AnálisisSwitch

Ruiner – Análisis Switch

Violencia ciberpunk

Devolver Digital es una distribuidora que, a pesar de manejar títulos tan diferentes entre sí como Pikuniku, Ape Out o este Ruiner que nos ocupa, siempre tiene en sus títulos elementos comunes, como una estética muy reconocible y una jugabilidad frenética. Ruiner (desarrollado por Reikon Games) no es la excepción, siendo un divertido y exigente shooter con un apartado artístico que aprovecha al máximo su ambientación cyberpunk, pero al que le ha faltado algo más de variedad en su propuesta para brillar.

En Ruiner manejamos a un peligroso asesino que tiene una pantalla por cara en la que aparecen concisos textos con sus pensamientos. Nos despertamos sin saber quienes somos, pero una misteriosa hacker no tarda en ponernos al día y darnos un objetivo en la vida: debemos encontrar a nuestro hermano, secuestrado por alguno de los peligrosos criminales de la ciudad de Rengkok. Deberemos recorrer sus calles y fábricas en busca de respuestas, aunque ¿realmente somos dueños de nuestros actos? La historia de Ruiner no es su mayor fuerte, pero es entretenida, el diseño de sus personajes es fantástico y siempre tendremos la impresión de ser una marioneta de fuerzas que no entendemos.

Los personajes de Ruiner
El diseño del protagonista me parece una maravilla, pero el de los enemigos tampoco se queda atrás

Ruiner destaca por su oscura ambientación cyberpunk, que tiene sus mayores picos de calidad en el diseño de personajes y en el funcionamiento de las instalaciones que recorreremos. Es un shooter en el que, a través de los dos joysticks, manejamos el movimiento y la dirección a la que ataca nuestro protagonista desde una perspectiva isométrica. Así, deberemos superar varios niveles lineales en los que nos asaltarán hordas de desagradables enemigos.

El desarrollo de Ruiner termina siendo mucho más lineal de lo que en principio el juego parece plantear: hay intentos de misiones secundarias, pero hay un número muy reducido de ellas, además de no ser especialmente imaginativas. La inmensa oferta jugable de Ruiner la encontramos en sus misiones principales, que consisten en recorrer niveles pasilleros eliminando todo lo que se cruce por nuestro camino, funcionando casi como un beat ‘em up en cuanto a que los niveles siempre serán una sucesión de batallas por oleadas seguidas de un pequeño pasillo sin apenas desvíos hasta llegar a la siguiente sección de combate.

Los enemigos de Ruiner
La mayor parte de ocasiones enfrentaremos hordas de enemigos, aunque otras veces agradecerán nuestros actos

Ruiner se esfuerza por esconder su esquemática jugabilidad introduciendo de forma muy paulatina nuevas armas, habilidades y tipos de enemigos; además, hay un momento en el que el juego parece abrirse, permitiéndonos recorrer un pequeño barrio con decenas de personas con las que conversar (una o dos frases con la mayor parte de habitantes) y algunos de esos pequeños encargos secundarios anteriormente mencionados, consistentes en la mayor parte de casos en encontrar un número determinado de ciertos elementos. Sin embargo, muy pronto vemos que ese escenario no es más que un pequeño marco que da algo de variedad a los repetitivos niveles de Ruiner: prácticamente todas sus fases son oscuras fábricas o plantas industriales, muy similares entre sí. Además, cerca del final del juego comienzan a repetirse incluso los jefes finales. Hubiera sido muy interesante dar algunas misiones más en ese pequeño distrito, o más personajes con historias curiosas, que aprovecharan más sus fabulosos diseños.

Hasta ahora entiendo que Ruiner parece no salir muy bien parado, pero es que los cimientos de su simple jugabilidad son muy buenos: el sistema de combate es realmente divertido y se esfuerza por dar al jugador la posibilidad de experimentar, e incluso de intentar crear diferentes acercamientos a los combates. Con cada refriega y repartido por el escenario encontraremos karma, que es algo así como la moneda del juego para subir nivel. Cada nivel nos dará un punto de habilidad a canjear en nuestro particular árbol de habilidades, habiendo tanto pasivas como activas entre las que elegir.

El barrio de Rengkok en Ruiner
Es una pena que no se haya aprovechado más el diseño de Rengkok para ofrecer misiones secundarias que permitieran conocer más de su mundo

Aquí viene lo divertido: el juego nos permite repartir esos puntos entre las diferentes habilidades y sus mejoras como queramos, pero también nos deja quitar esos puntos y reinvertirlos como queramos en cualquier momento, sin ninguna penalización. Esto nos permitirá, no sólo enfrentar cada situación con el set de habilidades que veamos más conveniente, sino también ir probando diferentes estrategias y acercamientos que cambian los combates. Estas habilidades se combinan con nuestro equipamiento, que consistirá siempre en un arma cuerpo a cuerpo y otra a distancia, ambas con munición limitada que podremos ir cambiando con las que encontremos o las que suelten los enemigos.

La jugabilidad de twin-stick shooter de Ruiner, en combinación con las oleadas, los frenéticos combates, la variedad de armas y su exigente dificultad, hace que siempre te quedes con ganas de más acción, sin llegar a cansar en sus aproximadamente ocho horas de duración, según vuestra habilidad y el nivel de dificultad elegido.

Por si fuera poco, también hay varias opciones fuera de la historia principal para seguir aprovechando al máximo su sistema de combate, además de que está la posibilidad de intentar superar las puntuaciones obtenidas en los niveles para los perfeccionistas. A nivel técnico es un buen port, aunque cuenta con pequeñas y muy ocasionales ralentizaciones (sobre todo en las escenas de vídeo), que en ningún caso entorpecen la experiencia. Su banda sonora me ha parecido algo más discreta, pero acompaña la acción adecuadamente.

Ruiner es un muy divertido shooter, gracias a su dificultad y su sistema de combate. Su estética ciberpunk es muy atractiva, además de contar con unos diseños de personajes muy carismáticos, pero podría haberla aprovechado para dar mayor variedad a su propuesta, tanto en sus niveles como en los tipos de misiones.

Ruiner

Puntuación Final - 7.5

7.5

Recomendado

Ruiner es un muy divertido shooter, gracias a su dificultad y su sistema de combate. Su estética ciberpunk es muy atractiva, pero podría haberla aprovechado para dar mayor variedad a su propuesta, tanto en sus niveles como en los tipos de misiones.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Alejandro Morillas Tellez

Fisioterapeuta/osteópata de día, hipnoterapeuta cuando es necesario y apasionado jugador de videojuegos por la noche. Los primeros juegos que relaciono como favoritos son Catherine, Vanquish, Overwatch y Kingdom Hearts. Pero siempre estoy disponible para un Tekken, un Vermintide o una maratón de Metal Gear.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X