AnálisisSwitch

Saints Row IV: Re-Elected – Análisis Nintendo Switch

Saints in da house

Mucho ha llovido desde 2013, el año que salió Saints Row IV en la anterior generación de consolas. El último juego de los Saints ya está disponible en Nintendo Switch, la única plataforma de actual generación en la que aún no se podía jugar a este Saints Row IV: Re-Elected, la versión completa de este divertido sandbox. Como os podéis imaginar, los años se le notan, tanto a nivel técnico como a nivel jugable, pero lo importante sigue inalterable: continúa siendo un título realmente divertido y extenso, a pesar de que su mundo abierto se sienta muy desactualizado.

En Saints Row IV: Re-Elected nuestro protagonista, totalmente personalizable en multitud de extravagantes formas, ha llegado a ser el Presidente de los Estados Unidos. Sin embargo, unos malvados alienígenas llegan para esclavizar a la humanidad y nos encierran en una simulación virtual. Con la ayuda de nuestra banda, deberemos desestabilizar la simulación desde dentro haciendo uso de nuestras habilidades y nuestros recién adquiridos poderes.

Los poderes en Saints Row IV
Esta última entrega de la saga Saints Row destaca por la inclusión de poderes en su fórmula

En Saints Row IV: Re-Elected se mantiene el sentido del humor bestia e irreverente que caracteriza a la franquicia, algo que puede suponer la principal barrera de entrada para mucha gente (y también una de sus principales virtudes); si las series como Family Guy o Paradise Police no os gustan, probablemente estéis incómodos la mayor parte del juego. Es un juego de mundo abierto basado, en esta ocasión, en Matrix, tanto en lo que respecta a la simulación como al uso de poderes.

En su momento, este juego supuso no solo un gran juego de mundo abierto, sino también uno de los que más libertad daban con el uso de superpoderes. Desde la primera hora de juego, podremos correr como Flash a toda velocidad, saltar varias decenas de metros, planear y mandar volando a los enemigos de un puñetazo. Más tarde adquiriremos más capacidades, como descargas de hielo o fuego o telequinesis. Esta decisión de diseño hacía que los vehículos no tuvieran demasiado sentido, ya que eran bastante menos prácticos que los poderes; de hecho, muchos de los desafíos ya no utilizan los vehículos como medio, sino que se basan en el uso de los superpoderes.

Los minijuegos en Saints Row IV
A pesar de lo básico del planteamiento de sus misiones, Saints Row IV incluye una gran variedad de minijuegos y situaciones

Aunque ya hemos visto muchas propuestas que permiten esta clase de acción desmedida en mundo abierto, lo que ofrece Saints Row IV: Re-Elected sigue siendo igualmente disfrutable a día de hoy. El juego tiene una gran capacidad para hacer que, simplemente, disfrutes recorriendo la ciudad con tus habilidades. Sagas de videojuegos que ofrecen un planteamiento similar son Infamous, Crackdown o Prototype, y para nada son tan absurdos y alocados como este juego; su espíritu sigue siendo un elemento diferenciador. A la hora de la progresión, se consigue con dinero y usando clústeres de energía repartidos por el escenario. Las calles de la ciudad están repletas de ellos, por lo que se convierte en un vicio ir corriendo y saltando de un edificio a otro recogiendo estos puntos para nuevas habilidades.

Saints Row IV: Re-Elected ofrece una sensación de progresión constante, a pesar de tener una estructura de misiones muy simple basada en principales, secundarias y desafíos. Al final de cada encargo siempre obtendremos nuevos poderes, armas o vehículos. El juego siempre te anima a seguir para descubrir nuevas capacidades. Y si te cansas de estos deberes más tradicionales, siempre puedes elegir entre la gran variedad de locos desafíos que te propone: desde estafar al seguro tirándote contra los coches (volando varios centros de metros gracias a tus poderes), hasta desestabilizar el sistema provocando una destrucción masiva con vehículos futuristas o con ridículas armas, como la Dubstepadora, un fusil que invoca un rayo que abduce a la gente o el rifle de agujeros negros.

Todo ello pasando por desafíos plataformeros de escalar gigantescas torres con nuestros poderes o carreras contrarreloj a toda velocidad por la ciudad. También hay espacio para puzles de hackeo, competiciones de poderes telequinéticos del Profesor Genki, para la gestión de nuestra banda… siempre hay algo entretenido que hacer en Saints Row IV: Re-Elected.

Las mecánicas de Saints Row IV
Quick Time Events añejos o un sistema de disparos simple son signos de la edad del juego, pero no afectan a la diversión que ofrece

Donde más se le notan los años es, además de en su apartado gráfico, en la estructura de su mundo abierto y en su acción: olvídate de eventos aleatorios por las calles y de sistemas de cobertura. Las misiones en Saints Row IV: Re-Elected se gestionan a través de un menú y son recadeo puro. Eso sí, también es justo decir que muchas veces se compensa por el contexto de la misión (muchas incluyen mecánicas propias) y las hay realmente originales. La acción en tercera persona, por su parte, aunque efectiva, es simple y tosca en su manejo, aún introduciendo los poderes; los Quick Time Events que introduce también se sienten muy añejos, pero no estorban. Sin embargo, todas ellas son concesiones lógicas que se pueden hacer con un juego con siete años a sus espaldas, y que no afectan en ningún momento a la diversión que ofrece el resto del conjunto.

Además, cabe destacar la gran cantidad de contenido que incluye Saints Row IV: Re-Elected, al tener todos los DLCs que salieron para el título. Hay muchas misiones extra, armas, vehículos y ropas para desbloquear, además de dos expansiones de la historia realmente divertidas. El único contenido que no incluye es la expansión Gat Out of Hell, pero se entiende al ser esta un contenido independiente del propio juego. Horas y horas de diversión en un mundo abierto que, aún a día de hoy, ofrece una experiencia muy refrescante gracias a la locura de sus misiones y a la libertad que te dan sus poderes y su arsenal. Para rematar el paquete, puedes disfrutar en modo cooperativo local de toda la campaña y del mundo abierto.

Con la variedad de actividades, minijuegos y misiones secundarias disponibles, Saints Row IV: Re-Elected se adapta muy bien a la filosofía de Nintendo Switch, funcionando a la perfección en pequeños ratos que queramos dedicar a este festival de destrucción gracias a la comodidad del modo portátil.

A nivel gráfico, el juego ofrece una resolución dinámica, algo que le sienta muy bien a esta versión, ya sea en la televisión o en el modo portátil. Aunque no es la mejor versión del juego a este nivel, cumple perfectamente su función en esta máquina, siendo una gozada poder disfrutar de forma fluida de una experiencia de este tipo en modo portátil; la banda sonora también cumple de sobra, siendo muy variada y acorde al espíritu de la serie.

Saints Row IV: Re-Elected es un fantástico y completo juego de mundo abierto gracias al uso de los superpoderes y su absurdo arsenal, a pesar de la simpleza de su mundo abierto y su acción. Jugarlo en modo portátil es una gozada, a pesar de sus limitaciones técnicas. Si además comulgas con este sentido del humor bestia y sin filtros, pocas propuestas similares vas a encontrar que te hagan reír tanto.

Saints Row IV: Re-Elected

Puntuación Final - 8

8

Recomendado

Saints Row IV: Re-Elected es un fantástico y completo juego de mundo abierto gracias al uso de los superpoderes y su absurdo arsenal, a pesar de la simpleza de su mundo abierto y su acción.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Alejandro Morillas Tellez

Fisioterapeuta/osteópata de día, hipnoterapeuta cuando es necesario y apasionado jugador de videojuegos por la noche. Los primeros juegos que relaciono como favoritos son Catherine, Vanquish, Overwatch y Kingdom Hearts. Pero siempre estoy disponible para un Tekken, un Vermintide o una maratón de Metal Gear.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X