AnálisisPC

Elliot – Análisis PC

Corre, salta y esprinta para salvar al bosque

El género de los plataformas es uno que nos ha acompañado durante toda la historia de nuestra industria. Aunque durante un tiempo fue olvidado, el mercado indie consiguió traerlo de vuelta con la llegada de grandes títulos como Super Meat Boy. Y si por algo triunfa tanto este género es por su sencillez innata, sobretodo en el apartado 2D, donde si consigues lograr una buena sensación de movimiento y un desafió a la altura, tienes un éxito entre manos.

Y esto es justo lo que se ha propuesto el equipo español de Plain and Game Studio con Elliot. Un plataformas 2D con una colorida estética y una dificultad que podría engañar a más de uno, donde moriremos más veces de la que nos gustaría reconocer.

Es posible que Elliot entre por los ojos, pero un plataformas gira en torno a dos pilares fundamentales: su diseño de niveles y su jugabilidad. Empezando por lo más básico, Elliot se juega muy bien. Mantiene sus opciones muy limitadas para no abrumar al jugador, ya que solo puedes moverte (andando o corriendo), saltar y realizar un dash aéreo.

Este último movimiento será el pilar a la hora de diseñar los niveles: nos permite llegar a zonas lejanas, nos permite derrotar enemigos y una gran cantidad de elementos nos permitirá refrescar esta maniobra para realizarla de nuevo. Al tener un set que proporciona tantas opciones con tan pocas herramientas, permite que se puedan centrar en refinarlas y que la dificultad se encuentre en dominarlas.

Si no dominas las herramientas de movimiento te será imposible avanzar a lo largo del juego

Gracias al variado diseño de nivel con el que cuenta Elliot, no se siente monótono en ningún momento. A lo largo de los diferentes mundos encontraremos mecánicas que nos irán sorprendiendo y obligándonos a reinventar el uso de ese dash aéreo. Desde orbes para refrescar tu habilidad, como plataformas móviles con el mismo efecto o muros que deben romperse a base de usar la cabeza. En el sentido literal de la expresión.

Como ya he mencionado antes Elliot no es un juego fácil. De hecho tiene un logro por morir 100 veces y lo desbloqueé en un tiempo récord del que no estoy nada orgulloso. Y esto no es algo negativo, una buena dificultad hace que quieras reintentar el nivel una y otra vez porque sabes que el error ha sido tuyo, y que si mejoras, podrás superarlo con los suficientes intentos.

Esta línea es muy difícil de alcanzar, pero el equipo de Plain and Game Studio ha sabido llegar a ella muy bien, y aunque puedas pasarte durante más de media hora en una pantalla, saber que si logras dominar esos saltos ajustados, pero no imposibles, lograrás completar el nivel merece la pena.

Aunque escasas, las peleas contra el jefe nos pondrán contra las cuerdas y nos harán sacar los mejor de nosotros mismos

Por desgracia esto se contradice en parte con el diseño de los niveles. Estos son abiertos, con unos cuatro o cinco coleccionables que pierdes si mueres y que pueden llegar a ser bastante largos para un plataformas de este estilo. Morir puede llegar a frustrar no por el hecho de hacerlo de manera injusta, si no por tener que repetir todo desde el principio, Además, no saber donde esta el final del nivel a veces puede llegar a ser confuso, sobretodo teniendo en cuenta que la meta se puede encontrar en cualquier dirección y a veces existen diferentes caminos.

Aunque nos quedemos en Elliot por sus controles fluidos y su desafiante dificultad, no se disfrutaría igual si no fuera por su arte y sonido. El estilo artístico simple ayuda a vender la idea de que este es un juego con unas mecánicas sencillas (aunque luego vayan a complicarse), y sus colores no saturan, ayudando a que en sesiones largas no termines cansado y dejando de intentar ese nivel que se te resiste.

Por otro lado, los mundos tienen bastante variedad. Nos encontramos con una zona arbolada, otra nevada, una acuática, etc… Aparte de servir como indicaciones de que entramos en nuevos niveles con nuevos desafíos, proporcionan una variedad visual que se agradece enormemente a la hora de explorar el mundo de Elliot.

Las cinemáticas están increíblemente cuidadas y el único lamento es que no haya más a lo largo del juego

No hay que olvidar la banda sonora original de la que dispone, que permite relajarse un poco después de morir más de un centenar de veces y ayudar a estresarme menos con los fallos personales de uno mismo. Además es un acierto que hayan centrado esfuerzos en crear una buena banda sonora teniendo en cuenta que parece ser uno de los temas principales del juego. Al fin y al cabo los coleccionables que recolectamos en los niveles son notas musicales, y si nuestro personaje se queda quieto el tiempo suficiente seremos sorprendidos por una bella melodía

En definitiva, Elliot es un plataformas bastante sólido. Aunque tenga algunas cuestiones de diseño que hagan su experiencia algo que puede llegar a frustrar y a veces puedas llegar a desorientarte dentro de los niveles, en general es una experiencia bastante positiva.

Si os gustan los plataformas más clásicos y echáis de menos una experiencia que os pida un desafío a la altura Elliot os tiene cubiertos. Además, con sus numerosos coleccionables y modo speedrun tiene una decente rejugabilidad que permitirá exprimirlo para los más completistas.

Elliot

Puntuación Final - 7.5

7.5

Recomendado

Un plataformas desafiante y con un bonito estilo artístico. Aunque en ocasiones pueda llegar a ser un poco frustrante, gustará a todo fan del género.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Regas

Educador infantil con mucho tiempo libre. Amante de la narrativa y los rpg, llevo jugando desde que tengo uso de memoria.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X