AnálisisPC

Parkasaurus – Análisis PC

De colorinchis y dinosaurios

Si tu dinosaurio está triste, ponle un sombrero con forma de queso. Y creo que aquí se podría acabar este análisis, Parkasaurus es el GOTY, y vamos a cerrar los videojuegos, porque ya no tiene sentido seguir.

Ahora en serio… Parkasurus es el GOTY, y en esta colina moriré. Pero, ¿qué es Parkasurus y porqué me emociona tanto? Parkasurus es un juego de gestión, un juego tycoon como se les suele llamar. Más Roller Coaster Tycoon que Sim City, no tanto por complejidad, que tiene de sobra, sino por tono. Parkasaurus recupera el espíritu noventero de los juegos de gestión, sin renunciar a las comodidades modernas y sin necesidad de homenajearlos (War for the Overworld, te miro a ti), creando su propia identidad.

Aunque tenemos un breve tutorial, que nos enseña las nociones básicas a la hora de gestionar nuestro parque, la campaña en sí también hace las veces de tutorial, presentándonos varios escenarios y situaciones que tendremos que ir resolviendo. Devolver el lustre a un parque abandonado, plantar un par de exhibiciones jurásicas en medio de la ciudad, repoblar una isla tropical… Un montón de escenarios, todos con sus características particulares, que además, les vamos cogiendo cariño, porque no son los típicos niveles en los que cumples los objetivos y vas al siguiente, sino que siempre quieres más de ese parque. Es muy sencillo encariñarte de los dinosaurios, y les podemos poner nombre, obviamente, pero una cosa que me encanta son los nombres aleatorios que el juego les da. No sé cómo de aleatorios son, pero parecen hechos a medida. Aunque sean unos trastos de dinosaurios, siempre intentando romper alguna valla o comerse a nuestros visitantes, se les quiere igual.

Un estilo siempre wholesome que no está reñido con la profundidad de opciones

Y es que, aunque no estamos ante un simulador de desastres, como más o menos lo fue Jurassic World Evolution, tendremos que tener a nuestros jurásicos amigos contentos y a gusto para que no se nos rebelen. Para ello tenemos un montón de variables. Lo primero será darles el medio ambiente adecuado. Unos dinosaurios prefieren la selva tropical, otros el desierto, otros zonas más pantanosas… También tienen que tener espacio de sobra, compañeros con los que pasar el rato, comida rica y sombreros graciosos. La base para una vida plena, vamos.

Y aunque los dinosaurios son muy grandotes, no quita que necesiten de unos buenos cuidados, de mano de los mejores cuidadores, claro. Si antes decía que le íbamos a coger cariño a los dinosaurios, también lo haremos con nuestros empleados. Tendremos científicos, bedeles, veterinarios y personal de seguridad, a cada cual más estrafalario, y que, gracias a la generación aleatoria de nombre y retrato, consiguen tener un montón de personalidad aún usando las herramientas más básicas. Y lo que hacen se explica un poco por sí mismo: los científicos hacen ciencia, con la que desbloqueamos mejoras y objetos, los bedeles limpian la porquería que dejan nuestros queridos visitantes, los veterinarios investigan la caca de nuestros dinosaurios para asegurarse de que estén sanos y los de seguridad se dedican a drogar a nuestros queridos amigos jurásicos cuando hace falta.

Cada especie de dinosaurio necesita su propio medio ambiente donde vivir, y no vale todo

Parkasaurus no es un tycoon al uso, en el sentido que no todo gira en torno a las finanzas y a maximizar los beneficios, amasar dinero y tener cada vez más visitantes. Que se puede hacer y las herramientas están ahí, pero creo que el juego de Washbear Studio va de otra cosa. Aquí creo que se trata de hacer un parque para nosotros, para nuestros dinosaurios y nuestros empleados. Sí, vamos amasando dinerito, pero lo invertimos todo en mejorar nuestro parque porque sí. Colocamos farolas y pavimentamos por nosotros, no porque sea más eficiente y vengan más visitantes, sino porque nuestro parque lo pide, y nosotros nos debemos a él.

Todas estas sensaciones, esta calidez que desprende el juego, creo que es muy en parte por el arte. Inconfundible, wholesome, como dicen los jóvenes ahora. Low poly con muchos colorinchis, donde los dinosaurios pueden ser violetas, verdes o naranjas. Obviamente. Y cuando digo arte, me refiero a todo lo que vemos en Parkasaurus. Desde la vista general del parque hasta toda la interfaz. Podemos visitar el pueblo, que es donde compramos comida, sombreros, visitamos el banco o creamos huevos, y es un placer hacerlo, porque el juego se desata con el arte en 2D y me maravilla lo consistente que es al pasar de ese 2D súper cute al 3D igual de mono. También podremos darnos un paseo en primera persona por nuestro parque, armados de pistola tranquilizante, que aunque es un pelín cutre, por cómo se mueve y cómo interaccionamos con el entorno (es poco más que una cámara flotante, poco más), es todo un placer ver nuestro parque y nuestros dinosaurios en primera persona.

Pero estamos gestionando un parque de dinosaurios y todavía nadie se ha preguntado: ¿de dónde vienen los dinosaurios? Pues mira, cuando papá dinosaurio y mamá dinosaurio… No, no, eso no funciona así. Aquí nos vamos de exploración temporal, tirando de portal, desenterramos algún que otro resto de dinosaurio y los usamos en el pueblo para crear nuevos habitantes jurásicos. Nada de mosquitos encerrados en ámbar, pero casi.

Al terminar el día, los visitantes nos dirán qué les ha gustado y qué no, cual Trip Advisor jurásico

Aunque de lejos Parkasaurus pueda parecer un tycoon mono pero simplificado, nada más lejos de la realidad. Rebosa opciones, objetos, caminos para investigar, personalización de prácticamente todo y un montón de situaciones e interacciones distintas. Todo envuelto en un paquete que no podría ser mas mono, más hecho con el corazón. Si a veces hay juegos que nos parecen hechos con una hoja de Excel, la gente de Washbear Studio han hecho todo lo contrario. Han hecho un juego con tanta alma que es complicado no enamorarse a los diez minutos.

Parkasaurus

Puntuación Final - 9

9

Imprescindible

Parkasaurus es un juego que rezuma cariño por cada poro y que opta por un estilo desenfadado y colorista sin renunciar a la profundidad de mecánicas. Una vuelta a los mejores juegos de gestión en un envoltorio moderno y lleno de estilo.

User Rating: Be the first one !

Pablo López "Potajito"

Traductor, videojuerguista y persona en general.

Actualidad

Botón volver arriba
X