AnálisisPS4

Hell Warders – Análisis PS4

Una idea que necesita pulirse

Hacer un videojuego no es fácil, los críticos tenemos que tener en cuenta eso a la hora de hablar de ellos, debemos ser conscientes de todo lo que implica. Pero incluso queriendo ser comprensivo hay veces que no es posible, ya que, según el criterio de cada uno, hay unos mínimos que pedir.

Puede que, entre diferentes críticos tengamos criterios distintos, pero ciñéndome al mío, para mí lo más importante es analizar cada juego dentro de su contexto. Dicho contexto implica, la época en la que se hizo y que se pretendía hacer o que intuyo que se pretendía hacer en base a lo que el juego ofrece. Por ello puedo valorar positivamente a juegos que se autolimitan, porque pese a esto demuestran trabajo y eficiencia en su ya mencionado contexto. El problema es que esto no se aplica al juego del que hablo hoy, Hell Warders, una idea interesante, que por desgracia se ve limitada por unas decisiones de diseño, que lo hacen ver pobre y tosco.

Al principio esta imagen pinta muy bien, pero no refleja lo que es el juego

Un castillo en un mundo “fantástico-medieval” que cae en desgracia, unos demonios que lo invaden todo y los Hell Warders con la misión de proteger la humanidad y liberar el castillo. Esta sencilla premisa, podría ser el principio de mucho más, pero en este caso no lo es.

La historia se nos cuenta durante las partidas y con alguna secuencia. En general es una trama bastante sencilla y vacua, que al final carece de importancia y se percibe más como una excusa, para introducir un lore que nos dé pie a los monstruos y héroes que tomarán protagonismo durante la partida.

Cada personaje tiene su nombre propio y la idea de un trasfondo, pero poco más. Y la narrativa es escueta y fragmentada. Al final todo es una excusa para el propio juego en sí, por lo que realmente es difícil que sea un punto destacable.

El punto de partida de la trama es interesante, pero toda la chicha se queda ahí prácticamente

Estamos ante un tower defense puro y duro, un juego cuya finalidad es aguantar oleadas de enemigos y que estos no destruyan lo que puede considerarse una suerte de nexo o elemento que nos da nuestro poder. En cuanto a este sentido, el juego es aceptable. Tiene un sistema relativamente equilibrado y por lo general, siempre sabrás intuir cual es la mejor estrategia y donde posicionar a tus tropas, aunque nunca tendrás claro del todo si realmente sigues una estrategia o todo se basa en apoyarte a ti mismo mientras destruyes a tus enemigos.

Durante las diferentes partidas podremos siempre escoger entre tres personajes, e intercalarlos entre partidas para así decantarnos por el que más nos interese. Además, tendremos bastante variedad de tropas que desbloquear según vayamos jugando. Tropas que nos costará puntos desplegar, por lo que tendremos que decidir bien cuales desplegar y donde. A todo esto, hay que sumarle que los tres personajes suben de nivel y podemos desarrollarlos, con más vida, fuerza, etc; sin olvidar las habilidades nuevas o los artefactos. Por eso quería destacar que este juego tiene buenas ideas y que, en el plano teórico, es muy interesante.

El problema es que continuamente el juego se ve como inacabado

El problema de Hell Warders llega cuando toca poner en práctica lo desarrollado, entonces nos encontramos con varios problemas. El primero y para mi más sangrante es el propio manejo del juego en conjunto con el movimiento de los personajes, ya que es una sensación increíblemente tosca y poco fluida, además de muy poco precisa. Al final sentimos que no hacemos más que movernos por el escenario lanzando ataques casi sin sentido, de una manera muy ortopédica e incluso molesta en algunas ocasiones. La imprecisión llega incluso cuando tenemos que desplegar nuestras tropas ya que el control con los sticks es muy áspero y cuesta apuntar en general.

Hay enemigos de muchos tipos y cada uno tiene sus mecánicas, llegando al punto de tener jefes. La idea de estos monstruos está bastante bien desarrollada y se puede intuir mucho sobre ellos solo con su diseño, pero todo cae en saco roto, ya que a la hora de jugar no podemos dejar de sentir esa tosquedad, que recuerda más a juegos de un par de generaciones anteriores, en los cuales el desarrollo estaba limitado por el propio medio de reproducción. Y puede que esto sea algo deliberado a la hora del desarrollo, pero francamente es una forma de ejecución que encaja muy poco hoy en día, posiblemente por estar acostumbrados a cosas más fluidas.

Hell Warders dispone de un modo online, pero poco puedo decir de él, ya que no me ha sido posible probarlo, no he encontrado a nadie más jugando. De todas formas, consiste en jugar los mismos mapas que tenemos de normal, pero con más gente. Y la verdad me apena mucho porque, aunque seguiría estando lastrado por sus mecánicas, podría ser algo más divertido.

Aquí se puede apreciar un poco el contraste entre los personajes principales y las tropas

El apartado artístico del juego también tiene muchos altibajos ya que, si bien los diseños en su concepción están muy bien pensados, (como el anteriormente citado aspecto de los monstruos) la calidad gráfica del mismo deja bastante que desear, centrándose mucho en las texturas de los protagonistas, pero dejando a los enemigos como una masa de polígonos.

La banda sonora si bien se adapta al contexto del juego, no es nada destacable ni reconocible, es un mero complemento que tiene que estar porque es necesario.

Hay demasiado contraste entre los personajes y los demonios que parecen amasijos de polígonos, a eso hay que sumar el gameplay tan tosco

Es una pena, porque como he comentado antes, las ideas de Hell Warders son bastante interesantes, pero el juego en sí es muy áspero y ortopédico. La sensación final del juego, aunque puede llegar a enganchar si se le da una oportunidad pierde enseguida su efecto, y una vez superada su primera partida acaba haciéndose monótono y no muy atractivo.

Comprendo que este juego tiene unos valores de producción muy humildes y que posiblemente no pueda llegar a ciertos límites o exigencias, pero creo que la suma de las partes es lo que hace a un juego, y estas al menos deben ser satisfactorias y atractivas, algo que por desgracia con este juego no pasa.

Hell Warders

Puntuación Final - 5.5

5.5

Correcto

Un juego con buenas ideas, que necesita estar mucho más pulido y definido.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Francisco Jose Moreno

Gran Fan del Zelda, Final Fantasy, Metal Gear y largo numero de Etc. Lo mío son los juegos que me divierten simplemente o los que me llegan a la patata. No creo que nadie pueda sentar cátedra en opinar sobre videojuegos.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X