán o Eva para traer a esta IA de regreso al espacio. Nuestra nave se estrelló y deberemos adentrarnos en cuatro locaciones hostiles para localizar lo necesario y repararla. Pero el camino no será fácil, pues grupos terroristas, cultos sanguinarios y un científico destrozado por la pérdida de la mujer que amaba, acechan por el lugar.

En un mundo venido a menos como el de The Eternal Castle nuestro protagonista deberá abrirse paso a los puños. En ese sentido el gameplay está muy bien logrado, teniendo una gran fluidez de movimiento una vez que nos acomplamos al delay que tiene la respuesta de los botones. Tener una perfecta sincronización logra escenas muy llamativas y que nos recordarán a como se sentía jugar Prince of Persia.

Lo único que llega a cortar el ritmo son las transiciones de escenario, las cuales pueden ser muy lentas, pero me pregunto si no será algo hecho a propósito para que nos sintamos aún más inmersos en la época en la que se estrenó el juego original. Sean peras o sean manzanas, creo que es algo que puede resultar muy molesto a jugadores con poca paciencia.

Sin embargo, no solo tendremos nuestros puños para abrirnos camino, también iremos encontrando armas que podremos usar para defendernos. Tendremos dos tipos de armas, las de combate cuerpo a cuerpo como hachas, espadas o mazas; o las armas de fuego, como pistolas, fusil o escopeta. Mientras que las armas de fuego tienen un límite natural de municiones, las de combate melee no tienen ningún desgaste. Claro está que cada una de ellas tiene sus ventajas, así que decide bien con que arma te enfrentaras a que jefe. Con un pasa artístico en los cómics, los desarrolladores crean todo tipo de alucinantes animaciones diseñadas como respuesta a cada ataque.

Quizás un punto en contra de este título es la rejugabilidad, pues más allá de jugar de nuevo con Adán o Eva (dependiendo de a quien escogieras en tu primer partida) y notar ligeros cambios en el gameplay, no hay más que nos pueda ofrecer. Es cierto que podremos conseguir todos los items y artefactos, pero si no te enamoraste del juego, dudo que quieras regresar. Pese a ello, puede que encuentres positivo la adición de un segundo modo de juego llamado The Lost Tales donde encarnaremos a una especie de perro humanoide, que nos recordará al dios Anubis. Ten cuidado en este modo de juego, porque no hay puntos de respawn como en el original.

Muchos de los mejores paisajes se encuentran en las rocas de meditación. Con ellas guardaremos nuestro avance durante la partida y regeneraremos salud

Pero ese punto negativo en rejugabilidad lo recupera con la atmósfera cinematográfica y su diseño de niveles. Cada uno de ellos se siente distinto en cada parte del juego lo cual añade mucho ritmo a un juego que de por si no es largo, con su duración la cual como máximo llega a cuatro horas en su juego base. Por lo que si lo que te preocupa de este juego es que se vuelva tedioso o aburrido, tiene garantía de ser una gran experiencia que te mantendrá enganchado.

Pese a su genial gameplay y un ritmo narrativo sin baches, lo que más destaca en The Eternal Castle es su diseño de arte. Lo cierto es que este juego nos conquista, en primera instancia, con su paleta de colores y estilo gráfico.

En esta parte del desarrollo es donde se nota más el pasado como artistas gráficos de los creadores. Cada una de las animaciones del juego fueron hechas a manos y desde cero, contrario a la técnica rotoscópica que podría esperarse de un juego de este género.

Todos los bosses tienen algo que los vuelve espeluznantes, parecen mecanizados pero también tienen un algo que los vuelve muy orgánicos. Una síntesis entre lo robótico y lo vivo

En cuanto al apartado de audio, el OST del juego es simplemente genial. A veces pasa de lo épico a lo alocado, pero cada canción se adapta perfectamente a su escena. El único detalle que me sacaba un poco del juego era los sonidos que producían los personajes, en particular los gritos, pues suenan muy acartonados. Entiendo que se quisiera mantener este estilo ochentero pero quizás mejorar un poco el audio en ese sentido le daría un plus a la experiencia.

Por otra parte, no solo las animaciones son sorprendentes,  los paisajes y diseño de los bosses es también lo son. Los jefes quizás no destaquen por ser particularmente difíciles (su naturaleza es más cinematográfica) pero sí lo hacen en su diseño. Son tenebrosos, extraños e incómodos de ver. Una verdadera pesadilla.

En definitiva, el arte es lo más sorprendente del título, es un deleite visual que nos enamora a primera vista, de manera literal.

«¿Qué? ¡Pero si me has dicho que es un juego de 1987!» Es lo que pensé al descubrir que en realidad jamás existió The Eternal Castle para MS-DOS, ni para ninguna otra computadora o consola. Menchiari, Perrone y Vicinanzo son los desarrolladores detrás de este plataformero cinemático el cual se vende como la remasterización de un juego del que nadie nunca escuchó antes. Según uno de los creadores, alguna vez jugó a este título pero descompuso el ordenador donde jugaba. Pero no hay ningún otro registro histórico del título.

Las memorias de lo que este equipo de desarrollo jugó en su infancia dieron origen a esta supuesta reconstrucción de The Eternal Castle.  En el press kit declaran que el equipo puso «sus mentes y almas para lograr algo que se acercara lo más posible a un juego de ensueño, con el que habrían deseado jugar cuando eran niños». Por lo que es bastante evidente que de remastered este título no tiene nada.

De hecho, algunos usuarios en internet descubrieron algunos anacronismos entre lo que los desarrolladores contaban acerca de The Eternal Castle y lo que sucedía en realidad, si sentís algo de curiosidad, podréis leer aquí el artículo que publicó Polygon acerca del tema.

Muchas veces me encuentro con comentarios de personas que menosprecian juegos por tener gráficos «viejos» o por el simple hecho de ser de plataformas en dos dimensiones. The Eternal Castle siendo un juego hecho con gráficos en 2-bits, podría sorprender a más de alguna de esas personas con su impactante arte, ritmo y atmósfera que nos deja deseando más aún después de terminarlo.

El Castillo Eterno nos espera al final del camino.

Pese a que es prácticamente imposible que este título jamás haya existido antes, la intensión de los desarrolladores era recrear un juego de esa épica en la que se exploraba poco a poco la posibilidad de acercar un poco más la cinematografía al videojuego. Pues de haber existido antes este juego, muy seguramente habría sido inspiración para muchos otros títulos, desde Prince of Persia hasta Uncharted. Sumando el gameplay, la atmósfera y el diseño de arte de The Eternal Castle, diría que es un juego muy recomendable para todo aquel que disfrute las aventuras.

The Eternal Castle

Puntuación Final - 9

9

Imprescindible

Una aventura cinematográfica que no te dejará indiferente con su espectacular arte. Prepárate a vivir una intensa aventura.

User Rating: Be the first one !

César Aguirre

Cuando no estoy estresado por algún examen, estoy jugando o escribiendo algo. Estudiante de Física y demente super eminente. Mi primera frustración gamer fue con Hércules contra el maldito centauro.

Actualidad

Botón volver arriba
X