AnálisisPS4

Control: La Fundación – Análisis PS4

¿Eres la Directora? Demuéstralo

Una de las sorpresas del año pasado fue Control, el título de acción desarrollado por Remedy, los creadores de Max Payne y Alan Wake, entre otros. A pesar de las estériles polémicas sobre su pobre doblaje a nuestro idioma, Control fue uno de los títulos más destacados del año pasado gracias a su frenética jugabilidad, su gran apartado técnico y su homenaje a la parapsicología, todo ello pasado por la personalidad que imprime Remedy en sus IPs.

Tras recibir de forma gratuita un nuevo modo de juego llamado Expediciones (basado en desafíos de combates), llega a Control la primera expansión de su pase de temporada, llamada La Fundación. Dicho pase de temporada incluye La Fundación y un segundo contenido llamado AWE, que llegará a lo largo del verano. Si te gustó el juego base, La Fundación ofrece más contenido de calidad a todos los niveles. Eso sí, prepárate para sudar: deberás demostrar tu valía como Directora con tu pericia a los mandos.

Control es un juego de acción en tercera persona que combina hábilmente el uso de armas de fuego y poderes mentales, además de una críptica historia y un fascinante universo. La Fundación es una expansión que tiene lugar tras haber completado la campaña principal, algo justificable a nivel argumental y jugable. Tras el final del juego, Jesse tiene una nueva misión como Directora de la Casa Inmemorial: una estructura llamada El Clavo ha aparecido destruida, lo que ha provocado que el Plano Astral se esté filtrando a nuestro mundo. Si no arreglamos El Clavo, las consecuencias para nuestra dimensión serían catastróficas. Para ello, nos internaremos en una nueva área de La Casa Inmemorial, llamada La Fundación. Siguiendo la pista de los equipos que entraron antes que nosotros, y con la ayuda del siempre misterioso Consejo, iremos desentrañando el misterio que se esconde tras esta nueva zona.

La Fundación es un contenido adicional que nos ocupará aproximadamente cinco horas entre sus misiones principales y secundarias; a nivel argumental se siente como una transición hacia algo más grande, pero sigue planteando situaciones muy interesantes para Jesse. ¿Está realmente preparada Jesse para ser la Directora? ¿Puede confiar de verdad en El Consejo? Estas cuestiones y las respuestas que encontraremos en los documentos repartidos por La Fundación hacen una buena aportación al ya de por sí fascinante universo de Control.

El desafío de Control: La Fundación
Control: La Fundación es muy desafiante a nivel jugable

Tendremos un nuevo poder, la carga con escudo, y dos nuevas habilidades basadas en el escenario de La Fundación. El entorno de La Fundación está plagado de cristales que parecen actuar por voluntad propia; estos cristales podremos destruirlos para desbloquear caminos ocultos o bien hacer que crezcan (en zonas concretas del mapa) para usarlos contra los enemigos o como ayuda para acceder a zonas alejadas. La necesidad de este nuevo poder se entiende a través de una nueva clase de enemigo al que nos enfrentaremos: unos operarios del Hiss capaces de teletransportarse y que intentarán golpearnos con una maza a corta distancia, aunque también usarla a distancia. Si bien no parecen muy amenazante de primeras, la presión que ejercen varios de ellos en combinación con el resto de rivales habituales los convierten en una adición interesante al plantel.

En lo relacionado con los cristales, La Fundación nos obliga a estar más pendiente del entorno gracias a estas mecánicas, sobre todo en los combates: aunque también hay algún puzle curioso que nos obliga a usar estas habilidades, es en los enfrentamientos donde realmente brilla esta nueva capacidad, pudiendo guiar a los enemigos a zonas en las que podamos aprovecharla como recurso ofensivo (haciendo que caigan al vacío o que crezcan cristales bajo sus pies para dañarles).

El misterio tras La Fundación
A nivel argumental, La Fundación tiene más misterios que plantear al jugador en sus documentos

Además, las misiones secundarias de La Fundación incluyen más objetos alterados, que aprovechan sus características especiales para ofrecer una vez más las misiones más originales del conjunto. Eso sí, cabe destacar que en su búsqueda de la variedad, Remedy ha caído en una dificultad desmedida en algunas secciones de la expansión. Por ejemplo una de las misiones de objetos alterados, aunque tiene un planteamiento divertido, va en contra de la acción del juego, y eso hace que tenga una dificultad que parece mal medida. También cabe destacar el aumento de la dificultad que se percibe en casi todos los combates de este contenido y una mayor distancia entre puntos de control. Si buscáis un mayor reto os va a encantar, pero si la campaña principal ya os pareció complicada tened cuidado, pues estas misiones os van a hacer sudar mucho: la mayoría de los enemigos son capaces de matarnos de un impacto o dos, y la variedad de enemigos con diferentes patrones de ataque es abrumadora.

Aparte de la dificultad, algo que sí me ha extrañado de este contenido es la sincronización labial y algunos de los rostros de los personajes, algo extraños en algunas conversaciones. Más allá de eso, la factura técnica del título sigue brillando gracias a su tremenda personalidad, introduciendo variedad a nivel de colores gracias a su nueva localización.

Si te gustó la campaña principal de Control, La Fundación ofrece una expansión que aúna todo lo bueno del juego base para darte más horas de contenido de calidad, además de un mayor desafío jugable.

Etiquetas

Alejandro Morillas Tellez

Fisioterapeuta/osteópata de día, hipnoterapeuta cuando es necesario y apasionado jugador de videojuegos por la noche. Los primeros juegos que relaciono como favoritos son Catherine, Vanquish, Overwatch y Kingdom Hearts. Pero siempre estoy disponible para un Tekken, un Vermintide o una maratón de Metal Gear.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X