AnálisisPC

Across the Grooves – Análisis PC

Recuerdos en forma de blues

Siento genuina fascinación por las novelas visuales. Las considero el mayor acto de rebeldía de un medio intoxicado por el cine, como es el videojuego. Una relación -la del cine y el videojuego- explorada sin recelo y con relativo éxito por directores como Hideo Kojima o David Cage, reforzando la idea de que es natural que el medio beba de su arte, teóricamente, precursor. Pienso ahora sobre lo vilipendiados que han sido el teatro o la literatura, más allá de su papel como influencias circunstanciales sobre guiones, tramas o temas. Por ello, me fascinan las novelas visuales, que en su mejor expresión no se limitan a estudiar cómo pueden adaptar el arte escrito, sino cómo pueden contribuir a su evolución. Across the Grooves, el último título del estudio francés Nova-box (Along the Edge, Seers Isle), lleva a la práctica la teoría acerca de escribir una buena novela, pero también sobre cómo hacer avanzar su forma, en tanto a que justifique su presencia en el medio interactivo y no en la biblioteca de nuestro ebook.

Siempre he encontrado redundante llamar «diseño artístico» a todo aquello relacionado con lo visual y lo sonoro en el videojuego, que ya constituye un arte per se. Así pues, me limitaré a escribir «diseño gráfico» cuando me refiera al precioso resultado del trabajo de dibujantes e ilustradores en Across the Grooves, y haré lo propio con el «diseño sonoro» cuando saque a colación sus inmersivos efectos de sonido o su banda sonora, que si bien no me ha cautivado, desde luego no desentona. Y es que mirar las escenas de Across the Grooves es mirar a un cuadro, en el sentido más literal de la palabra. Todas las imágenes que apoyan la narración son pinturas dibujadas a mano con un mimo exquisito. Cada escenario viene acompañado, además, por sutiles efectos de sonido que nos meterán de lleno en lo que se nos narra, así como oportunas melodías en momentos climáticos. Todo parte de un mecanismo con un solo objetivo: tu inmersión.

Captura que recoge el sobresaliente diseño gráfico de Across the Grooves
Cada vez me encuentro más obsesionado por los juegos que entran por los ojos, y Across the Grooves no es excepción

Y qué importante es el sonido en Across the Grooves, que toma la música como parte importante de su trama. Pero antes de diseccionar la historia me gustaría centrarme en nuestro papel como jugadores, meditado con atención por el estudio y concebido con la promesa de que las decisiones cuenten de verdad. Qué difícil es, no obstante, darnos el control en títulos con tanta carga narrativa; el trabajo de escribir una historia se multiplica cuando deben crearse dos, tres, cinco o diez versiones alternativas. No sorprende, pues, que este tipo de obras abusaran la pasada década de dotar al jugador de una falsa sensación de control para, en nuestro asombro, darnos verdadero libre albedrío únicamente al final de la historia, y con frecuencia en forma de una decisión binaria (final bueno-final malo). Entender no es justificar, y lo comprensible en cuanto a carga de trabajo no exime a las desarrolladoras de su responsabilidad por otorgar un relato flexible, tal y como tantas veces nos han repetido títulos como Mass Effect, Life is Strange o The Walking Dead. Por eso valoro que haya un esfuerzo genuino en Across the Grooves por crear una historia en la que las decisiones sean significativas, hasta el punto de necesitar varias runs para desbloquear todas las escenas o divergencias posibles. Del mismo modo, hay ánimo por transmitirnos lo inevitable en las pequeñas elecciones que, sin embargo, no nos librarán de hablar sobre ese tema que queremos rehuir, o apenas contarán para aligerar los detalles de una conversación ya tediosa.

Aprovechando la marea, quizá lo más llamativo de Across the Grooves sea su manera de notificarnos de qué manera afectan las decisiones a la historia o, más bien, a la personalidad de Alice, la protagonista: cuatro iconos perennes (espiral, rayo, flor y calavera) en la parte superior de la pantalla, que se iluminarán cada vez que tomemos uno u otro camino; un buen recordatorio de que somos nosotros los que le estamos dando forma a la historia. El progreso se guarda automáticamente y no podremos cambiar las decisiones una vez tomadas, pero no temáis, porque como el propio título verbaliza al principio: «no hay decisiones buenas o malas», sino que todas ellas nos llevarán a diferentes escenarios. No podemos ganar o perder en Across the Grooves, y eso es reconfortante.

Pantalla de decisiones jugables en Across the Grooves
Las decisiones jugables plagan Across the Grooves, desde lo más trascendental a lo más cotidiano

En cuanto a la jugabilidad más estricta, nos encontramos con unos controles simples, los necesarios para hacer avanzar la narración, tomar decisiones y navegar por lo menús. Se puede jugar tanto con teclado y ratón como con mando, siendo la mejor opción aquella que os resulte más cómoda. Por otro lado, es importante mencionar la implementación de un log o diario, que recoge la narración leída hasta el momento, y dado que el juego únicamente está traducido al inglés y al francés, será un apartado al que recurriremos con frecuencia, especialmente en las escenas de más carga narrativa. Dentro del log se ha incluido, además, un lexicon: una suerte de glosario que se irá actualizando conforme demos con términos técnicos (relacionados normalmente con el mundo de la música) o de no necesario dominio público. Superada la barrera del idioma, Across the Grooves lo tiene todo planeado para que no nos perdamos ningún detalle de su relato.

Más allá de su función lúdica, qué es el videojuego sino una forma más de contar historias, y qué pena que la entendible importancia de la jugabilidad eclipse con frecuencia el buen o mal hacer de esas historias. En las novelas visuales, por suerte, no existe ese problema; no hay complejas mecánicas a las que dedicar recursos, sino una narración que es en sí el grueso jugable. Por ello, y al igual que en una novela escrita, la forma o estilo no son tan importantes, en tanto a lo emocionante y significativo de lo que se nos cuenta. Across the Groves parece ser muy consciente de esta realidad, y la lleva por bandera con una historia en la que no solo hay talento, sino también mucho trabajo de creación y pulido.

Ilustración de Londres en Across the Grooves
La historia nos transportará a varias ciudades icónicas del centro de Europa, recogidas con igual maestría en sus ilustraciones

Lo primero que debemos tener en cuenta al enfrentarnos a un juego de este estilo es aquello que con tanto ahínco me he esforzado por resaltar al principio de este análisis: la narrativa de las novelas visuales bebe mucho más de la literatura que del cine, incluso que del estándar del propio videojuego. Así pues, que nadie se alarme al encontrar exposición en forma de monólogos internos, o elipsis de días o semanas que vuelan en apenas dos párrafos. Una novela, en efecto. Negra. Dramática. Romántica. Con tintes de ocultismo. Viajes en el tiempo. Roadtrip. Introspectiva. Etcétera. Across the Grooves es una muy bien resuelta mezcla de géneros, todos ellos implementados en su justa medida y que, si algo consiguen en su simbiosis, es dotar al título de un ritmo sobresaliente. Porque las historias verosímiles no solo se reducen a las limitaciones de un solo género. El viaje de Alice es uno de misterio, pero también de búsqueda personal, en el que se topará con realidades mucho más grandes que la suya propia, sin olvidar que la verdadera y más importante odisea es la que realizará a su más insondable fondo.

Todo empieza con un envío inesperado: un vinilo que Alice recibe de parte de Ulysse, su exnovio, con quien no tiene relación desde hace años. Un simple disco que no lo es tanto cuando se reproduce, y es que hace revivir momentos del pasado de quien lo escucha, otorgando el poder para poder cambiarlos. Un planteamiento original, sin duda, que el juego resuelve con pinturas oníricas en pantalla y canciones originales de fondo, cuya letra variará según nuestras decisiones. Original y ambicioso, como lo son las historias con viajes en el tiempo como telón de fondo, una variable difícil de hacer funcionar sin agujeros o concesiones. Across the Grooves no es una excepción, y aunque no hay flecos sueltos que arruinen la experiencia, aquellos conocedores de obras como Regreso al Futuro, Steins;Gate o 12 Monos no evitarán arquear una ceja ante las implicaciones de su particular mecánica temporal.

Alice escuchando el vinilo en Across the Grooves
Lo más original del título son las secciones en las que escuchamos el vinilo y suena una canción de fondo que variará según nuestras decisiones

Viajes en el tiempo a través de vinilos. Cómo juzgar cuando estos cachibaches han ido desde Deloreans hasta microondas. No es casualidad, sin embargo, la elección por uno de los métodos de reproducción musical más vintage. La música impregna Across the Grooves, tanto en su trama como en su iconografía, y sin temor a equivocarme puedo afirmar que hará las delicias de todo aficionado al cuarto arte, en general, y a los vinilos, en particular. Por último, no me gustaría terminar este análisis sin mencionar lo actualizado que está el título en cuanto a la realidad social de nuestro tiempo, con una necesaria representación LGBT que no se queda en lo anecdótico, sino que nos dará más de una sorpresa en forma de decisiones jugables. La salsa da sabor, si entendéis a lo que me refiero.

Across the Grooves es la última novela visual del estudio francés Nova-box, una ambiciosa historia que mezcla géneros tan dispares como el misterio, el romance o los viajes en el tiempo. En ella, no encontraremos nada que no hayamos visto antes en juegos de su clase, pero sí destaca su diseño gráfico, basado en delicadas pinturas dibujadas a mano, o la originalidad de su premisa. El relato nos transportará a la Europa contemporánea, en el viaje de Alice por descubrir los secretos de un vinilo que permite revivir y cambiar el pasado de quien lo escucha, y más importante: en la odisea a su yo más profundo. Una narración atrapante y hecha a medida para evadirnos en las más ominosas tardes de verano.

Across the Grooves

Puntuación Final - 8

8

Recomendado

Una novela visual de premisa interesante, con una mezcla de géneros bien resuelta y que consigue atrapar hasta el final.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Víctor Martín 'Reyno1ds'

Videojuegos como pasión. Psicología como vocación. Crazy combo, huh?

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X