AnálisisHardware

Analizamos el teclado mecánico Razer Blackwidow

Balance entre diseño, comodidad y ergonomía

De nuevo, os traemos el análisis de un keyboard de la marca tricéfala, en esa ocasión, os hablaremos del ya conocido Razer Blackwidow. Autopresentado como teclado mecánico gaming clicky, deja bastante claro que cumple con lo que promete.

El Blackwidow viene embalado en una caja de cartón característica de Razer, donde predomina el color negro y verde. El tamaño de la misma es ligeramente superior al del teclado.

En la parte frontal, tal como vemos en la imagen, encontramos el logo de Razer en la parte superior derecha, el nombre y modelo del keyboard en la parte inferior izquierda. En el centro, una imagen del producto que es totalmente igual al teclado.

En los laterales de color verde encontramos las características del producto, el contenido de la caja y una breve descripción general.

En la parte trasera, tenemos una gran imagen con las características propias y únicas de este teclado con un fondo negro.  Predomina el lema «Feel the difference».

En la parte interior, encontramos el producto fuertemente embalado y protegido por dos gomas rígidas que sujetan los laterales del teclado a la caja. El cable viene recogido y resguardado en una doblez de cartón. Como viene siendo habitual, Razer nos obsequia con ciertas instrucciones, pegatinas y membresía a su círculo.

Tras el primer vistazo, la impresión es la de un teclado robusto, completo y sencillo.

Ligeramente más pequeño que un teclado convencional, proporciona todo lo que se espera. Como guinda del diseño, la palabra Razer se hace presente superior derecha del teclado (justo encima del teclado numérico). La señal respecto a que tenemos seleccionada una tecla especial, está en forma de luz blanca (predeterminada) encima de las teclas de dirección.

Las teclas son ligeramente abombadas hacia dentro, la forma de cuenco le da un aspecto más pulido en cuanto a acabado. Además de estos detalles, no difiere en algo destacable con los teclado convencionales.

En la parte inferior nos encontramos con la pegatina de rigor del producto en el centro, que presenta el nombre del producto «Razer Blackwidow«.  Las almohadillas (de espuma rígida) se sitúan en las esquinas y en la parte central inferior (debajo de la tecla de espacio).

En cuanto a las elevaciones, presentan los clásicos tres niveles, a rás de escritorio, pequeña elevación, elevación más pronunciada.

Si hablamos de los switches, son justo como los destaca Razer: tactile and clicky. Su diseño son convencionales de la marca, en forma de cruz con la luz en la parte superior y la marca Razer justo debajo.

El Blackwidow presenta las siguientes características destacables:

  • Vida útil de 80 millones de pulsaciones
  • Opciones de enrutamiento de cable
  • Antighosting
  • Tasa de sondeo de 1000H

El Razer Blackwidow ha sido testeado tanto para el día a día (ofimática) como para sesiones gaming de todo tipo de duración y variación.

Poco he de añadir en cuanto a su uso, una maravilla. Los switches son geniales, ni muy sensibles ni muy duros, la distribución de las teclas es perfecta y la iluminación es la indicada para que el diseño no se vea afectado en ningún momento del día.

Los soportes que controlan la verticalidad del teclado no se han tambaleado en ningún momento (los uso en su punto medio) y no ha habido indicios de rotura. Las almohadillas dejan al teclado fijo encima de cualquier superficie.

Las macros han sido otra característica que le he dado uso. En todo momento han respondido de buena manera, no han fallado en ninguna de las aplicaciones.

Además, contamos con el ya conocido Razer Central que nos permite configurar totalmente a nuestro gusto el teclado.

El teclado Razer Blackwidow  es, probablemente, el teclado indicado para todos usuarios de todo tipo que buscan un teclado de calidad a un precio moderado.

Es cómodo, robusto, elegante y sencillo. Cumple perfectamente con lo que promete y ofrece posibilidades de personalización casi ilimitadas.

Lo único negativo, que no tiene que ver con el funcionamiento del producto, es que el color negro es bastante sucio. El polvo queda notorio en cuestión de minutos de sacarlo de la caja aunque con el debido mantenimiento no debería ser problema.

Sin duda, recomendaría la compra del teclado a todas aquellas personas que nunca han tenido un teclado mecánico y quieran empezar por uno. También es recomendable a todas aquellas personas que dudan entre uno y otro, sin duda el Blackwidow es vuestro teclado.

Etiquetas

Javier Martín González

Graduado en periodismo | Redactor y lector empedernido. Soy gamer desde que tengo memoria, consumidor de series y campeón de futbolín.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X