AnálisisSwitch

Manifold Garden – Análisis Switch

La perspectiva, desde otro ángulo

Hay viajes en el videojuego que no necesariamente necesitan llevar al jugador de la mano. Juegos como Portal o como Zelda: Breath of the Wild permiten al jugador resolver problemas a través de distintos caminos, utilizando el ingenio del jugador. A primera vista, Manifold Garden no parece tener mucho que ver con esos juegos, pero la libertad que da al jugador para resolver distintos problemas es la que liga estos tres títulos.

Este viaje nos lleva por un mundo fractal, donde todo lo que vez hacia arriba y hacia abajo, se expande hasta el infinito. Reta la intuición física del jugador y se inspira en el arte de Escher, conocido como geometría imposible. Veamos que tal ha resultado este juego y, en particular, la versión de Nintendo Switch.

Normalmente me gusta comenzar los análisis hablando de la historia del título en cuestión, para así poner en situación al lector. Sin embargo, con Manifold Garden será algo complicado. No solo por el hecho de que no hay muchas pistas que nos puedan indicar de que va la cosa, sino porque no hay ningún tipo de interacción con algo más que no sea el escenario.

Ahí es cuando damos en el clavo, la historia de este juego va del jugador con el escenario, con el mundo fractal que nos reta a cada paso. Al entrar en el jardín infinito de Manifold, deberemos estar preparados para pensar con ingenio. Aunque no haya una interpretación oficial, la mía es que el trasfondo de este juego se basa en mirar las cosas desde otro ángulo. Hay que darle la vuelta a las cosas.

Quizá necesitemos cambiar de «perspectiva» para llegar a donde queremos en este juego

Por lo tanto, si has llegado a Manifold Garden con la esperanza de seguir una historia clásica con un principio y un final bien definidos, definitivamente no lo conseguirás. Pero si eso no te importa y solo quieres disfrutar de un viaje introspectivo y solitario -en el mejor sentido de la palabra- disfrutarás mucho con este juego.

En cuestión de gameplay, Manifold nos ofrece mecánicas minimalistas, tanto como lo es su diseño, pero de eso hablamos después. Tendremos un abanico muy sencillo de acciones, el primero de ellos es lo que llamo El Giro; con esta acción lograremos dar un paso hacia las paredes contiguas, cambiaremos la gravedad hacia la pared deseada y ahora nuestro «suelo» será la pared a la que nos movimos. Probablemente lo anterior sea más fácil de explicar con imágenes, por lo que el gif de la izquierda hablará por nosotros.

La segunda acción será la de Coger Cubos, esto no es más que la capacidad que tendremos de tomar los frutos cúbicos que nos encontraremos en el jardín. Tendremos diversos colores que y ninguno tiene algo en particular, pero nos indica en que parte va que cosa. Esto nos permitirá activar puertas, luces, construcción y demás cosas.

Como tercer acción está Dejarnos Caer; al ser un mundo fractal, lo que tendremos abajo estará arriba. Esto es como el cubo a donde llegó Cooper Interestellar, un espacio aparentemente infinito, cuando

subamos estaremos bajando y cuando bajemos, estaremos arriba. Todo se repite incesantemente. Cuando tengamos un claro imposible de alcanzar, nos tocará dar un salto de fe y alcanzarlo en la parte de abajo de nuestro fractal.

Quizás en algún momento de nuestras partidas nos sintamos atorados, pero hay que recordar que en este jardín tenemos la posibilidad de cambiar de ángulos, para mirar desde otro enfoque los problemas. No por nada en un inicio el proyecto se llamada Relativity. La sensación de completar cada nivel es muy satisfactoria y la frustración que genera cada reto no es desesperante. Manifold Garden tiene un muy buen balance en ese sentido. En cuestión de gameplay no hay nada que reprocharle.

El artista neerlandés Maurits Cornelis Escher creó pinturas con geometría físicamente imposible en la realidad, pero que con un lienzo y tinta podían plasmarse para nuestro asombro. Lo que nos indicaba que al menos en el terreno de las dos dimensiones, aquello era posible.

William Chyr, único desarrolador de este juego, toma su inspiración en Escher. Lleva al terreno del videojuego este arte de una manera muy entretenida, situándonos dentro de un mundo con geometrías imposibles. Realmente tiene escenarios impresionantes, que junto con el modo fotografía hacen una dupla excelente.

Imágenes tomadas con el botón de captura aleatoria en el modo fotografía

Este modo fotografía es una de las joyas de las que puede presumir este título, pues podemos encontrarnos con fotos que fácilmente podrían ser fondos de pantalla en cualquier celular. Entre la gran variedad de ajustes que tiene este modo, está la opción de generar fotos con ajustes aleatorios, que nos regala obras de arte instantáneas.

Pero en este jardín no solo tendremos de compañía a la geometría imposible y los cambios en la física, también tendremos un OST que le pondrá música a nuestro viaje. En lo que se refiere a música y audio, el juego es bastante genérico. No es para nada la intensión, de Manifold Garden revolucionar en ese aspecto, la música cumple y con eso nos basta.

A veces habrá objetos que distorsionen la simetría aparente en la geometría de Manifold Garden

La puesta en escena de Manifold Garden es genial, la combinación de la geometría tipo Escher junto a los colores, física y música crea el ambiente perfecto para un juego con sus características. Un viaje casi psicodélico que no desilusionará si te agrada los juegos de puzzles.

Manifold Garden es todo un viaje que raya en lo psicodélico. Puedo imaginar con mucha facilidad que todos los entusiastas de los psicotrópicos quieran disfrutar de este juego para darle dirección a su «viaje». Sobre todo en los últimos minutos del juego, que haciendo algo parecido a 2001: A Space Odissey nos lanzará por un bucle impresionante de imágenes de fractales.

Por otra parte, no estoy seguro de si recomendaría este juego a alguien que no se sienta atraído por la geometría imposible de Escher o por los juegos de puzzles. Pueden encontrar aburrido el título si están demasiado acostumbrados a seguir una historia bien definida y la interacción con algo más que no sea el escenario. Aunque si encuentran interesante la propuesta, y las imágenes les llaman la atención, podrían darle la oportunidad a este juego que ha sido desarrollado por una sola persona, logrando grandes resultados.

Colapsando todo lo dicho anteriormente, Manifold Garden es un juego que disfrutaras si te gustan los juegos de puzzles y que otorgan varios grados de libertad al jugador para superarlos. Agregando la genial propuesta del arte tipo Escher y los cambios de gravedad, encontrarás en este título algo muy recomendable.

Manifold Garden

Puntuación Final - 8

8

Recomendado

Manifold Garden reta nuestra intuición física, inspirándose en la geometría imposible, invitándonos a idear soluciones igual de imposibles.

User Rating: Be the first one !

César Aguirre

Cuando no estoy estresado por algún examen, estoy jugando o escribiendo algo. Estudiante de Física y demente super eminente. Mi primera frustración gamer fue con Hércules contra el maldito centauro.

Actualidad

Botón volver arriba
X