AnálisisPS4

Disintegration – Análisis PS4

Un shooter en primera persona que intenta ser diferente

El 15 de noviembre de 2001 se lanzó Halo: Combat Evolved para la primera consola de Microsoft, y fue un completo boom en el mercado. Definido como una entrega que renovaría al género, llegaba a cambiar la experiencia de los shooter en primera persona. Entre los creativos y directores que hicieron posible la revolución que causó Halo estaba Marcus Letho, encargado de la dirección de arte creativo.

Ahora, casi veinte años después, Letho ha fundado su estudio V1 Interactive, y aunque la opera prima de este nuevo estudio no tenga como objetivo ser una revolución, Disintegration llega con una propuesta interesante que puede darle una bocanada de aire fresco a los que disfrutan de los FPS.

Esta frase es con la que se presentó a Disintegration y su campaña. La historia que hay de fondo en este título tiene muchísimo potencial, que seguramente pudo haber sido más explotado. El transhumanismo es una idea que plantea el mejoramiento de la especie a través de modificaciones tecnológicas en el cuerpo humano. Estas modificaciones nos ayudarían a superar nuestras carencias biológicas, y en la corriente más radical se plantearía el cambio total del cuerpo a uno hecho exclusivamente de materia inorgánica, llegando al posthumanismo. Lo más preciado para esta corriente ideológica es la mente, así como el total mejoramiento de las funciones físicas e intelectuales.

Este planteamiento se aborda en Disintegration, donde gran parte de la población humana ha sido «integrada», como se le llama en este mundo al traspaso total del cerebro a un cuerpo robótico. Las enfermedades, el brutal cambio climático y el colapso de nuestro sistema económico arrinconaron a la humanidad. En la desesperación por preservar la especie, recurrimos a la integración. Pero quizás necesitamos nuestro cuerpo más de lo que pensamos.

La persecución de «naturales» como se le llama a las personas no integradas, ha llevado a una guerra civil. Una rebelión contra el dominio de los Rayonne, las fuerzas que mantienen con mano dura la idea de lo necesario que es el posthumanismo. Grupos rebeldes de integrados, apoyados por naturales, buscan la manera de regresar a un cuerpo orgánico y derrocar al gobierno opresor Rayonne.

Romer a punto de despegar en su graviciclo

En este mundo se desarrolla la historia de Romer Shoal, un famoso conductor de graviciclos (vehículos flotantes usados para la guerra). Los esfuerzos de los Forajidos, como se le conoce al grupo de Romer, por hacer frente a los Rayonne serán la campaña que podremos jugar. En dicha historia iremos descubriendo más sobre la construcción de mundo a través de pequeñas conversaciones y comentarios de nuestro escuadrón en las misiones a las que nos manden.

Al terminar cada misión montaremos una base o regresaremos al centro principal. Estando allí podremos conversar con nuestro compañeros, y aunque las personalidades de todos ellos están muy bien logradas, los diálogos podrían estar mejor diseñados. ¿A qué me refiero con esto? Quizás se pudo hacer más esfuerzo dando un par de opciones para responder o estructurando bien lo que van a decir los NPC. Es decir, en algún momento un miembro de los Forajidos muere y a la mitad del grupo parece más importarles proponerte un reto a cumplir para la siguiente misión que su fallecimiento.

Entiendo que la mayoría de los esfuerzos se canalizaron en el gameplay, pero teniendo ya un mundo tan lleno de posibilidades, aprovechar más los diálogos habría dado sus frutos y podríamos conocer mejor la sociedad de Disintegration. Y es que hay tintes de ese esfuerzo, pues incluso llegamos a conocer un muy interesante personaje que decidió someterse a la integración porque no se sentía a gusto con su cuerpo humano, mostrando así las oportunidades que el posthumanismo puede brindar a ciertas personas.

En algunas ocasiones, los miembros de equipo se reunirán entre ellos. Muchas veces los diálogos se antojan cortos, y habría quedado muy bien tener un poco más de sustancia

Comencemos hablando sobre el desarrollo de Disintegration. Según nos enteramos en la carta de agradecimiento y bienvenida al juego escrita por el mismo Letho, este título debe jugarse teniendo en mente que será una experiencia distinta a la que un FPS tradicional nos ofrece.

Es muy necesario mirar a Disintegration desde esa óptica, pues no es el típico shooter. Estamos acostumbrados a que en este género, nuestro personaje lleve toda la carga de ataque. ¿A qué nos referimos con esto? Tendremos que delegar responsabilidades, en muchos casos los miembros del escuadrón tendrán más oportunidad de acabar con la pelea que nosotros.

Con lo anterior no se excluye la posibilidad de jugar como estamos acostumbrados en el género. El mismo equipo de V1 hace público que, según sus estimaciones, habrán tres estilos de juego por los que pasaremos:

  • FPS tradicional: estilo por el cual la mayoría comenzaremos a jugar. Es todo lo que nos podemos imaginar cuando jugamos a un Halo o un Call of Duty. Nuestro escuadrón se moverá y atacará de manera autónoma mientras nosotros disparamos desde nuestro graviciclo.
  • RTS directo: cuando hayamos cogido un poco de experiencia en el juego, es muy probable que nos desarrollemos en este estilo. Los RTS se caracterizan por el mando de unidades y desde la distancia comandaremos a nuestro escuadrón para que se muevan a lugares específicos, eliminando a las unidades enemigas que ordenemos.
  • Híbrido FPS/RTS: finalmente, teniendo un completo dominio de los comandos y un total conocimiento de nuestros aliados, podremos desplegar todo lo que nos ofrece Disintegration. Esto es puente muy orgánico entre RTS y FPS. Nos encontraremos dirigiendo y atacando activamente desatando el infierno sobre los enemigos.

Disintegration básicamente se divide en tres tipos de acciones: Ataque, Comando de Escuadrón y Escaneo. El primero es lo que se imaginaréis, disparos, explosiones y cambios de armas. Con triángulo cambiaremos armas mientras que con los gatillos dispararemos, dependiendo del arma será o no necesario usar ambos.

La mezcla correcta de ataques provocará intensos estragos sobre las líneas enemigas

En lo que se refiere al Comando de Escuadrón, tendremos tres acciones: Ataque, movimiento e interacción. Este subconjunto de movimientos se hacen con la cruz de direcciones, el movimiento e interacción con R1 o L1 dependiendo de la situación. Tendremos comandos para replegar, regresar o alejar unidades. Podremos seleccionar a una unidad enemiga en específico para que los ataques se concentren en ella y también podremos seleccionar objetos en el escenario que nos servirán para conseguir piezas mecánicas o chips que nos ayudarán a mejorar nuestro escuadrón y al graviciclo de Romer.

Las acciones de escaneo son las mas sencillas: con solo oprimir círculo utilizaremos el escáner del graviciclo para estudiar el terreno, así como para detectar enemigos y objetos de utilidad. A veces necesitaremos del escáner para encontrar fuentes de alimentación que deberemos destruir para cruzar barreras o pilares que bloquean el uso de las armas de Romer.

A primera vista podrían abrumarnos todas las acciones que necesitamos para hacer tal o cual cosa, pero no os preocupéis que todo irá saliendo más pronto de lo que parece. La curva de aprendizaje es bastante amigable y más tarde que temprano estarán comandando a sus unidades como si lo hubieseis hecho de toda la vida.

Otro aspecto muy destacable de Disintegration es su multijugador, en el cual tendremos la oportunidad de jugar con nueve facciones, cada una con cualidades que se ajustarán a cada estilo de jugador. Estas facciones son de lo más variopintas, desde un grupo de caballeros (sí, con espada y todo) que se destacan por su resistencia al daño, hasta un grupo de bandoleros con aspecto de catrinas mexicanas que operan con rapidez y centran su estilo en una guerra de guerrillas.

Muestra de algunas de las facciones del multijugador online

Nos encontraremos con partidas frenéticas cargadas de estrategia, pues si el plan es lanzarse a jugar como un FPS tradicional, es muy probable que nos terminen derrumbando. Creo que aquí se explotan todas las capacidades del gameplay que tiene el juego. Tenemos tres tipos de juego a elegir:

  • Control de Zona: donde, como se puede intuir por el nombre, se centra en el dominio de cierta área. Cuidar de nuestras unidades es primordial, pues sin ellas no podremos controlar ninguna zona.
  • Recolección: el objetivo de la partida que enfrenta a dos equipos es la recolecta de «cerebros enlatados». Si tienes más latas que tus adversarios al terminarse el tiempo, tu equipo será el ganador. Ojo aquí, los cerebros de los graviciclos enemigos valen por tres y de las unidades enemigas solo valen un punto.
  • Extracción: aquí la captura de núcleos es el motivo del enfrentamiento. Mientras que un equipo se encarga de capturar y transportar un núcleo (el cual solo puede ser llevado por unidades terrestres) a su base, el equipo defensor deberá evitar la extracción del núcleo a como de lugar. Se juega a dos rondas, intercalándose los roles. El equipo que más núcleos haya entregado a su zona, ganará.
El movimiento y el buen entendimiento de las ventajas de tu facción te darán la victoria. Escoge el equipo que más se acomode a ti

El único problema que le veo a este multijugador es lo peor que le puede pasar a una plataforma así: la falta de jugadores. Parece que a pesar de lo bien hecho que está el juego, aún no gana los seguidores que merece y es común tardar en encontrar con quien jugar. No estoy seguro de cuál es el problema, aunque tengo mis sospechas, una de ellas el lanzamiento de The Last of Us Parte II. Podría debatirse si de verdad afecta al lanzamiento, pues son dos géneros distintos, pero para la mayoría de las personas, nos es difícil costearnos dos juegos de su precio con tan poco tiempo de diferencia.

Otra cosa que probablemente haya afectado a la comunidad es el estilo del juego, que puede parecer complicado y asustar a los fans de los FPS al verlo más como un RTS en el cual no tendrán la acción que esperan. Mientras descubrimos si son peras o manzanas, así como si la base de jugadores comienza  a crecer, solo me queda decir que es muy disfrutable y que se le debería dar la oportunidad porque sorprende lo entretenido que es.

Detrás de su aparente complejidad de juego, se esconde un mar de posibilidades que podrá hacer disfrutar a todo aquel que se sumerja en este nuevo título. Al final del día, veréis que no es mucha ciencia jugar a Disintegration.

Las partidas multijugador son muy agradables, y mientras la comunidad gana jugadores, podéis ir puliendo sus habilidades. Quizás de boca en boca, este título vaya ganando más seguidores. Por otro lado, la campaña es muy buena y tiene mucho más peso en la situación actual del medio, ya no es tan común tener juegos con una campaña bien elaborada y un multijugador tan cuidado. Así que Disintegration es totalmente recomendable para quienes disfrutan de los FPS. No menciono a los seguidores más duros de los RTS porque puede quedarse corta la experiencia para ellos si llegan pensando que será un juego muy cargado a los componentes estratégicos. Sin más que comentar, reboot humanity.

Disintegration

Puntuación Final - 8

8

Recomendado

Disintegration logra combinar lo mejor de los FPS y los RTS, otorgando un gameplay orgánico. Además, contiene una campaña muy disfrutable y unos personajes muy simpáticos.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

César Aguirre

Cuando no estoy estresado por algún examen, estoy jugando o escribiendo algo. Estudiante de Física y demente super eminente. Mi primera frustración gamer fue con Hércules contra el maldito centauro.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X