AnálisisSwitch

Darkestville Castle – Análisis Switch

Una aventura gráfica con todo el espíritu de las clásicas

Los amantes de las aventuras gráficas estamos de enhorabuena. Darkestville Castle ha llegado para Nintendo Switch y lo hace con grandes dosis de humor, un protagonista carismático y todo el espíritu de las aventuras gráficas tradicionales. Desarrollado por Epic Llama y publicado por Buka Entertainment, nos pondremos en la piel de Cid, un demonio que se divierte no dejando vivir a sus vecinos con constantes travesuras.

Darkestville Castle análisis
El inicio de juego recuerda a clásicos como Medievil

Las aventuras gráficas fueron un género muy de moda en los años ochenta y principio de los años noventa. Tienen su origen en las conocidas como »aventuras conversacionales» y llegaron a la cumbre con la famosísima El secreto de Monkey Island. Sin embargo, es un género que nos dejó muchos otros grandes títulos que han pasado a engrandecer al género, tales como Broken Sword, Discworld, Maniac Mansion, o la española Hollywood Monsters de Péndulo Studios.

Este género se caracteriza por la resolución de puzles para avanzar y la interacción con el mapa a través de un puntero. Esto se conoce como click & point. La mayoría de aventuras del género suelen ser en tercera persona, sin embargo, algunas como Myst están hechas en primera persona. El humor es una característica principal en ellas, aunque con la nueva tendencia del género el terror está dominando la escena.

Tras una etapa de decadencia, el auge de los juegos indie y métodos de financiación como Kickstarter permitieron que todos aquellos enamorados del género crearan una segunda oleada de entregas. De este movimiento surgieron título como La Fuga de Deponia, Machinarium o Fran Bow entre otras.

Actualmente, parece que el género se ha readaptado a nuevos sistemas y jugabilidades derivando en una nueva reinterpretación en 3D y cinemáticas, como en The Dark Pictures Anthology o The Wolf Among Us. Sin embargo, siempre existe un huequito en los corazones de los nostálgicos que nos siguen ofreciendo aventuras gráficas clásicas; Darkestville Castle es una de ellas.

Una nueva oleada de aventuras gráficas ha revivido

En esta aventura, nuestro protagonista es Cid, un demonio, en el fondo entrañable, que recuerda más al Grinch que a un ser terrorífico. Vive en la localidad de Darkestville, donde se ha criado y es conocido por todos los habitantes del pueblo. Desde su imponente castillo, disfruta haciendo travesuras y buscando la forma de atemorizar a sus vecinos; vecinos que lo conocen desde pequeño y no lo toman muy en serio. Sin embargo, Dan Teapot sí lo hace, y buscando librarse de él, contrata a los Hermanos Romero, unos cazadores de demonios. A partir de ahí, la historia se desarrollará de la forma más loca posible con grandes dosis de diversión.

Lo más llamativo a simple vista, en sin duda su apartado gráfico.

Si eres fan, encontrarás constantes similitudes, ya que no hay duda de que existe una clara inspiración, no sólo en el estilo. También los piratas están presentes aquí, ya sea en el aspecto de Cid, como en el diseño del pueblo y la época en la que está ambientada. Incluso encontraremos una taberna de piratas, muy similar al inicio del primer Monkey Island. Además, Cid parece tener la misma lengua mordaz que Guy Threepwood. Las referencias son tales que incluso para transitar entre zonas encontraremos un mapa muy similar a su antecesora. Como contra, muchas veces es extraño el contraste entre personajes, como si hubiesen varios estilos de dibujo y algunos personajes parecen disonantes con el resto, como si se tratara de una pegatina. Esto ocurre sobre todo en los Hermanos Romero.

Sin embargo, pese a sus constantes referencias, Darkestville Castle no es una historia de piratas al uso. Se centra más bien en los demonios y su organización, donde el principal objetivo es conseguir los fines personales de Cid. Sin entrar en spoilers, nos adentraremos en verdaderos embrollos y zonas impensables para satisfacer las ansias de venganza del protagonista.

La trama es divertida.

Para una humilde jugadora, es el punto fuerte del juego. Cid es muy carismático y a la vez inspira cariño. Es un malo que intenta ser malo, pero que no le sale bien y que en un alarde de egocentrismo es incapaz de verlo. Un antihéroe que nada tiene que envidiar como protagonista.

La construcción de los demonios también es genial y muy variada. En nuestro periplo nos encontraremos desde el Hombre Lobo sindicalista, hasta el vendedor de perritos calientes, pasando por el trío de adictos a la »cosa buena». Una cantidad de personajes que no tiene desperdicio.

Por cierto, el juego está traducido al español, con voces en inglés.

Los diálogos son claves para el humor

Cuando hablamos de aventuras gráficas lo asociamos automáticamente a PC. Sin embargo, con la existencia de consolas portátiles se ha podido trasladar este género a plataformas como Nintendo Switch.

Darkestville Castle continúa con el click & point y esto a primera vista puede ser incómodo si estamos acostumbrados a jugar en ordenador. Por suerte, la velocidad del puntero se puede adaptar a lo que nos resulte más cómodo y no es demasiado molesto el interactuar e inspeccionar el mapa con los controles de la consola. De hecho, al rato te acostumbras y no supone ningún problema.

Las acciones a realizar son las típicas: coger, hablar, mirar…Como curiosidad os contaré que la primera vez que se añadió la opción automática de »hablar» haciendo click fue en Monkey Island. También existe un inventario donde encontraremos todos los objetos que vamos acumulando pudiendo interactuar con ellos y combinarlos. Además, tenemos acceso rápido al inventario para agilizar las acciones con éste. La jugabilidad es simple y no presenta inconvenientes.

Cid y los Hermanos Romero

En esta aventura, la banda sonora no brilla. De hecho, pasa prácticamente desapercibida. Se podría esperar algún tema más apoteósico o épico en la aventura, pero lo cierto es que la ambientación de ésta es puramente secundaria.

La resolución de los puzles también me ha supuesto algún que otro gruñido de frustración, no por difícil, sino por absurdo.

Por muy absurda que sea la trama, los razonamientos lógicos tienen que ser precisamente eso. No es que el juego abuse mucho de ésto, pero en varias ocasiones llegar a la solución de un puzle es a base de ensayo-error, lo cual resulta pesado. Si es cierto que te dejan alguna pista por el camino, pero llegar a pensar que tienes que darle un abrigo a un vendedor para hacer una salsa es bastante raro. Además, la cumbre de esto llega con el puzle de cierta puerta, donde no tiene ni pies ni cabeza la resolución del conflicto. Se entiende que es una burla a la burocracia, pero hasta que consigues orientarte es bastante confuso.

La duración es variable en función de la habilidad del jugador o de su grado de inspiración ese día, pero no es un juego muy largo. Digamos que oscila entre las 10 y 15 horas, lo cual no es necesariamente malo, porque es una historia ligera y divertida que no peca de alargarse demasiado.

Si te gusta el género, Darkestville Castle presenta una aventura muy divertida. Consigue hacer reír y entretener, por mucho que alguna vez pueda frustrar. De hecho, el quedarse atascado en una aventura gráfica es algo que todo jugador experimenta y que casi se percibe ya como con cariño. Es muy difícil crear humor y con este juego estás desde el primer momento riendo. Los escenarios son muy completos, muchas veces me han evocado a la famosa serie de mi infancia La Pajarería de Transilvania y al final se crea un juego entrañable. Como ya he comentado antes, Cid es un gran antihéroe/protagonista y es impredecible, una especie de Jack Sparrow de pacotilla. Sin duda, recomendaría el juego siempre que se quiera pasar un rato tranquilo y divertido.

Darkestville Castle pasa a englobar las filas de mis aventuras gráficas preferidas.

Darkestville Castle

Puntuación Final - 7.5

7.5

Recomendado

Una aventura gráfica divertida y entretenida que merece la pena probar. Si bien no es nada novedosa, tiene los elementos necesarios para hacer reír.

User Rating: Be the first one !

Raquel Cervantes

Periodista de videojuegos. Streamer y portadora de la Llave Espada.

Actualidad

Botón volver arriba
X