AnálisisSwitch

Demon’s Tier + – Análisis Switch

Un juego cuyo elemento más demoníaco es su jugabilidad

La muerte permanente tiene algo atractivo en los videojuegos, quizás el hecho de que nos recuerde nuestra propia mortalidad como humanos o sencillamente nos gusta sufrir perdiendo todo el progreso. La cuestión es que el género que más ha explotado esto ha sido el roguelike, con sus mapas generados proceduralmente y su forma de castigar los errores mortales. Demon’s Tier + es otro más dispuesto a unirse a la larga lista de títulos en los que cuando mueres lo pierdes todo, y aunque lo hace con matices, no son suficientes para considerarlo un juego interesante más allá de pertenecer al roguelike.

Hace 1200 años un rey odiado por su pueblo se ve atraído por la magia negra y se termina convirtiendo en un rey demonio con hordas de monstruos a sus órdenes. Un héroe logra derrotarlo, pero llegando al presente un agujero se abre en un pueblo y será nuestra misión como aventureros adentrarnos en las profundidades para salvar al mundo.

Esta es la historia de Demon’s Tier +, nada nuevo ni original, una historia que está ahí porque debe existir un hilo que conecte toda la acción. Manejando hasta a ocho personajes diferentes (los cuales deberemos desbloquear) nos abriremos paso acabando con los monstruos que interfieran en nuestra exploración. Piso a piso iremos afrontando amenazas personalizadas a cada nivel, empezaremos con goblins y esqueletos en los niveles superiores, pasando por demonios y arañas gigantes, adeptos de aquel antiguo rey que sucumbió a las artes oscuras.

Como ya he dicho, estamos ante un roguelike, lo que se traduce en que cada partida será diferente a la anterior, los mapas cambiarán y el requisito para pasar de uno a otro variará desde abrir todos los cofres del lugar hasta acabar con un enemigo especial oculto. Esto en otra situación despertaría ganas de retomar la misión cada vez que caigamos en combate y debamos empezar de nuevo. Pero la dificultad excesiva del título y lo mucho que castiga los errores más mínimos hace que, la tercera vez que mueres por una trampa de pinchos que no ves decidas apagar la consola.

Es posiblemente uno de los roguelikes más exigentes a los que me he enfrentado. Su estética pixel que pretende recrear aquella época de los 8/16 bits y la alegre música de aventuras nos engañan y distraen de aquello a lo que nos vamos a enfrentar. Cientos de enemigos, cada vez más duros y con ataques más contundentes, nos asediarán sin parar hasta acabar con nosotros, provocando la pérdida de todo lo que habíamos logrado.

Historia Demons tier
Personajes poco carismáticos, una historia nada original y una traducción lamentable al español dejan a Demon’s Tier con su gameplay como única defensa

Con nuestra espada en ristre deberemos… ¿disparar? Nuestra hoja contra los enemigos. Y sí, he dicho disparar a pesar de que no tenga sentido. Con un joystick nos desplazaremos y con el otro atacaremos a distancia a los enemigos, teniendo como única opción defensiva una suerte de pulso de fuerza que repele los ataques a distancia y daña un poco a los enemigos cercanos. Con esto dicho, esa línea de defensa no es suficiente. El radio es minúsculo, tarda en recargarse más de lo que los enemigos tardan en volver a la carga y en más de una ocasión calcular mal el tiempo te deja tan vendido que puede llevarte a la muerte.

Si bien es cierto que su gameplay nos recuerda a juegos como The Binding of Isaac, no se siente para nada como este título. Algo en las aventuras de Isaac parece más justo, te invita más a avanzar, morir y repetir. En Demon’s Tier + cuando mueres dejas una tumba y vuelves a la ciudad sin nada, como si no hubieras hecho progreso alguno. Debes volver, destruir tu tumba y pasarte la partida que tengas entre manos para volver y gastar los D-Tokens ganados. O eso, o puedes usar una cuerda para escapar. Pero hay algo en este sistema poco atractivo, quizás es el contador de cinco minutos que al acabar hace aparecer a una enorme Muerte, inmortal e inevitable que prácticamente acaba contigo de un golpe. O que algunas misiones requieren que matemos a todos los enemigos para que esta entidad aparezca, le demos un golpe y huyamos hasta la salida, una salida que en un mapa de lo más inútil no aparece señalada aún cuando la hayamos encontrado.

Combate en Demons Tier
Lanzando nuestra espada como ataque principal (o flechas, o magia dependiendo del personaje) nos enfrentaremos a cientos de enemigos, bosses incluidos

Posiblemente lo que menos me haya gustado de este Demon’s Tier + hayan sido su historia y personajes. No aportan nada. Personajes prototipo, llenos de clichés algo anime, con diseños poco inspirados y sexualizados de manera absurda en el caso de las mujeres. Una historia de corrupción de un rey ciego que se llena de odio y es malo porque sí. Nada original, nada bueno, sin grandes giros, casi una pérdida de tiempo intentar centrarte en esto cuando lo importante es el gameplay.

Pero es que el gameplay tampoco es lo bastante atractivo, disparas un arma, que en cada personaje es diferente, aunque hagan lo mismo (varía el daño) y tienes una habilidad única para cada protagonista, yendo desde cosas más inútiles como el aumento temporal de defensa del caballero hasta una explosión poderosa de la hechicera. Esta falta de elementos que atraigan a jugar y su forma de castigar en exceso hacen de Demon’s Tier + una experiencia masoquista y poco recomendable para los que desean jugar juegos a su ritmo o enfrentarse a desafíos bien planteados.

Y ni siquiera su estética pixel es lo bastante llamativa para recomendarlo por lo estético. Un apartado visual que ya hemos visto en muchas otras ocasiones y mejor llevado en dichas ocasiones, unas canciones alegres y olvidables que sencillamente acompañan y nunca llegan a destacar por encima del caos del combate.

Mapa Demon's Tier
Un mapa sin apenas utilidad, sumado a un contador que anuncia tu muerte casi inminente crean un gameplay poco agradable para el jugador, incluso para los que buscan desafíos

Quizás soy yo, pero Demon’s Tier + no ha logrado cautivarme. Todo parecía sacado de otros títulos y estaba peor hecho en varios aspectos. Una historia nada original y poco interesante con personajes típicos, un gameplay aburrido que castiga en exceso y apartado artístico que no intenta nada nuevo y sólo logra recordar a otros juegos mejores. Una auténtica lástima de título que no puedo recomendar a nadie que no sea un auténtico masoquista que disfrute del castigo excesivo de un roguelike tan poco inspirado como poco original.

Demon's Tier +

Puntuación Final - 6

6

Interesante

Un roguelike demasiado exigente y poco inspirado que sólo consigue dar dolores de cabeza cuando acaba contigo sin piedad. Sin una buena historia para protegerse el título depende de su gameplay repetitivo e injusto.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Daniel Jiménez

Me gusta dar la opinión que nadie me ha pedido sobre videojuegos.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X