AnálisisSwitch

Infinite: Beyond the Mind – Análisis Switch

Acción retro y frenética

En nuestra afición tenemos épocas para todo; hay veces que queremos experiencias complejas que nos ofrezcan algo nunca antes visto, pero hay otras en las que simplemente queremos acción directa y sin complicaciones. Si además peinas ya alguna cana como un servidor, un poco de exigente y adictivo condimento retro tampoco viene mal. Es el caso de Infinite: Beyond the Mind, una divertida propuesta que, a pesar de no ofrecer nada particularmente novedoso, sí que consigue una experiencia agradable y exigente a los amantes de los juegos de acción y plataformas en 2D.

Los niveles de Infinite: Beoynd the Mind
Los niveles de Infinite: Beoynd the Mind son una frenética mezcla de saltos, esquivas y combates

Tanya y Olga son dos hermanas con habilidades especiales que comparten un vínculo especial; deberán usar sus poderes para derrotar a la malvada reina Evangelyn Bramann y a su ejército de soldados y máquinas. Esta es la sencilla premisa de Infinite: Beyond the Mind, desarrollado por Emilie COYO y con Blowfish Studios como editor. La historia no parece su principal fuerte, pero a medida que se presentan sus diferentes jefes finales (que merecen un apartado aparte) y llegas a los compases finales del juego, da un giro bastante interesante y tenebroso que le sienta de maravilla a la conclusión; además, merece la pena pasarse el juego tanto en cooperativo local como en solitario, por lo que cuenta con rejugabilidad más allá del sistema de puntuaciones.

Infinite: Beyond the Mind es un juego de acción y plataformas en 2D, con ecos en su jugabilidad de clásicos retro como Strider, y un estilo artístico chibi para sus personajes (anime, pero con personajes cabezones, en resumen). Deberemos superar 16 niveles divididos en varias subfases cada uno, algo que nos llevará entre dos y cuatro horas dependiendo de nuestra habilidad y el nivel de dificultad elegido. Como se puede esperar de un juego de este género, su dificultad es uno de sus principales reclamos, aunque el modo fácil hace las suficientes concesiones como para que cualquiera pueda disfrutarlo.

Las secciones de Infinite: Beoynd the Mind
Las secciones shoot ‘em up de Infinite: Beoynd the Mind están perfectamente integradas en el conjunto

Nuestro objetivo en cada fase será avanzar de izquierda a derecha del nivel, esquivando o eliminando a todos los enemigos que salgan a nuestro paso. Habrá elementos ocultos repartidos por el nivel que pueden mejorar nuestra barra de salud o aumentar nuestro número de vidas. Nuestras protagonistas podrán derrotar a los soldados y vehículos enemigos a base de rápidos tortazos, ya sea en el suelo o con un poderoso ataque aéreo que realizamos a partir de un salto doble. También cuentan con un dash tanto terrestre como aéreo que también funciona como esquiva, aunque una barra de resistencia hará que no abusemos de ello. Como herramienta especial, podremos invocar a unos robots que arrasarán a los enemigos de una pasada, pero para ello deberemos estar quietos durante un par de valiosos segundos, por lo que emplear este ataque especial no será tampoco una tarea sencilla contra ciertos rivales.

Infinite: Beyond the Mind no ofrece muchas herramientas al jugador, pero sabe aportar variedad gracias a las diferentes mecánicas de sus enemigos y escenarios. Se echa en falta alguna herramienta de ataque más, pero es cierto que aprender a manejar este reducido número de recursos ante cualquier situación se convierte en una tarea muy divertida y gratificante gracias a la velocidad con la que podemos atravesar sus niveles. Habrá fases que cambiarán su jugabilidad para darnos secciones de shoot ‘em up eliminando naves y esquivando oleadas de disparos enemigos, ya sea a bordo de una moto voladora o volando nosotras mismas armadas con un enorme cañón con diferentes tipos de disparo.

Los jefes finales de Infinite: Beoynd the Mind
A pesar de que no soy muy fan del estilo chibi, los jefes finales y los escenarios lucen realmente bien

Los jefes finales son muy interesantes en su mayoría, contando con un magnífico diseño artístico, variados patrones de ataque y aprovechando el escenario para hacer sus enfrentamientos diferentes. Por ejemplo, habrá jefes finales con varias fases, otros deberemos derrotarlos sin aterrizar en el suelo, e incluso algunos requerirán que usemos armas externas como cañones o que nos protejamos con columnas, haciendo un fantástico uso de la perspectiva. Sin duda uno de los mejores aspectos del juego, al igual que los escenarios, que ofrecen algunos fondos realmente bien diseñados.

Si bien la acción está muy bien resuelta, aunque más recursos o progresión hubieran sido de agradecer, las secciones plataformeras no se sienten tan satisfactorias; el salto en la pared no es tan fluido como lo requieren algunos de sus desafíos y el castigo por fallar un salto es lo suficientemente elevado como para llegar a frustrar en algunos niveles. No sólo perderemos una vida, algo asumible si enfrentamos a un jefe final, sino que deberemos empezar de cero la fase en la que estamos, ya que no hay más checkpoint que los niveles en los que está dividido cada escenario. Aunque es cierto que la acción prevalece en la mayor parte de la experiencia, las partes en las que el juego exige una mayor pericia a la hora de controlar los saltos no parecen tan bien integradas en el conjunto.

También hay que destacar positivamente la banda sonora de Infinite: Beyond the Mind, con piezas que tienen ese ritmo y capacidad de quedarse en tu cabeza tan agradecidas en este género. A pesar de sus fallos, Infinite: Beyond the Mind acierta en lo más importante en esta clase de juegos, que es crear un desafío exigente pero adictivo, acompañado además de un agradable apartado técnico.

Infinite: Beyond the Mind es un divertido juego que, a pesar de sus partes plataformeras no tan bien resueltas y su corta duración, supone un gran entretenimiento para los amantes de estas exigentes experiencias retro. Además, podéis encontrarlo a un precio más que recomendable para la diversión y calidad que ofrece.

Infinite: Beyond the Mind

Puntuación Final - 8

8

Recomendado

Infinite: Beyond the Mind es un divertido juego que, a pesar de sus partes plataformeras no tan bien resueltas y su corta duración, supone un gran entretenimiento para los amantes de estas exigentes experiencias retro.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Alejandro Morillas Tellez

Fisioterapeuta/osteópata de día, hipnoterapeuta cuando es necesario y apasionado jugador de videojuegos por la noche. Los primeros juegos que relaciono como favoritos son Catherine, Vanquish, Overwatch y Kingdom Hearts. Pero siempre estoy disponible para un Tekken, un Vermintide o una maratón de Metal Gear.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X