AnálisisPS4

Naught – Análisis PS4

Con la gravedad por bandera

Durante una buena parte de la historia de la industria de los videojuegos los plataformas en dos dimensiones fueron sin duda uno de los géneros más populares del mundillo. Con el salto a las tres dimensiones este tipo de propuestas se vieron relegadas a un segundo plano, pero por suerte en los tiempos recientes y gracias a la escena independiente, el género ha recuperado la repercusión que se merece.

Es el caso de Naught, título desarrollado en nuestro país por el estudio Wildsphere y que ha contado con el apoyo del programa Playstation Talents. Estamos ante un plataformas en dos dimensiones particular, ya que propone unas mecánicas jugables un tanto distintas a las que estamos acostumbrados en el género para intentar ofrecer una experiencia original. Lo conseguirá? Te lo contamos todo a continuación.

Cuando pensamos en un plataformas en dos dimensiones seguramente nos imaginamos el típico esquema de avance en el que controlamos un personaje y lo vamos llevando a través de un nivel que se va desarrollando con un scroll lateral. Bien, en el caso de Naught olvidemos esto. Aquí no controlaremos a ningún personaje, sino que lo que haremos sera manejar el escenario y rotarlo para que Naught, el gatete protagonista de esta aventura, vaya avanzando automáticamente dejándose llevar por la gravedad. Sin duda es una vuelta de tuerca de lo más interesante y lo cierto es que funciona muy bien.

Los controles son muy sencillos y el número de acciones que tendremos disponibles para realizar es muy limitado. Con el stick izquierdo rotamos el escenario a izquierda o a derecha, aunque si queremos hacerlo con más precisión también podremos usar L1 Y R1 (en el caso de Playstation 4, que ha sido la versión analizada). Por otro lado si pulsamos el triángulo la pantalla hará un giro de 180 grados, lo que será de lo más útil cuando necesitemos hace un giro muy rápido. Y aquí os tenemos que confesar que cuando decíamos que no manejamos para nada a nuestro personaje nos hemos tomado una pequeña licencia, porque en realidad si pulsamos la cruz haremos que Naught salte, aunque os adelantamos que es una mecánica con muchísima menos relevancia de la que nos tiene acostumbrados el género.

Una vez repasadas las mecánicas jugables, toca profundizar en algo muy importante para que estas puedan brillar: el diseño de niveles. El juego se divide en 40 fases que nos van proponiendo diferentes desafíos a medida que vamos avanzando a través de ellas. Aunque debemos decir que creemos que el diseño de estos niveles se acaba haciendo demasiado sencillo y acaba haciendo de la experiencia algo demasiado repetitivo.

Sobre todo lo notamos a medida que vamos llegando al final del juego, ya que los últimos niveles están demasiado poco inspirados y podrían pasar perfectamente por niveles de al inicio del juego. Estamos acostumbrados a que en este tipo de juegos a medida que van pasando los niveles estos se vayan haciendo más enrevesados y difíciles, pero no es algo que ocurra en esta ocasión. Una vez jugados los primeros diez niveles ya lo hemos visto todo, tanto a nivel de diseño como de dificultad.

Podríamos dividir los niveles en tres tipos. El primero es el más clásico de todos y casi todas las fases siguen este patrón. Se trata de avanzar de una forma tradicional, sorteando los diferentes obstáculos y enemigos que nos vayamos encontrando hasta llegar al final del nivel. El segundo tipo nos propone un nivel totalmente rodeado de pinchos y que deberemos sortear en caída libre de principio a fin. Sin duda este es el tipo de nivel más desafiante, pues requerirá bastante precisión al ir rotando el escenario.

Por último nos encontramos los niveles en los que deberemos llevar a una bolita que siempre está acompañando a Naught a través de una especie de laberintos bastante enrevesados hasta llegar al final de ellos y poder completar el nivel. Hubiera sido interesante encontrarnos más fases de los dos últimos tipos, pero son bastante escasas y al final acabamos teniendo una sensación de bastante repetición.

Un añadido interesante es que una vez terminemos el juego se desbloqueará la modalidad contrarreloj, que nos obligará a completar los niveles en un breve lapso de tiempo. Para hacerlo tendremos que recoger unos orbes naranjas que encontraremos a través de los niveles y que pararán el tiempo durante unos breves instantes que serán vitales para poder llegar a tiempo al final. Este modo supone un desafío considerable y ayudará a alargar la vida de un juego que se puede completar en unas cuatro o cinco horas si solo atendemos a su contenido principal.

Al hablar de diseño de niveles tenemos que hablar también de coleccionables, algo muy importante en los títulos de este género. A través de las fases podremos recoger dos tipos de objetos. Uno son una especie de orbes azules, cuya función es la de permitirnos hacer uso de los diferentes puntos de control que encontraremos a lo largo de los niveles. Si nos quedamos sin orbes nos tocará repetir el nivel desde el inicio. Y el otro tipo de coleccionable, y sin duda el más interesante son los diamantes. Hay tres por cada nivel y alguno de ellos está bien escondido, por lo que serán sin duda un aliciente a la hora de explorar los niveles, Aunque también debemos decir que se podría haber puesto más empeño en este tema, y no resultará demasiado complicado encontrar los tres diamantes a la primera.

En cuanto al aspecto visual nos encontramos ante un título muy minimalista y que apuesta por una paleta de colores muy sencilla. Pero hemos de decir que se trata de un apartado artístico que funciona perfectamente y que se hace muy agradable de ver.

Seguro que muchos le encontráis un parecido más que razonable con Limbo y eso son palabras mayores. Y en cuanto a sonido más de lo mismo. Escuchamos unas melodías sencillas pero que le sientan bien al tono del juego, por lo que en este apartado cumple su propósito.

Y ese minimalismo también es lo que encontramos en cuanto a su argumento y narrativa. Esta se nos cuenta a través de un pequeño cómic, del que deberemos ir desbloqueando páginas a medida que vayamos completando niveles y recogiendo diamantes. No es que sea el punto fuerte del juego pero se agradece que nos hayan querido contar una pequeña historia de esta manera original.

Si hay algo por lo que Naught destaca es por sus mecánicas jugables. Si bien es cierto que su diseño de niveles no acaba de explotarlas todo lo que debería, ellas mismas se bastan para hacer de la experiencia algo totalmente disfrutable y entretenido, por lo que al final cumple con creces con lo que se propone. Aún así es cierto que nos hubiese gustado que no todo fuese tan sencillo y que a medida que vamos avanzando por la aventura esta se tornase más variada y difícil. Que se acabe haciendo tan repetitivo es sin duda lo peor que le encontramos al título y lo que le impide llegar a brillar más allá de ser simplemente entretenido.

Ya por último os recordamos que Naught ya se encuentra disponible para PC, Playstation 4 y Nintendo Switch a un precio de 19.99€

Naught

Puntuación Final - 6.5

6.5

Interesante

Naught es un plataformas en dos dimensiones con unas mecánicas jugables muy interesantes, aunque estas no acaban de ser bien explotadas por el diseño de niveles. Por lo que, pese a ser divertido, se acaba tornando bastante repetitivo.

User Rating: Be the first one !

Sergio Alvarez Rodriguez

Amante de los videojuegos, el tenis y los chistes malos. La vida siempre es mejor si se toma con sentido del humor
Apoya el contenido de NaviGames con tus compras en Amazon
Botón volver arriba
X