AnálisisPS4

Assetto Corsa Competizione – Análisis PS4

Rápido, pero no mucho

Adentrarse en un simulador puede ser complicado. Y no me refiero a tener un volante o no, sino a cierto estado mental. Hace falta paciencia y ganas de aprender, sobre todo cuando nos enfrentamos a un simulador con todas las letras, como lo es Assetto Corsa Competizione. Digo con todas las letras porque, al contrario que otros títulos de consolas que parecen simuladores, como Gran Turismo o Forza Motorsport, aquí se simula todo: neumáticos, aerodinámica, suspensiones… y mientras que estos juegos hacen algunas concesiones a la simulación en pos de la diversión, otros, como este ACC dejan la diversión en manos del jugador, creando una sensación de realización y auto superación (cuando las cosas salen bien) difícil de igualar. Pero en esto de ir a doscientos kilómetros por hora con otros coches que también van más o menos a la misma velocidad, no siempre sale todo bien.

Vamos a poner ACC en contexto: se trata de un spinoff, de Assetto Corsa, simulador lanzado en el lejano 2014, que aún así, sigue muy, muy vigente, sobre todo en PC, donde cuenta con tantos mods y contenido extra, que seguramente sea el único simulador que necesitamos. Este Competizione decide centrarse solo en un tipo de coche, los GT3, de hecho, es el juego oficial de la GT World Challenge. Aquí no estamos ante un juego de coleccionar coches, donde es más importante tener muchas marcas y modelos, sino que, gracias a que la gente de Kunos Simulazioni se ha centrado en una sola competición, ha conseguido limar todas las posibles asperezas que podía tener el Assetto Corsa original.

El acogedor interior de un GT3

Desde el principio, la campaña nos va dando una serie de pequeños objetivos que funcionan un poco a modo de tutorial. Nos enseña que es más importante ser consistente (esto es, terminar las carreras y no salirnos de la pista) que ser veloces. La velocidad ya llegará, nos dicen, mientras vamos a doscientos por hora. Y es que, aún siendo conservadores con el acelerador, la sensación de velocidad y de que estamos conduciendo al límite siempre está ahí. Tampoco tenemos que tenerle miedo a la parte de más simulador. Tenemos todo el tiempo del mundo para ir aprendiendo a manejar las bestias que son los GT3 y nos podemos servir de las ayudas de conducción para ir dando nuestros primeros pasos, y, poco a poco, ir desactivándolas al sentirnos más seguros.

Pero esto no es nada nuevo, porque ACC lleva en PC más de un año, la novedad es que ahora llega a consolas (PS4 y Xbox One). Y aquí es donde llegan los problemas (¿los únicos?) de ACC. Y es que el compromiso de meter los ruidosos motores de los GT3 en consolas no ha sido pequeño. El primero y más evidente son los escasos 30 frames a los que funciona el juego, tanto en las consolas base como en las versiones vitaminadas. Para más inri, le cuesta bastante mantener esos 30 fps, y es normal, sobre todo en situaciones de mucho tráfico, que bajen puntualmente. Y molesta, molesta bastante, sobre todo cuando estamos hablando de un título de simulación, donde nuestros inputs se tienen que medir al milímetro, y hacerlo a 30 frames o menos no es lo mejor. Ya sabíamos que el juego no iba a llegar a los 60 frames a los que apuntan otros títulos del mismo palo, pero al menos esperábamos que los 30 fuesen constantes y que hubiese algún tipo de optimización para los modelos Pro, que, a día de hoy, no hay. La otra gran concesión que hace Assetto Corsa Competizione para poder entrar en consolas es quedarse sin salas privadas multijugador, esenciales para montar competiciones, al menos de salida, aunque ya Kunos Simulazioni ha avisado que llegarán pronto.

El retrovisor virtual es un poco un drama

Pero Assetto Corsa Competizione es tan, tan bueno, que casi nos olvidamos del tema del rendimiento. También se han hecho algunos compromisos gráficos, pero sigue siendo un juego espectacular, sobre todo cuando se recrea con los fenómenos atmosféricos, como la lluvia y la niebla, que, junto con la conducción nocturna, son pura carne de modo foto. La conducción es de simulador, tal y como nos la podíamos esperar viniendo de donde viene, pero a la vez es bastante permisiva, en parte gracias a que los GT3 se conducen muy bien. También ayuda el hecho de que, al contrario que en otros juegos, siempre conducimos el mismo coche, o muy parecido. Podría parecer que es algo malo, pero creo que es parte de lo que hace que Assetto Corsa Competizione sea un simulador relativamente accesible. Pasamos muchas horas en el mismo coche, y aprendemos a controlar y predecir cómo afectarán nuestros inputs a la máquina.

El motor saca músculo en el modo foto y con los efectos atmosféricos

Aunque desde fuera puede parecer que Assetto Corsa Competizione es un título menor, creo que sería injusto tratarlo como tal. Aunque solo tenga 11 trazados y un puñado de coches, todo lo que hace lo hace de forma genial, y además, llega a precio reducido. Así como el Assetto Corsa original pecaba de abarcar más de lo que podía (y tuvieron que llegar los modders al rescate) aquí la propuesta está mucho más centrada, y se disfruta igual, si no más. Son solo los detalles técnicos los que tiran abajo el conjunto del que podría haber sido el mejor simulador puro en consolas.

Assetto Corsa Competizione

Puntuación Final - 7

7

Interesante

Un simulador con todas las letras, divertidísimo y que hace a la perfección lo relativamente poco que se propone, pero que está lastrado por un apartado técnico en consolas demasiado justo.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Pablo López "Potajito"

Traductor, videojuerguista y persona en general.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X